Navarro, rozando la perfección

0
67

La figura de Juan Carlos Navarro se agigantó un poco más hace tan sólo unos días cuando completó el partido perfecto, marcando 33 puntos y logrando 44 de valoración. Con 529 partidos a sus espaldas en la Liga Endesa, firmó una noche mágica ante el máximo rival, en un partido que resultaba vital para las aspiraciones del Barcelona Regal y su intención de clasificarse para la Copa del Rey.

Navarro, durante su exhibición ante el Real Madrid. Fotografía: ACB Photo
Navarro, durante su exhibición ante el Real Madrid. Fotografía: ACB Photo

“Lo único que intento es seguir viviendo noches geniales. Estoy contento por el grupo porque hemos pasado por situaciones duras, con problemas, pero al final nos hemos levantado”. Juan Carlos Navarro se mostraba muy satisfecho tras su espectacular partido, ya que el inicio de temporada ha sido muy complicado debido a sus lesiones (el dolor de espalda y sobre todo la fascitis plantar) y por los malos resultados del equipo: demasiado alejado de los puestos que le corresponden por historia y presupuesto. El Barcelona ya comenzó perdiendo la Supercopa frente al Real Madrid (aunque a él no le guste reconocerlo e insista en que todos ganan y pierden juntos, lo cierto es que su equipo queda mermado cada vez que no está en pista), y en la Euroliga lleva un recorrido muy desigual, donde se ha vuelto a demostrar, tras la última derrota frente al Khimki ruso, que es el único referente del Barcelona.

El escolta catalán de 32 años, que ya suma 6.997 puntos, dio una nueva exhibición de baloncesto en algo más de treinta minutos, de esas que son capaces de enamorar, que deja en la memoria del aficionado imágenes que describen la belleza de este deporte, una actuación para ver una y otra vez: un sinfín de pases efectivos, un recital en el tiro exterior con triples sensacionales, rebotes magníficos y las bombas made in Navarro. Pero la mayor virtud de La Bomba no es su gran poder anotador o su excelente visión de juego; lo que le caracteriza es su fiabilidad, la cabeza fría y su capacidad para tomar la iniciativa en el momento preciso y ante el Real Madrid, que llegaba habiendo ganado todos los partidos de Liga, lo volvió a conseguir: firmó uno de sus mejores encuentros y logró una victoria esencial para su equipo.

Hace pocas semanas celebraba quince años desde que debutara con el primer equipo culé (llegó al club en 1992 con once años) y su trayectoria, pasando por todas las categorías, está marcada por el éxito. Comenzó a jugar al baloncesto gracias a sus hermanos, con los que pasaba horas practicando: “El ejemplo en el que siempre me he mirado han sido mis hermanos, que fueron los que me apuntaron a este deporte y me empujaron a disfrutar de esto”.

En el club azulgrana ha conseguido un palmarés excepcional: siete Ligas, dos Euroligas, una Copa Korac, cinco Copas del Rey y cuatro Supercopas de España. Con España no se queda atrás: dos platas en los JJOO (Pekín y Londres), el oro en el Mundial de Japón, dos oros europeos (Polonia y Lituania), dos platas (Suecia y España) y un bronce (Turquía). Y a título individual ha obtenido en numerosas ocasiones el MVP de la Liga, de la Euroliga en la temporada 2009, y fue galardonado con el Príncipe de Asturias entregado a la selección española de baloncesto (2006) y la Real Orden al Mérito Deportivo.

Pertenece a la irrepetible generación del 80 que tantas alegrías ha dado a la afición española: la que creció disfrutando con el baloncesto de Magic Johnson, Michael Jordan y Larry Bird en la NBA; y con un Fernando Martín que iniciaba el sueño español en la NBA. Navarro también lo intentó, pero su paso por tierras americanas se tornó en una apuesta agridulce, ya que en la temporada 2007-08 llegó a los Grizzlies de Memphis (tras una marcha del Barcelona marcada por la polémica, ya que el catalán hizo una apuesta económica muy importante) donde a pesar de cuajar un año más que aceptable no se adaptó y decidió volver a España, a su equipo de siempre. “No me arrepiento de haber ido y tampoco de haber vuelto. Estoy muy contento en Barcelona y he ayudado a ganar títulos a mi equipo. Pero, sin duda, creo que podía haber hecho un buen trabajo allí también”.

Navarro ha conseguido dejar grabado su nombre entre los más grandes y logra poner de acuerdo a sus rivales, que no se cansan de mostrarle su admiración. Los últimos en hacerlo fueron dos pesos pesados del Real Madrid tras soportar su exhibición. El entrenador Pablo Laso reconoció sobre su actuación: “A mí me sorprende muy poco. Su nivel es espectacular y lo que digamos de Navarro es poco” y Rudy Fernández confesó: “Navarro siempre ha sido un referente para mí”. Parece que ha vuelto el mejor Navarro y si la sinovitis en el tobillo derecho que le afecta estos días se lo permite, está dispuesto a ayudar a su equipo a remontar el vuelo y obtener el pase a la Copa del Rey.

Dejar respuesta