Naturaleza y medio ambiente en el World Press Photo

0
184

Los premios más prestigiosos al trabajo fotoperiodístico entrañan mucho más que la “Fotografía del año”, su variedad de categorías y temas nos acerca a las guerras y los conflictos, las historias personales y el deporte, e incluso a la mismísima naturaleza.

World Press

Los premios World Press Photo aparecieron por primera vez en el año 1955 y contaron con la participación de 42 fotógrafos y alrededor de 300 imágenes tomadas por los mismos. Desde entonces se ha celebrado este certamen casi de forma interrumpida una vez al año, aumentando su popularidad y prestigio hasta el día de hoy en que acaba de celebrase su 56ª edición con 5.666 reporteros gráficos y la extraordinaria cifra de 103.481 fotografías. Los ganadores de esta última edición se anunciaron en febrero y el máximo reconocimiento, el galardón a la “Foto del año”, se lo llevó el sueco Paul Hansen por inmortalizar el funeral de dos niños y su padre tras un atentado que destruyó su casa en la ciudad de Gaza, Palestina.

Es así como muchos perciben el conjunto del World Press Photo, por la única imagen que ha destacado por encima de todas las demás. Lamentablemente el gran público de los medios de comunicación se queda con esta fotografía que de una forma u otra simboliza el talento y prestigio de los participantes, pero que naturalmente no logra reflejar la gran variedad de temas y técnicas personales de cada profesional.

Con el paso de los años varios aspectos de los premios han cambiado, adaptándose a la manera en que la prensa ha presentado las imágenes a la sociedad. En función de esta evolución se han ido perfilando las distintas categorías y en 1975 llegan a formarse una base sólida para las mismas. Es en ese momento que podría estimarse que entra en juego la categoría “Nature”, tratándose en la actualidad de uno de los nueve apartados del concurso que trata de reunir las imágenes fotoperiodísticas vinculadas directamente al medio ambiente. Asimismo, tal y como se consolida la estructura de los premios en la actualidad, dentro de cada categoría se conceden un mínimo de seis premios: tres a las instantáneas individuales y tres a series fotográficas o reportajes. Entre las de naturaleza de la última edición el fotógrafo canadiense Paul Nicklen fue galardonado con el primer premio por su espectar reportaje fotográfico de los pingüinos emperador, centrándose en narrar su supervivencia en las gélidas aguas de la Antártica.

World PressOtro de los premiados por su trabajo en 2012 fue Ali Lutfi, un fotógrafo de Indonesia que capturó el pasado 5 de diciembre la instantánea que le daría el segundo premio de individuales. El protagonista de la toma es un macaco de cola larga, vestido en distintas telas y con la cabeza cubierta por aquella de una muñeca. La imagen se titula Mimin y fue tomada en Surakarta, una ciudad de Indonesia que al igual que muchas otras grandes metrópolis cuenta con entretenimiento animal a pie de calle. Solía tratarse de una mera diversión para los más pequeños en algunos pueblos pero cada vez son más los macacos que son adquiridos en el mercado animal y entrenados para realizar distintas actividades en las ciudades como montar en bici o mendigar. Esta especie no está considerada como una en peligro de extinción pero ha surgido la preocupación respecto al bienestar de estos seres vivos ya que sus dueños tan solo hacen uso de ellos para obtener beneficio económico y los exponen a situaciones potencialmente perjudiciales para su salud. El animal en la fotografía de Lutfi es uno de estos macacos entrenados y, si se presta mayor atención, se puede ver claramente que está encadenado por el cuello y sujeta con sus manos la cadena llevada por aquel que está a su lado y del que tan sólo se ven los pies.

Una de las virtudes del World Press Photo es que ofrece la oportunidad de dar a conocer multitud de puntos de vista e infinitas historias sobre el medio ambiente, aportando documentación gráfica sobre los problemas que afrontan las distintas especies así como las maravillas del mundo animal. Hoy en día se hace tan necesario el conocimiento de la problemática como su visualización, aunque no implique salvar una especie en peligro de extinción y tan solo se trate de preservar la dignidad de los seres vivos. Staffan Widstrand, presidente del jurado especialista en naturaleza, aseguró en una entrevista posterior al nombramiento de los ganadores de 2013 que las fotografías “necesitan llegar a las personas y atraparlas” y lo que buscaban desde el principio eran imágenes que pudieran comunicar.

 

Fotografías: Flickr

Dejar respuesta