Naomi Japonés: el placer de lo simple

0
565
En septiembre, este restaurante japonés de Madrid cumplirá 37 años. Ahí es nada.

Ubicado en la calle Ávila, nexo entre Bravo Murillo y la Plaza de Lima, el pequeño local nipón parece resistir incólume el paso del tiempo. Difícil es encontrar mayor anacronía, pues a pesar de tener incluso perfil en facebook, no pretende ser otra cosa que una tradicional casa de comidas japonesa, en la que es posible encontrar una clientela de lo más variada: familias, jóvenes parejas o cenas de negocios tienen lugar aquí. Su secreto reside en unos pocos afortunados (ahora ya no tan pocos), que van compartiendo la información sólo con sus más allegados, o con los que se pretende que lo sean.

Muchos habrán pasado por aquí, y apenas se habrán percatado del lugar, puesto que Naomi japonés, al contrario de muchos de sus homólogos gastronómicos, apuesta por una decoración tímida y tradicional, alejada de las tendencias minimalistas de estos últimos tiempos. Y es que, cómo bien dice el refrán japonés: “las bolas de arroz pintadas, no sirven para comer”: con una simple puerta, y un letrero pequeño, basta.

Dejado atrás todo tipo de prejuicio se accede a un pequeño recibidor en madera, y de ahí, al comedor, en cuya entrada incluso es preciso agacharse. El comedor es todo menos recargado: huyendo de la forzada ostentosidad de los restaurantes orientales de hoy, Naomi se define por su simplicidad, una decoración nada moderna que invita al sosiego y la familiaridad. Existe la posibilidad de comer en barra, en mesa, o en tatami de mesa baja, posición no recomendada para neófitos occidentales, siendo indicado para cualquiera de ellas la reserva, puesto que en caso de no hacerlo, es altamente improbable el conseguir sitio.

Mientras ojeamos la carta se puede degustar un poco de atún macerado en soja, delicioso, y remojar el paladar con las dos variedades de cerveza japonesa, sea Asahi, más suave, o Kirin, más fuerte. El siguiente paso a dar es toda una aventura. Para abrir boca no está de más la tradicional tempura; de lo más sabrosa, aunque hay muchas otras posibilidades esperando ser descubiertas. El punto fuerte de toda cocina japonesa está en el pescado; en Naomi no podía ser menos: uno de los platos más solicitados es, (tras el sushi) el sashimi, con textura y aspecto impecables, de sobrada eficacia independientemente de los comensales. Podemos continuar con tallarines “soba” y “udon”, o las distintas sopas que nos ofrece la carta, que pueden ser de miso o de algas nori.

La oferta del restaurante nipón no se queda ahí: ofrecen diferentes carnes para los menos aficionados al pescado. Tienen maigret de pato, pollo teriyaki, y todo lo que se pueda esperar de la cocina japonesa. Cabe decir aquí que el servicio es muy atento y agradable, y puede aconsejarnos si así lo deseamos, lo que además, es recomendable hacer.

Los postres varían según la época. Los hay de todos los colores y sabores: mousse de maracuyá, flan de café, helado de sésamo, de alubia roja, de té verde…el colofón ideal para este viaje para los sentidos que supone comer en Naomi.

El precio medio por persona es de 30 euros, bastante menos que en otros restaurantes japoneses de la capital, por lo que no deja de ser recomendable para todo aquel que busque cocina nipona de calidad. Y para los duden al respecto, “siempre hay una primera vez”, como bien dice su perfil de facebook.

Restaurante Naomi
Dirección: Ávila, 14 Madrid
Tel. 915 72 23 04
Horario: cerrado sábados a mediodía y domingos
Precio medio: 20-30 €

Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de las imágenes:
http://2.bp.blogspot.com/_8GChJ37kW5E/Sf3JfhAwZ-I/AAAAAAAAALM/tpIs4qV-nRU/s1600-h/naomi-japones.jpg
http://www.madriddiferente.com/wp-content/uploads/Sushi-y-mucho-m%C3%A1s.jpg
http://degusto.files.wordpress.com/2009/03/naomi-japones.jpg?w=450&h=337
http://www.facebook.com/photo.php?fbid=306240877947&set=a.306237442947.147584.306203307947&type=1&ref=nf

Dejar respuesta