Nadie más que Bolt

0
171

Comparece la estrella jamaicana en Moscú con un doble reto al que hacer frente: poder mantener la jugosa cosecha de medallas que obtiene en cada campeonato internacional desde hace un lustro y conquistar las mismas con autoridad suficiente, alargando un dominio que no ha podido mostrar durante esta temporada. Marcas con poco lustre y alguna derrota jalonan el 2013 del caribeño. Hasta la capital rusa no viajarán varias estrellas de la velocidad, cuya incomparecencia refuerza el favoritismo del mediático atleta.

Cumplirá 27 años el esprínter que nació en Trelawny pocos días después de que concluya el mundial. Se acerca el velocista a su madurez deportiva y lo hace con un bagaje espléndido, inmenso. En su esportón acumula récords mundiales y más de una decena de galardones del metal más precioso en los grandes campeonatos, cinco de ellos obtenidos en los dos últimos mundiales. Llega el caribeño a Moscú investido de favoritismo; una larga lista de ausencias le deja sin rivales destacados. No pisarán el tartán moscovita Tyson Gay ni Asafa Powell, inmersos en sendos casos de dopaje, tampoco competirá Yohan Blake, lesionado. Nesta Carter, compatriota con una de las mejores marcas mundiales del año (9,78, lograda en Madrid el 13 de julio), y el americano Justin Gatlin (que lo derrotó en Roma por una centésima) son aspirantes con alguna oportunidad.

Usain Bolt (26), máximo favorito para conquistar el oro mundial. Foto: Richard Giles (wikimedia)
Usain Bolt (26), máximo favorito para conquistar el oro mundial. Foto: Richard Giles (wikimedia)

El monarca de la velocidad mundial es el favorito indiscutible por su trayectoria y palmarés. También porque las lesiones le han respetado esta temporada y porque en el hectómetro nadie parece representar una amenaza real. Firmó su mejor registro del año (9,85) hace dos semanas en Londres, en el mitin que conmemoró el primer aniversario del estadio olímpico de Stratford. El guarismo, discreto y escaso, refleja las dificultades que ha tenido Bolt a lo largo la temporada para coger su mejor forma. No han sido nunca las primeras semanas de verano su época propicia. El pasado curso sufrió una severa derrota en los trials jamaicanos que posteriormente pudo enmendar en Londres. Tampoco en el doble hectómetro se ha visto su mejor versión. Pero la victoria en ambas pruebas parece más que clara.

Además de participar en las dos carreras reinas de la velocidad, Bolt formará parte del equipo de relevo corto jamaicano. La mermada selección caribeña, dominadora del 4×100 en los años precedentes, se presenta en Rusia con bajas ilustres, también entre su combinado femenino. Veronica Campbell-Brown y Sherone Simpson han sido acusadas de dopaje y no pueden correr oficialmente. Las semanas previas al Mundial dejan un desagradable rosario de atletas condenados. Varias decenas de deportistas han sido apartados de la competición después de haberse confirmado que consumieron sustancias prohibidas. La mancha perjudica al campeonato y a una de las disciplinas deportivas más señaladas.

Caso singularmente doloroso es el de Tyson Gay, esprínter que amenazó al tirano de la velocidad en el hectómetro durante los primeros meses del 2013. El compacto velocista norteamericano obtuvo las mejores marcas del año y se perfiló como el alter ego capaz de derrocar al régimen de Bolt, pero fue ‘cazado’. El duelo previsto sobrepasaba sus nombres para terminar implicando a dos naciones con su manera propia de entender la velocidad. Sin Gay al lado, el jamaicano es más candidato.

Esta tarde (19,50 horas, Teledeporte), Usain Bolt tratará de recuperar la corona mundial en los 100 metros lisos. En Berlín 2009 se colgó el oro estableciendo el récord de la distancia hoy vigente (9,58), pero en Daegu 2011 fue descalificado después de una salida nula. Aprovechó la circunstancia su paisano Blake, que se proclamó campeón. El estadio Luzhniki, sede de los Juegos Olímpicos del boicot de 1980, aguarda el previsible fogonazo del relámpago.

Dejar respuesta