Nadal y Ferrer elevan el Godó a la categoría de Grand Slam

0
48

Rafael Nadal ya tiene en sus vitrinas su séptimo Conde de Godó tras derrotar por 7-6 (1) y 7-5 a David Ferrer, quien no se lo puso ni mucho menos fácil al número ‘2’ del mundo. La altísima calidad desplegada sobre la arcilla por ambos tenistas y el lleno absoluto que se vivió en el Real Club de Tenis Barcelona hicieron que la categoría oficial del torneo, un ATP 500, se quedara más que corta en comparación con otros torneos de mayor rango.

Rafa Nadal, amo y señor del RCT Barcelona

Cuando se enfrenta Rafa Nadal con otro tenista español, siempre está la duda de si su rival se ha empleado a fondo o ha levantado el pie del acelerador para que siga aumentando su leyenda sobre tierra batida. David Ferrer desmintió rápidamente esta última hipótesis. El alicantino mostró su gran momento de forma y puso en más de un apuro al balear, quien tuvo que empezar a trabajar a destajo desde el primer set, en el que Ferrer comenzó sorprendiendo con un 0-2 en apenas diez minutos.

Con un tenis mayúsculo, Nadal supo sobreponerse a esta primera adversidad, pero Ferrer no estaba por la labor de tirar por tierra todo el trabajo realizado y acarició el set cuando, con 5-6, ambos se enzarzaron en una guerra de peloteos magnífica en un juego que levantó de sus asientos a los aficionados en más de una ocasión. Nadal consiguió salvar varias bolas de set con golpes sólo dignos de los elegidos para la gloria, y consiguió, con mucho más sudor del que se esperaba, llevar la manga al tie-break, en donde Ferrer acusó el esfuerzo del juego anterior, permitiendo que el ex número 1 del mundo se apuntara el set sin mayor sufrimiento.

Ferrer había jugado rozando el máximo de sus posibilidades, pero no había sido suficiente para conseguir el primer set, lo que podría haberle afectado de cara al segundo. La frustración del rival es un arma psicológica que Nadal maneja como nadie en el circuito de la ATP, y parecía que la estaba volviendo a emplear cuando el marcador lucía 3-1 en la segunda manga, invitando a pensar en un final cuesta abajo para alzarse con su séptimo Conde de Godó. No obstante, Ferrer es un tenista de hierro en todos los sentidos, físico y anímico, y se rehízo con un tenis al límite y una moral indestructible.

El alicantino consiguió voltear el marcador hasta el 5-4. Nadal estaba superado, pero no por que su juego tuviera algún defecto, sino porque enfrente tenía a un rival que bordeaba la perfección. Las dos horas de partido ya habían caído y el tercer set estaba a punto, pero nadie llega a ser un jugador histórico como Nadal sin tener unos cuantos ases en la manga.

Con un rival en el mejor momento de su carrera y viéndose contra las cuerdas, el manacorense volvió a resucitar, firmando tres sets consecutivos que desarbolaron al de Jávea, que incluso al volver a su banquillo se preguntaba qué podía haber hecho mal para habérsele escapado el torneo. En realidad no hizo nada mal, simplemente tuvo delante a Rafa Nadal, creador de una época en tierra batida que va camino de convertirse en una tiranía impía con sus rivales, por mucho talento que se emplee para derrocarlo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=MNEdl4YiM6Q[/youtube]

Fotografía: Real Club de Tenis Barcelona 1899
Vídeo: Rafapedia

Dejar respuesta