Nada nuevo en Pasadena

0
197

EEUU y México. México y EEUU. La historia de la Copa Oro no se ha quebrado en la edición 2011, por mucho que el equipo de las Barras y Estrellas no se clasificara como primero de grupo en la primera fase. México ha venido cumpliendo su expediente con solvencia, mientras que los de Bob Bradley han mostrado una cara más irregular que le han llegado a tener, si no contra las cuerdas, sí muy preocupados por no poder pelear por un puesto para la Copa Confederaciones de 2013 en Brasil.

Honduras llegó a exigirle a México una prórroga para certificar su pase a la gran final de Pasadena. Aunque Talavera no sufriera en la portería, los hondureños supieron hacer valer el momento de inspiración que vivió Valladares en su portería para que Dos Santos, Guardado y Chicharito se agobiaran por momentos. Tampoco supuso un susto mucho mayor. De Nigris, con un gran rendimiento saliendo desde el banquillo durante todo el torneo a pesar de las dudas que sobre él se ciernen en México, consiguió abrir la lata; y Chicharito, con su séptimo gol en cinco partidos, puso la puntilla a los catrachos, que tienen mucho trabajo por delante si quieren clasificarse para el Mundial de Brasil.

En la otra semifinal, EEUU volvió a mostrar su cara B. Ante Jamaica jugaron el mejor partido de la Copa Oro, sobre todo gracias a la presencia de Jermaine Jones, que por fin se decidió a acompañar a Michael Bradley en las labores de creación, sumándose con peligro al ataque. En la semifinal ante Panamá, volvió a ser el jugador desaparecido que terminó desquiciando a Felix Magath en el Schalke.

EEUU entró al partido contra el equipo de Dely Valdés movidos por un sentimiento de venganza (qué sería de EEUU sin la venganza) tras la sonrojante derrota ante su afición en la primera fase, lo que hizo que los canaleros se clasificaran como primeros de grupo. La estadística de faltas se detuvo en 25-13 a favor de EEUU, lo que da una idea de cómo se emplearon los yankees.

Panamá acusó en demasía la ausencia de su estrella y referencia en ataque, Blas Pérez, sancionado tras el partido ante El Salvador de cuartos de final. Aunque Tejada, Cooper y Barahona lo intentaron, la zaga estadounidense supo cerrar sus espacios, mientras las ideas y el físico iban minando a Panamá.

En el área defendida por Penedo tampoco había excesivas noticias. Agudelo no da la talla para ser suplente de Altidore, y Bedoya y Kljestan pululaban sin pena ni gloria por el césped del Reliant Stadium de Houston. Solo algunas apariciones de Dempsey (peleará por el MVP del torneo con Chicharito) daban señales de que el favorito era EEUU. Tras el descanso, Bob Bradley tuvo que tirar de Donovan (increíble su pérdida de influencia en el equipo) y el semi-desaparecido Freddy Adu, hoy delantero del Rizespor, cuando llegó a sonar para todos los grandes de Europa. No es que cambiaran mucho el panorama. De hecho, solo les hizo falta asociarse en un fugaz contraataque finalizado por Dempsey -quién si no- para dar carpetazo a la eliminatoria y reservar hotel en Pasadena.

Aunque parece que solo EEUU y México copan el protagonismo en la zona CONCACAF, sería injusto limitarse a estos dos países a la hora de resumir la historia de esta Copa Oro. Jamaica y Panamá han sido los grandes dominadores. Los Reggae Boyz han conjuntado una generación más que interesante, y por qué no, podrían pelear por sustituir en el recuerdo colectivo a aquella generación que llegó al Mundial de Francia’98. Aún hoy, algunos miembros están muy presentes en la selección jamaicana. El veterano portero de Los Angeles Galaxy, Ricketts, ya estuvo presente en aquella convocatoria de hace trece años; y el seleccionador, Theodore Whitmore, era una de las estrellas que hicieron realidad el sueño de un país con mucho corazón.

¿Recuerdan el Málaga de inicios de la década pasada? Podía haber dudas en todas las líneas, pero la delantera era inamovible: Darío Silva-Dely Valdés. Hoy, Dely es el seleccionador y el encargado de dar a Panamá un aire mucho más moderno. Con las referencias en ataque de Blas Pérez, y en defensa de Baloy, a nadie extrañaría que los canaleros ocuparan el tercer o cuarto puesto de la CONCACAF en las eliminatorias para Brasil’14. Por fútbol, tendrían una digna presencia en el Mundial que organizará el país sudamericano.

Ayer conocimos la noticia del fallecimiento de Dennis Marshall, defensa central del Aalborg danés y de la selección absoluta costarricense. Marshall perdió la vida tras un accidente de tráfico junto a su novia, golpeando duramente al mundo del deporte tico. Con 25 años de edad, Marshall anotó el gol que provocó la prórroga en cuartos de final ante Honduras. Con ese recuerdo y su sonrisa, los ticos tendrán que rearmarse de moral cuanto antes y dedicarle los futuros éxitos.

Fuente del texto:

Elaboración propia

Fuente de las imágenes:

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/nationalteams/01/45/55/65/1455565_full-lnd.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/nationalteams/01/45/55/33/1455533_full-prt.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/nationalteams/01/45/55/48/1455548_full-lnd.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/nationalteams/01/40/93/04/1409304_full-lnd.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/nationalteams/01/45/48/59/1454859_full-lnd.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/nationalteams/01/45/84/93/1458493_full-lnd.jpg

 

Dejar respuesta