Mutua Madrid Open: el acontecimiento que no mengua

0
126

Mañana comienza una nueva edición del Mutua Madrid Open de tenis, el torneo que reúne en la capital a las mejores raquetas del circuito en categorías masculina y femenina. El evento, que se celebra desde 2009 en el complejo de la Caja Mágica, trasciende el hecho estrictamente deportivo y se consolida como una de las citas sociales más destacadas del año en la ciudad.

Se diseñó la Caja Mágica cuando lucía el sol de la bonanza económica y las finanzas públicas parecían capaces de resistir cualquier inversión. El gasto para dotar a Madrid de unas buenas instalaciones de tenis terminó disparado y los edificios levantados en la orilla derecha del Manzanares infrautilizados. En unas horas, se descorchan sus diez días de esplendor de cada año. El recinto, un dinosaurio de aluminio y hormigón visible desde varias de las circunvalaciones de la capital, acogerá desde mañana el campeonato para el que fue pensado. La idea de convertirle en el quinto grande aún seduce a sus patronos.

La de 2014 será la primera cita tenística en Madrid sin aspiración olímpica en el horizonte. El torneo recaló en la ciudad doce años atrás. Eran aquellos, tiempos de esplendor y de una opulencia acaparadora. Tanto la capital como el resto del país reclamaban cualquier evento internacional y ofrecían marca España para celebrarlo. El dinero y la capacidad organizativa suplirían la falta de raigambre polideportiva y escasa afición por las prácticas menos populares. Los ajustes presupuestarios sofocaron el furor y hoy sobrevive poco de aquello. Si el Mutua Madrid Open lo hace es porque consiguió emplazarse como una cita ineludible en este tiempo. El acontecimiento satisface a sus espectadores por nivel deportivo y atención social.

Madrid resistió los años más duros de crisis económica y la polémica en la edición de la tierra batida azul. No mengua aunque detrás de la gigante figura de Rafael Nadal no se adivine sucesor, ni haya esperanza creíble para un tenis femenino español que enganchó al país hace dos décadas. El éxito de la organización es haber consolidado a su producto como una de las fechas señaladas de la primavera madrileña, una suerte de Feria del Libro o de Feria de San Isidro de la disciplina. Alrededor del albero de Villaverde, caras guapas, famoseo y glamour. También patrocinadores con capacidad.

Rafael Nadal (27), ganador del Mutua Madrid Open 2013. Foto: www.madrid-open.com
Rafael Nadal (27), ganador del Mutua Madrid Open 2013. Foto: www.madrid-open.com

El circo del tenis desembarca en la capital con una nueva parada tanto del circuito de plata masculino, el de los Másters 1000 -sólo por debajo de los cuatro ‘majors’-, como de su versión femenina. Sobre la arcilla de Madrid, todas las figuras de la raqueta. Y en el plano deportivo, pocas certezas y muchas incógnitas. La principal, porque jugar en casa obliga, el estado de Nadal. El balear ha firmado sendas derrotas en los cuartos de final de Montecarlo y Barcelona, dos de sus feudos más seguros, y aterriza en la urbe ibérica más poblada envuelto en dudas.

Sólo un triunfo ha conquistado este curso el actual número uno mundial y vigente campeón del Mutua Madrid Open: fue en febrero, en el Rio Open de Brasil y sobre tierra batida. Desde entonces, antes firmó el subcampeonato en Australia, las dudas circundan el juego del zurdo. Nadal parece por debajo de su nivel habitual. Sufre para cerrar partidos y muestra una debilidad poco habitual en arcilla, su superficie fetiche. La prensa especializada debate sobre el bajón de juego del manacorense y abre el abanico de causas posibles. Se explica su flojo arranque de temporada por una menor agresividad en su juego; también se especula con la pérdida de pasión en la cancha.

Acompañará al primero del ránking mundial su tándem de legendarios contrincantes, Roger Federer y Novak Djokovic. También llega con vitola de favorito Stanislas Wawrinka, el suizo que despunta a la sombra de Federer y que ha ganado en Melbourne y Montecarlo. Entre los de arriba, los habituales de la cumbre, Thomas Berdych y Andy Murray están llamados a jugar un papel importante en el abierto de Madrid. Las opciones de la ‘Armada’, amén de Nadal, las encabezan David Ferrer, Nicolás Almagro, Pablo Andújar y el eterno Tommy Robredo. Kei Nishikori, proclamado emperador del Godó, Grigor Dimitrov, Alexandr Dolgopolov y Fabio Fognini son algunos de los pretendientes a ocupar el espacio de los grandes.

Por el lado de las mujeres quien más credenciales presenta para ganar el título es Serena Williams, campeona de las dos últimas ediciones. Además de la estadounidense, un prodigio de potencia, son candidatas al triunfo final Victoria Azarenka, dos veces finalista, Maria Sharapova, subcampeona en la edición de 2013, Agnieszka Radwanska y Li Na. Las opciones locales se reducen al buen concurso que puedan realizar Anabel Medina, la mejor española el año pasado en la capital, Garbiñe Muguruza o Carla Suárez, primera raqueta femenina del país.

Hasta el domingo 11 de mayo las pistas de la Caja Mágica serán el epicentro del tenis mundial y punto de reunión destacado de la sociedad madrileña. Saraos benéficos y actividades extradeportivas rematarán un cartel de competición donde están todas las figuras internacionales de la disciplina. El binomio sigue reportando estabilidad a un torneo cuya cabeza visible mantiene Manolo Santana. Sobre el futuro del Mutua Madrid Open cabrán reflexiones más pesimistas cuando la épica de Nadal no esté. Pero ahora se ruega silencio: la función está a punto de comenzar.

Dejar respuesta