Mujer, derechos, feminismo y estupidez

11
2700

Hace tiempo que tenía ganas de hablar de este tema y no lo hacía. Hoy lo afronto por dos motivos: alguien me ha animado a hacerlo y algo ha explotado en mi. Una explosión como la que se produce al juntar Mentos con Coca-Cola. Casi toda causa tiene un efecto. En este caso ha sido una noticia que he leído en el blog de un conocido: el 22 de Marzo un grupo feminista expresó su malestar con la Iglesia Católica prendiendo fuego al portón de una iglesia, valga la redundancia. Sé que soy de mecha fácil, pero esto tiene que tener un límite. Por tanto intentaré explicarme lo más ordenada y serenamente posible, ambas cosas son difíciles, la segunda puede ser imposible.

Comenzaré anunciando que soy mujer. Sí, lo reconozco. Mi fisonomía, mi mentalidad y mi DNI no me contradicen. Sexo femenino. Por serlo, mujer, no me considero ni mejor ni peor que nadie. Ni inferior ni superior al sexo opuesto: el masculino, el hombre. Soy consciente de que somos iguales a la vez que diferentes. Suena complejo, lo sé. Iguales en cuanto a derechos, deberes y oportunidades. Diferentes en cuanto a físico y en ciertas capacidades. Para que no haya confusión me recrearé en las diferencias. Una mujer no tiene la misma fuerza física que un hombre, no lo digo yo porque me sale del rulo izquierdo, es un hecho científico. Hay casos de mujeres con una fuerza física extraordinaria y en la generalidad hay mujeres más fuertes que ciertos hombres. Pero la regla biológica, la naturaleza vaya, les ha dado más fuerza a ellos. Por tanto, aunque podamos hacer los mismo trabajos que ellos (sean cuales sean) hay que tener en cuenta esas diferencias. Por ejemplo, se tienen en el mundo del deporte: las mujeres compiten con mujeres y los hombres con hombres. Si no fuera así podríamos caer en una desventaja, por tanto, una injusticia. Respecto a la capacidad mental pues igualitos, hay hombres muy listos, otros muy tontos e ídem pasa en las mujeres. Nuestra fisonomía es distinta: las mujeres podemos parir, los hombres no. Y por último están las diferencias de carácter derivadas de la manera distinta en la que funciona nuestro organismo. Las mujeres por el hecho de poder ser madres tienen más desarrolladas ciertas capacidades cerebrales, los hombres tienen otras. Y como dicen muchas: “y yo que me alegro de no ser igual a un hombre”. Cada cual a su modo está perfecto.

Todo estos elementos no debieran tenerse en cuenta en cuanto a derechos, deberes y oportunidades. En las legislaciones y en los Estados no debería importa el sexo sino que somos seres humanos. Que ante la libertad no hay distinción. Mismos sueldos y mismas ventajas para el mismo puesto, misma oportunidad de ascenso y acceso a puestos de responsabilidad por los méritos propios, mismas oportunidades en la educación, mismos derechos y deberes ante la ley, etc.

Durante mucho tiempo la mujer ha dejado que el hombre, o algunos hombres, les robaran esa igualdad. Pasando a ser sirvientas o brujas y menospreciadas socialmente. A lo largo de la historia han existido asociaciones, entidades, gobiernos, etc.; más opresivos que otros con el género femenino. El machismo no era machismo, sino que era la norma general. Empezó a ser machismo cuando surgieron mujeres valientes dispuestas a cambiar las cosas, mujeres que habían visto con claridad que esa situación era injusta. Las primeras que se revelaron terminaron en la hoguera, pero poco a poco, muy lentamente, consiguieron ir convenciendo a otras mujeres. Pasó mucho tiempo, muchas luchas conjuntas o individuales, hasta que se logró que pudiéramos votar, ir a la escuela y a la universidad, trabajar fuera del hogar e incluso comprar un coche sin permiso del macho alfa. Paradójicamente en algunas civilizaciones antiguas la mujer era respetada incluso venerada. Pero después dejamos que nos dijeran hasta como debíamos vestir. Esas primeras mujeres originaron un movimiento y una filosofía: el feminismo. Buscaban la igualdad de sexo, la valoración de la mujer como ser humano y como ser social, lucharon por todas las generaciones posteriores para que pudiéramos ser libres. Uno de los gestos más recordados, de la época moderna del feminismo, fue la quema de los sujetadores de las manifestantes.

Bien, dicho todo esto, vamos a lo que me enerva. Las feministas actuales o esa especie de algo. Ni que decir tiene que no comulgo con ellas ni con las ideas que ahora mismo defienden, a mi modo de ver, han perdido el norte y el fundamento de lo que es este pensamiento. Defienden cosas que no debieran tener más debate por absurdas, hacen campañas sobre temas que no son prioritarios y ciertos grupos, como el anteriormente mencionado, directamente se lanzan a delinquir en nombre de su ideología. Eso es estupidez. Y me ofende sobremanera porque las “tipas” lo hacen en mi nombre. Porque soy mujer y si lo hacen en nombre de las mujeres, entro en el colectivo. Y me pregunto quién les ha dado el poder de hablar por mi, porque yo no he sido. Sobre todo si para defender mis derechos vaginales, perdón por la expresión, van a usar estas formas. No me interesa, a mi que me borren de la lista. Para esto que no cuenten ni con mi persona ni con mi apoyo. Por varios motivos:

  • En primer lugar porque soy una mujer católica, aunque parezca delito. Suelo decir que creo en Dios pero que no me gusta la Iglesia (ni está ni otra de otra religión), sin embargo tiendo a ser razonable e intento mirar lo bueno y lo malo de las cosas. Pues si no lo hiciera sería partidista, extremista y estúpida. Decir que es una institución machista históricamente no requiere mucha reflexión, decir que han cometido delitos y guerras en nombre de Dios, tampoco. Que hay corrupción y antigüismo en el Vaticano, cierto. Que la Iglesia cuenta con personas que realmente predican con el ejemplo y que a través de su fe intenta ayudar a los demás, sí. Eso no es negable.
  • En segundo lugar porque pienso y razono, cosa que estas “piltrafillas” no. Enorme es mi agradecimiento a las feministas originales, aquellas que lograron igualar derechos. Que de eso se trata. No de favorecer a la mujer o en convertirla en superior al hombre. Cosa de la que no se han enterado estas señoras vestidas con un traje que les queda muy grande.
    1. No se deben hacer leyes o medidas que pongan en ventaja a la mujer: caso de las mujeres bombero de Madrid a las que van a facilitar el acceso en las oposiciones. Aunque ante un fuego real no tendrán esas ventajas.
    2. No se deben inventar idiomas: el genérico nos incluye a todos, a la primera que me llame “miembra” seguramente le cruce la cara por si me esta insultando.
    3. No fijar esfuerzos en que la mujer llegue a los puestos altos por “vaginazo” o “tetazo” sino porque lo merezca y se lo haya ganado.
    4. No se deben hacer campañas en contra de anuncios de colonia y no en contra de los de detergentes o limpia lo que sea.
    5. No hay que defender el aborto sin límites, cierto que el cuerpo es nuestro pero también la responsabilidad, cierto que en algunas ocasiones como en la violaciones es justificado, cierto es que las chicas de 12 a 18 años debieran tener mayor acceso a una educación sexual y menos a una píldora antibaby
    6. ¿Qué tendrían que hacer? Más esfuerzo en ayudar a terminar con el tráfico de mujeres, la explotación sexual, más lucha para igualar salarios, más lucha para conseguir derechos en aquellos países en los que, realmente, se vulneren los derechos de la mujer, ayuda a las mujeres maltratadas, ayuda a la reinserción de mujeres expresidiarias, etc.

Hay una frase que nadie debiera olvidar: ante una discusión puedes tener o no razón, pero la perderás por completo en el momento en el que des un paso hacia la violencia (gritos, golpes)o hacia la falta de respeto. Este grupo no ha sabido respetar la propiedad ajena, las creencias de los fieles y en especial de todas las mujeres que pertenecemos a la fe católica. Puedes estar en desacuerdo con algo, incluso en contra, puedes no entender que haya gente que crea en ello o que pertenezca a ese grupo. A mi me pasa con los nazis o con los extremistas. Pero jamás, nunca, mostraría mi desacuerdo de esa manera. Por respeto a esas personas y sobre todo por respeto a mi dignidad, la cual perdería al caer en esa bajeza.

Creo que han caído en el peor defecto de todo movimiento: el extremismo. Así que desde aquí y con mi indignación a cuestas declaro que la menda deja de ser feminista. No quiero ser parte de esto, sea lo que sea. Mi lucha seguirá siendo la igualdad entre sexos y será siempre una lucha pacífica, residiendo en sus argumentos su fuerza. Por cierto: se admiten nuevos miembros, las miembras y las membrillas por favor que se ahorren la molestia.

Fuentes de las imágenes:
www.certo.es
www.cuentamealgocorto.com
www.libertadanacorvenga.blogspot.com
www.sentadofrentealmundo.blogspot.com

11 Comentarios

  1. Creo que confundes una cosa:

    Que un grupo de personas que se autodenominan feministas quemen la puerta de una iglesia no quiere decir que lo hagan en nombre de todo el movimiento feminista, y mucho menos en nombre de todas las mujeres. Habrá muchísimas femisnistas militantes que no estén de acuerdo con ese modo de actuar. No se puede criminalizar a todo un movimiento, ni mucho menos a todo un sexo, por la acción de cuatro personas que pertenecen a él. Sería como decir que, por el hecho de que ETA comete atentados en nombre de la libertad del pueblo vasco, todos los vascos son asesinos. Obviamente, no es así. Lo mismo ocurre aquí. No se puede generalizar de esa manera.

    Es perfectamente respetable que no estés de acuerdo con las reivindicaciones que realiza el movimiento feminista. Pero no confundas los fines con los medios. Su fin último es conseguir la igualdad plena de derechos (efectivos, no solo nominales) con el sexo masculino. Habrá una ínfima minoria de ellas que pretendan al femenino como superior (lo cual no carece completamente de sentido).
    Los medios que utilicen para conseguir ese fin es otro tema distinto. Habrá unas que aboguen por la resistencia pacífica y otras que prefieran emplear la violencia. Habrá algunas que estarán de acuerdo en usar los medios de comunicación tradicionales como plataforma y otras que prefieran pegar carteles en las calles, etc.

    No obstante, hay que tener claro si lo que se critica son los fines del movimiento, los medios que utilizan, o al movimiento en general. Y, por supuesto, no meter a toda una colectividad en un mismo saco sin tener la información apropiada para hacerlo.

  2. Creo que confundes una cosa:

    Que un grupo de personas que se autodenominan feministas quemen la puerta de una iglesia no quiere decir que lo hagan en nombre de todo el movimiento feminista, y mucho menos en nombre de todas las mujeres. Habrá muchísimas femisnistas militantes que no estén de acuerdo con ese modo de actuar. No se puede criminalizar a todo un movimiento, ni mucho menos a todo un sexo, por la acción de cuatro personas que pertenecen a él. Sería como decir que, por el hecho de que ETA comete atentados en nombre de la libertad del pueblo vasco, todos los vascos son asesinos. Obviamente, no es así. Lo mismo ocurre aquí. No se puede generalizar de esa manera.

    Es perfectamente respetable que no estés de acuerdo con las reivindicaciones que realiza el movimiento feminista. Pero no confundas los fines con los medios. Su fin último es conseguir la igualdad plena de derechos (efectivos, no solo nominales) con el sexo masculino. Habrá una ínfima minoria de ellas que pretendan al femenino como superior (lo cual carece completamente de sentido).

    Los medios que utilicen para conseguir ese fin es otro tema distinto. Habrá unas que aboguen por la resistencia pacífica y otras que prefieran emplear la violencia. Habrá algunas que estarán de acuerdo en usar los medios de comunicación tradicionales como plataforma y otras que prefieran pegar carteles en las calles, etc.

    No obstante, hay que tener claro si lo que se critica son los fines del movimiento, los medios que utilizan, o al movimiento en general. Y, por supuesto, no meter a toda una colectividad en un mismo saco sin tener la información apropiada para hacerlo.

  3. Jaime, gracias por tu comentario.
    Quisiera aclarar (aclararte) que no confundo una cosa con la otra. Sé que hay feministas que no estarán para nada de acuerdo con esta manera de manifestarse. En el texto intento explicar el porque no comulgo con el feminismo en general y sobre todo con ese grupo en particular. Sé que el movimiento no se dedica a quemar puertas de Iglesias, pero si sé (con datos) que durante los últimos años el feminismo ha perdido la perspectiva de lo importante. No es importante que digas miembro en vez de miembra, es una lucha tonta. Es importante que se promulge la igualdad de sueldos en el mismo puesto. Es importante que se promulge evitar el despido o no contratación por la baja de maternidad, etc. Y eso no lo está haciendo el movimiento feminista porque estan muy ocupados en pelear por si la palabra acaba en -a o en -o.
    No me centro en que medios usan cada unos, me da igual, ese no es el problema. El problema es que estas tipejas en particular han actuado en mi nombre y encima lo han hecho mal. El segundo problema es que el movimiento ha perdido el porque de su origen y se está extremizando hasta el punto de que haya feministas del calibre de las ya mencionadas.
    Es una critica a ese grupo en particular y al feminismo en general. Pero en ningun momento digo que todas las feministas sean unas delicuentes.
    Un saludo

  4. quien te ha dicho que el fenimismo no tiene razon de ser, me gustaria ver como te expresarias siendo ciudadana, es un decir ,de arabia saudi.

  5. Sé que el artículo tiene un tiempo, pero yo lo he encontrado ahora, así que ahí va mi pregunta:

    ¿Qué has leído exactamente de feminismo para tener esta postura?

    Parece que hay cosas -y el feminismo es una de ellas- para las que todo el mundo tiene una opinión: las mujeres por ser mujeres y los hombres por sentirse atacados; pero magino que nadie pediría recetas médicas a alguien que ha estudiado ingeniería o a quien te vende el pan.

    Del mismo modo, las ideas e ideologías hay que trabajarlas un poquito, sólo con lo que vemos en la tele, las charlas y lo que una piensa no es suficiente para enfrentar problemas tan complejos como el machismo, o podríamso llegar a decir cosas tan simplonas como “Y por último están las diferencias de carácter derivadas de la manera distinta en la que funciona nuestro organismo. Las mujeres por el hecho de poder ser madres tienen más desarrolladas ciertas capacidades cerebrales, los hombres tienen otras.” ¿Crees que el hecho de que a las niñas nos den muñecas para jugar, las juntemos con amigas, creemos ficticios conflictos y los resolvamos, mientras que los niños juegan con muñecos de acción o balones que fomentan la competitividad, crees – como decía- que es casual o azaroso o biológico, o, por el contrario, será que eso nos educa a tener una emocionalidad diferente?

    Falacia naturalista y petición de principio, cuidado.

    Un abrazo y gracias.

  6. todos estamos de acuerdo que las personas tendemos a los extremos y existe otra gente que es la que vive en una lucha activista estúpida esperando que con esa causa fueran a cambiar algo cuando ya todo esta normalizado la época en la que los mujeres se reinventan ya ha pasado dejaros de blandangerias y de tonterías que todos sabemos que cuando existe gente así muy pocas veces están abiertos a hablar y a dar sus razones del porque hacen de esto un modo de vida con el cual se le inculca a una familia de estas características yo recomiendo que si tienen un niño no dictemos al niño a lo que piense y a lo que haga simplemente es nuestro futuro nosotros ya hemos aportado cosas en la vida si queremos avanzar tenemos que dejar de lado este tipo de tonterías que vienen ya de mentes que han sufrido es como si ahora existiera el neofranquismo es que me parece estúpido que los haters empleen tiempo en odiar a una persona que odia en vez de dejarlo en paz y de las chavalas que llaman diciendo que les están maltratando cuando no lo están a veces no me hago machista porque no quiero porque he tenido una infancia con vosotras las mujeres que vaya tela la que me abusaba era una mujer así que… no quiero meteros en el ajo porque vosotras no tenéis la culpa pero lo tenia que decir.

  7. Me preocupan las etiquetas que nos dan a los hombres. Muchos de nosotros estamos en relaciones colaborativas mutuas tanto hombre como mujeres y nuestra generación no es responsable de las atrocidades de los hombres del pasado. Creo que el feminismo no tiene un mal objetivo, pero debiesen organizarse con la ayuda de los hombres para combatir las atrocidades de ciertos países donde tanto mujeres como niños son violentados. Es verdad que los hombres nos sentimos acusados y generalizados con la etiqueta de machistas, pero creo que ese no es el camino ya que no somos los hombres del pasado, queremos ser felices con ustedes. Un ejemplo es que en mi caso como docente universitario de salud y de mis colegas hombres, ganamos menos que las mujeres en mismas condiciones, pero no confrontamos esto desde el género. Creo que actualmente existen demasiados matices como para generalizar.
    Estoy de acuerdo con el comentario general al que tener más tolerancia y reenfocar las fuerzas en las reales injusticias.
    Saludos a todos y todas

  8. Es lamentable que aún haya ignorantes como “Isis” que defienden que todas las diferencias entre hombre y mujer se deben a la cultura: FALSO. Las diferencias entre hombres y mujeres son biológicas, existen multitud de estudios científicos de distintos campos que así lo atestiguan.

    La típica excusa de “desde pequeñas nos obligan a jugar con muñecas”, hace tiempo que se sabe que es falsa. Numerosos experimentos con recien nacidos y niños de menos de 9 meses demuestran que los varones tienen una predisposición genética hacia ciertos juguetes y objetos, y las niñas hacia otros juguetes.
    El mismo experimento realizado en chimpancés arroja que los machos prefieren juguetes masculinos mientras que las hembras eligen juguetes femeninos, como muñecas; ¿También se debe a la educación sexista este hecho? Estupideces. La carga genética que tenemos es mucho más fuerte que la carga cultural o aprendida.
    Ya en el feto, la formación del cerebro de varones y mujeres es distinta debido a las hormonas (testosterona). Es por ello que los cerebros de hombres y mujeres son distintos, estamos predispuestos genéticamente para cosas distintas.

    El feminismo actual se basa en decir que los roles son aprendidos mediante la cultura y que en principio al nacer un niño y una niña son exactamente iguales, un “lienzo en blanco”, FALSO. Al contrario, desde que nacemos somos distintos. Lo que ocurre es que este hecho demostrado va contra la propaganda feminista y por lo tanto se intenta ocultar, o directamente se obvia. Contra la ciencia, el feminismo solo puede aludir a la ideología (ideología de género), que es pura basura sin ninguna base científica, es más, dicha ideología va contra la ciencia. El feminismo es el creacionismo del siglo XXI, supone negar toda la teoría de la evolución, de la especialización en funciones determinadas de cada sexo, algo que ocurre en todas las especies animales, ridículo y absurdo.

    Lo mismo sucede con el manido asunto de los salarios, que ha sido infinidad de veces desmontado y aún así se sigue aludiendo a él. Son estudios sin sentido donde se hace un promedio de todos los sueldos y todos los trabajadores sin tener en cuenta las horas trabajadas ni los cargos o profesiones de hombres y mujeres. No, no va a ganar nunca lo mismo una mujer oficinista que un hombre ingeniero que trabaja en obras complejas. A las mujeres les atraen actividades distintas que a los hombres. Si quieren ganar igual que trabajen en la minería, o que se vayan a alta mar, o a trabajar a plataformas petroleras. Trabajos mejor remunerados por los riesgos y las condiciones desfavorables que tienen. Es ridículo lloriquear como nenazas porque se tiene un sueldo bajo trabajando como maestras de preescolar o como oficinista chupatintas. Queréis ganar como los hombres? Pues haced trabajos de hombres, y trabajad como hacemos nosotros.

    Solo hay que ver lo que pasa en los países con más igualdad entre hombres y mujeres, como los países escandinavos. En estos, ante la igualdad de oportunidades, las mujeres ELIGEN profesiones o actividades que todos reconocemos como femeninas: enfermería, docencia, etc. Porque por mucho que insistan las feministas, hombres y mujeres no somos iguales ni tenemos los mismos intereses.

    El feminismo actual bajo la excusa de la igualdad solo busca criminalizar al hombre y anularlo. Por suerte son cada vez más las personas (hombres y mujeres) que se dan cuenta de la basura que hay detrás de este movimiento. Solo gente inculta, ignorante y manipulable sigue ondeando la bandera feminista. Solo hay que ver y las estupideces que dicen y hacen para darse cuenta del nivel deplorable que tienen.

Dejar respuesta