Muerte y brujería en ‘Las furias’

0
614

Elegí la obra de Katie Lowe porque me recordaba a Las vírgenes suicidas de Jeffrey Eugenides y a la película Mustang de Deniz Gamze Ergüven, esa predilección que tengo por las adolescentes raritas, inadaptadas e inconformistas. Sin embargo, Las furias no continúa esa línea; se parece más a Las escalofriantes aventuras de Sabrina, la serie de Netflix que protagoniza Kiernan Shipka.

La historia comienza con una de las protagonistas, Violet, que, tras un acontecimiento trágico en su pasado, se matricula en el elitista colegio femenino de Elm Hollow, donde conocerá a Robin, Grace y Alex. Mientras descubrimos lo que le sucedió a Violet, hallamos un suceso ocurrido en el centro: la muerte, por causas misteriosas, de una estudiante de dieciséis años llamada Emily Frost.

Las furias de Katie Lowe, publicada por Siruela, es una novela de intriga, con tintes fantásticos y de novela negra, que trata sobre las aventuras y desventuras de cuatro amigas, que  forjarán una amistad, repleta de secretos y magia.  El lector siempre conocerá el punto de vista de Violet, la última en entrar en el grupo y que desconoce lo que sucedió anteriormente, siendo una novela de iniciación, en la que se narra la transición de la adolescencia a la vida adulta.

Personalmente, lo que más me ha gustado, junto a la historia de las adolescentes y el misterio que rodea a algunos personajes, son las referencias a la historia del Arte, en la que se mencionan, por ejemplo, la Piedad de Miguel Ángel o las pinturas negras de Goya, y las alusiones a la mitología y a la Historia griega, nombrando a Medea, a Adán y a Eva, y a Artemisia. Se agradece comprobar que se incluyen ciertas referencias culturales en obras juveniles, que pueden despertar el interés de los lectores por el arte y la cultura. También me pareció interesante la historia de Elm Hollow, sus antecedentes, el origen de las furias y, sobre todo, lo relacionado con la brujería en el siglo XVII, narrado por Annabel, una de las profesoras de las chicas.

No obstante, quiero recalcar que es una historia juvenil y, aunque los procesos de brujería y la intriga sean constantes y tengan su importancia, el peso mayor recae en la vida de las cuatro jóvenes y sus experiencias familiares y amorosas.  La historia está narrada por Violet desde el futuro, con una analepsis que abarca casi toda la obra, y que, en la narración del pasado, mantiene un orden lineal al relatar los acontecimientos. Las furias de Katie Lowe, que parece enfocada a un público joven por su temática y su lenguaje sencillo (aunque pueda gustar a lectores adultos interesados en este tipo de historias), resulta entretenida, aunque en ocasiones el ritmo decae y el interés por la historia desciende.

Dejar respuesta