¿Muerte o reinvención del fotoperiodismo?

0
327

El siglo XX es sin duda la centuria que alberga el nacimiento y desarrollo del fotoperiodismo ligado a los conflictos armados. Las posiblidades técnicas y los grandes enfrentamientos que tiñeron de color sangre el siglo pasado tales como la Guerra Civil Española, las Guerras Mundiales y sobre todo, Vietnam fueron los factores ligados a la formación y el crecimiento de esta disciplina.

Con el siglo XXI prácticamente recién estrenado los conflictos siguen estando presentes, de eso no hay duda, pero el dominio y dosificación de la información por los ejercitos, sobre todo el norteamericano, que escarmentó después de Vietnam; hace que la consecución de imágenes comprometidas sea cada vez más difícil. Así lo cree Margarita Ledo, profesora de la Universidad de Santiago de Compostela, en las jornadas de historia y cine dedicadas a la representación audiovisual de las guerras celebradas recientemente en la Universidad Complutense. Para Ledo “el siglo XX se abre con una nueva visión y se cierra sin visión” y es que “es imposible [en estos tiempos] una guerra con imágenes”.

Un poco de historia: Vietnam, como se destacaba, fue la guerra que más influyo en la expansión del fotoperiodismo. Se trabajó con libertad. Fue, según la profesora Ledo “el principio de la libertad de expresión y a la vez el fin”. Nick Add fue el gran fotógrafo de Vietnam, ganó el Pulitzer con la foto de unos niños corriendo después de un ataque americano. La libertad de prensa ayudó a que se difundieran imágenes de Vietnam que no ayudaron nada a los Estados Unidos a ganar la guerra, mostrando los horrores que provocó este país y que influenciaron increíblemente a la opinión pública.

Un grande de esto del fotoperiodismo fue el húngaro Robert Capa. Al estallar la Guerra Civil Española en julio de 1936, Capa se trasladó a España con su novia. Implicado en la lucha antifascista y con la causa de la República, estuvo presente, desde ese lado, en los principales frentes de combate, desde los inicios en el frente de Madrid hasta la retirada final en Cataluña. Siempre en primera línea, es mundialmente famosa su fotografía “Miliciano Herido de Muerte “, tomada en Cerro Muriano, en el frente de Córdoba, el 5 de septiembre de 1936.

La “pérdida de la foto independiente” viene dada por la Segunda Guerra del Golfo. “asistimos pués – afirma Ledo – al nacimiento de una nueva agencia: El Pentágono. La gran Oriana Fallaci ya anunció el fin con los acontecimientos de Kuwait. Ledo ve un panorama oscuro “¿qué está pasando con nuestra capacidad de oposición? Estamos a punto, como Edipo, de reconocer la tragedia por no hacer caso al oráculo, por ello este personaje mitológico acude a la autopunición.”

Horacio Fernández, comisario de Photoespaña, se inclina por la reinvención, por las últimas tendencias del fotoperiodismo. Partimos de algo no muy bueno, eso si. Para Fernández “la prensa está hueca en imágenes: la crisis de saberes desde la caída del Muro de Berlín de la que estamos saliendo ahora hace que asistamos a la reinvención del documentalismo”. “Existe – al mostrar imágenes sanguinarias – el problema de tratar al espectador como un tonto” afirma el comisario que añade que las fotos de atrocidades “ya no conmueven”. Lo importante es que “las fotos nos permitan pensar”.

Las condiciones adversas agudizan el ingenio. No es posible un fotoperiodismo como el de antes, pero para Horacio Fernández las fotos hechas con teléfono móvil por un soldado en Irak pueden parecer interesantes. Fernández, ante el pesimismo que muestra por las fotos de la prensa convencional, apuesta por las series fotográficas que hoy en día presentan artistas como Donald While, Elaine Sharpe, Luc Delahaye o Guy Tillim…Vean y decidan.

Fuente de la imagen:
mezaphoto.tripod.com 

Dejar respuesta