"Muerte en Venecia": Destellos de un clásico inmortal

0
170

La obra de Visconti está considerada una de las mejores películas de todos los tiempos.

Título original:
Morte a Venecia
Año:
1971
Duración:
127 min.
Director:
Luchino Visconti
Guión:
Luchino Visconti & Nicola Badalucco (Novela: Thomas Mann)
Reparto:
Dirk Bogarde, Silvana Mangano, Björn Andrésen, Marisa Berenson, Mark Burns, Romolo Valli

La fantástica obra de Thomas Mann fue llevada a la gran pantalla en 1971 por el prestigioso cineasta italiano Luchino Visconti, quien  contó con la brillante interpretación de Dirk Bogarde  para el personaje de Gustav Von Aschenbach.

La grandeza de la música de Gustav Mahler se va a manifestar en su máximo esplendor sirviendo como base para crear esa atmósfera de angustia que va desgastando a Aschenbach a lo largo de la obra.

En el film toma forma toda una interrelación de temas centrales en torno a la muerte, como la belleza, la decadencia física y de la clase burguesa o la relación entre la vida y el arte con la belleza como elemento común a ambos.

Puede tratarse de una simple relación voyeurística o bien de un proceso de sublimación más complejo, en que Tadzio no encarna sólo el deseo sensual, sino simbólicamente, La Juventud o un ideal de belleza. Pero la ambigüedad con que Visconti presenta este tema muy bien pudiera resultar deliberada.

Y es que para el propio Thomas Mann, quien ha contemplado la belleza con sus propios ojos está consagrado ya a la muerte. Precisamente ésta fue para Visconti la frase de lanzamientote su película.

La crisis personal y artística de Aschenbah le lleva a refugiarse en un hotel en Venecia donde conoce al joven polaco Tadzio, de radiante belleza y del que se enamora, pero con el que no llega a entablar conversación alguna.

Ya el encuentro se produce en un marco que presagia la muerte: la crepuscular Venecia sobre la que se cierne una epidemia de cólera.

Se trata de una minuciosa colección de fotos de alta calidad artística y cargada de simbolismos que en su combinación con la armonía de la música y los planos fijos, cargados de detalles crean una atmósfera sugerente y onírica, con gran acierto en los tonos y colores.

Esto se muestra claramente con la solemnidad de las secuencias iniciales en las que el barco va llegando a Venecia.

También es cierto que el magnífico estilo estético de la película bien pudiera haber sido sobrevalorado teniendo en cuenta que el mero hecho de rodar en una ciudad como Venecia ya asegura un considerable valor artístico al film en cuestión.

Destaca como el protagonista se va desmoronando poco a poco, pasando desde la austeridad, frialdad y dureza, a la inseguridad, angustia, tensión y patetismo final en las escenas de la playa, con Tadzio avanzando mar adentro, precisamente por donde había llegado la epidemia responsable de su muerte.

Quizás el problema de la obra resida en que llegue a resultar excesivamente individualista e intimista, pues prima la óptica del director basada en las influencias e interrelaciones entre las vidas de Mann, Mahler y el propio Visconti.

La película es básicamente contemplativa, sin acción. Pero no sólo es cuestión de lentitud, sino que esa deliberada visión personal, intimista e incluso ambigua adquiere un carácter elitista que puede presentar serias dificultades para conectar con el gran público, especialmente para aquellos que desconozcan la obra escrita de Mann.

Pero lo que es innegable es la brillantez con que Visconti traslada la complejidad de una narrativa tan psicológica y simbólica como la plasmada en el texto de Mann para vertirlo en un cine eminentemente visual y fotográfico ajeno a técnicas discursivas como la voz en off.

Además, lejos de caer en la banalidad y vulgaridad con que se podría tratar la relación entre un joven y un hombre ya maduro, se expresa una altísima sensibilidad que deviene de ese amor imposible y que se hace patente muy especialmente en la escena en que Aschenbach, en su onírica evocación, sueña despierto con acariciar el rostro de Tadzio.

Un 8 sobre 10

Fotografía:
http://www.cinencuentro.com/2006/05/29/muerte-en-venecia-1971/

Dejar respuesta