Mucho ruido y pocas nueces

1
903

Me acuerdo cuando era pequeña. El Madrid lo ganaba todo. Todo el mundo quería ser del Madrid. Era un prestigio ver jugar a ese club blanco que monopolizaba las portadas y los corazones de la gente, con una elegancia innata que adornaba de distinción a jugadores y afición. Es increíble lo que ha cambiado todo en tan poco tiempo. Hace días hablaba con una chica sobre fútbol y me preguntó que de qué equipo era. Al decirle que era del Madrid me miró sorprendida y me preguntó el por qué. Le contesté escuetamente “porque soy de Madrid” y lo que me respondió fue “bueno, pero tienes también el Atleti. Pero ser del Madrid…”. Esa conversación fue un resumen de la realidad actual. Es el Barça el que acapara entusiasmo y el Madrid el que sufre en los tiempos que corren. Antes se decía que “El Barça iba bien si el Madrid iba mal”, ahora es el equipo merengue el que se ve capaz de hacer cualquier cosa por ganar “aunque sea” UN título. No importa dejar atrás el prestigio y la reputación del club, y así lo ha dejado claro Florentino. Mourinho vino pintado de un verde esperanza, un verde que se destiñó el mismo día del Barça-Madrid (y los que quedan aún). Ahora sus portadas desprenden mal rollo y más y más polémicas. Mientras Iniesta se lleva las ovaciones, Cristiano se lleva los pitidos, y lo que es peor, los también campeones del mundo jugadores del club blanco no son ni de lejos tan bien recibidos como lo es el de Albacete.

Mourinho cae o muy bien o muy mal. Por votación popular ganan los que le odian, cosa que no debería sorprendernos dado que el técnico parece hacer lo imposible para que así sea. Lo de mandar a la mierda a los árbitros o pelearse con compañeros de profesión forma parte de su carácter, el Real Madrid sabía lo que había y arriesgó, pisoteando una imagen que lleva años forjándose. Muchos de los aficionados madridistas callan avergonzados esperando a que esto pase, a que todo vuelva a la normalidad. A esto se le une que si el Madrid no gana ni un título esta temporada habrá hecho el ridículo más importante de su historia además de haber tirado por la borda el prestigio del club para nada.

Cristiano no piensa igual. Tampoco entiende de refranes. Al menos no ha escuchado lo de “por la boca muere el pez”, porque sigue hablando de más y cada vez peor. Desde que (casi) predijo el 5-0 en el Camp Nou con su maravillosa frase “¡A ver si nos meten 8 a nosotros!” pensábamos que el peso de sus palabras le caería en la cara y no se atrevería a augurar más resultados, al menos delante de las cámaras. Bien, pues no es así. El delantero ha ido más allá y asegura que “el Madrid ganará la Copa ante el Barcelona” y que está vez él firmará al menos uno de los tantos del partido. No es que no admire el espíritu de victoria de este gran jugador (porque lo es, es un grande y eso nadie se lo niega), pero ¿hasta cuando tenemos que estar los aficionados merengues tragando las palabras de este señorito que no aprende a medir? La mala imagen que proyecta el Madrid la sufrimos nosotros, los de fuera, los que se dejan el dinero en ir al Bernabeu a verles jugar (no hablar).

No queremos más portadas polémicas. Queremos buenos resultados, y que el Madrid sea noticia por su juego, no por sus jugadores. Lavado de imagen. Ya.

Fuentes de imágenes
http://newteamf7.blogspot.com

1 Comentario

  1. Pues figúrate lo de ser del Madrid en Barcelona. Hay que sacar el paraguas y a ver si acaba el chaparrón pronto…pero llevamos 2 años….

    Es muy triste ver a Mourinho, buscando a su hijo al lado del banquillo rival, a su ayudante tirando al suelo a un pobre empleado del club en una trifulca y oir a CR7 que cada vez que habla sube el pan. Lamentable.

    Como también es lamentable la actitud de los medios capitalinos deportivos, lo de Marca y As no tiene nombre con tal de justificar a estos personajes.

    Total, que no solo hay que aguantar el juego del Bar$a, sino que también las mezquindades que se producen en tu propio equipo. Habrá que comprar un paraguas más grande….

    Un saludo, jordi

Dejar respuesta