Mr. English sigue tirando

0
172

El escolta canadiense Carl English se convirtió en el MVP de la tercera jornada de la Liga Endesa con 37 puntos de valoración y recupera la sonrisa en una temporada en el que él y su equipo, el Asefa Estudiantes, han empezado como una bala. Parece que la vida le está devolviendo a English todo lo que le quitó.

La ‘Demencia’ ha encontrado un nuevo ídolo con el que soñar: Carl English

Aunque este fin de semana no pudo evitar la primera derrota de la temporada, 86-85 frente al Gescrap Bizkaia gracias a un triple in extremis de Kostas Vasileiadis, Carl English se está erigiendo como la gran sensación del conjunto entrenado por Txus Vidorreta y también de la Liga Endesa, algo que quedó demostrado en la tercera jornada al alzarse con el trofeo de MVP, con 37 de valoración gracias a sus 32 puntos, siete rebotes y dos asistencias.

Su afición por el baloncesto empezó de rebote por culpa de un fatídico accidente. Su casa se incendió y sus padres murieron cuando apenas tenía cinco años. Se refugió en el baloncesto para evadirse mientras su tío se hacía cargo de su educación, pero por si fuera poca tragedia el terrible suceso, años más tarde su tío recibiría el mismo castigo en un accidente mientras pescaba bacalao en la pequeña colonia canadiense de Patrick’s Cove-Angels Cove.

A pesar de que la mala suerte le perseguía, la frase que continuamente le decían de joven era: “Nunca dejes de intentarlo, sigue tirando aunque todo vaya mal”. Mr. English, como le apodan sus compañeros, no se dio por vencido, y a base de esfuerzo físico y mental superó todos los conos que se fue encontrando en su camino con el objetivo de llegar a ser alguien importante en el mundo baloncestístico. No lo ha tenido fácil, ya que en su primer año como novato de la mayor liga universitaria de Canadá, la Division I de la NNCA, una lesión de tobillo lo dejó sin jugar ni un partido. Ese mismo año, 2001, pretendía presentarse al ‘draft’ de la NBA con muchas posibilidades de entrar en primera ronda.

Su empeño no cesó, volvió a sacar fuerzas y después de cuatro temporadas, previo paso por los Indiana Pacers en 2003, en el que fue cortado sin debutar, dio su primer gran paso: dar el salto a Europa, concretamente a Bolonia. Con el Vidici realizó una muy buena temporada en la Lega, promediando casi veinte puntos por partido. Después pasaría por el KK Zadar croata con el que fue MVP de la Liga del Adriático, antes de que llegara en 2007 a España, de donde ya no se ha movido.

El Canarias fue su primer equipo en la Liga Endesa y no pasó desapercibido precisamente. A pesar de su enorme físico -1,96 metros- el escolta nacido en la pequeña ciudad de San Juan de Terranova destacó por ver aro con facilidad, por su velocidad y penetración a canasta. Promedió 15 puntos durante las dos temporadas que estuvo en el archipiélago, en los que han sido hasta el momento  sus mejores años en España. En 2009 abandonaría Canarias para alzarse con el trofeo de campeón de Liga con el Caja Laboral, pero pasó sin pena ni gloria por el conjunto baskonista. Por ello decidió aceptar la oferta que el DKV Joventut le puso sobre la mesa un año después, temporada en la que se rompió la muñeca sin llegar a jugar ni un minuto de la segunda mitad de Liga. Su siguiente estación fue Sevilla, con el Banca Cívica de Joan Plaza como destino, donde tampoco encontraría su sitio.

Pero English siguió intentándolo y parece que la vida le está devolviendo lo que le quitó. Asefa Estudiantes se alegra de ello, ya que está siendo su estrella en estos cuatro partidos que llevamos de Liga. Aún más se alegra Mr. English, quien siguió y seguirá tirando para borrar los malos momentos de su vida.

Fotografía: Antonio Martín (ACB Photo)

Dejar respuesta