Mourinho monopoliza el columnismo deportivo

0
69

El I Congreso Internacional de Columnismo y Periodismo de Opinión celebrado en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid reservó un espacio dedicado al columnismo en la prensa deportiva.

Poca variedad temática en los periódicos deportivos españoles. Fotografía: Jon S.

Ejerció como moderador el profesor Pedro Paniagua, y como invitados los periodistas John Carlin, José Félix Díaz, Roberto Palomar, Orfeo Suárez, Juanma Trueba y Luis Villarejo.

Tras la pertinente rueda de presentaciones rompía el hielo el periodista británico, haciendo un retrato de sí mismo: “Soy un híbrido o un mercenario, porque he escrito de todo. Yo soy un impostor, un aficionado que de vez en cuando escribe en El País. El periodista deportivo no tiene menos calidad que los demás, y los que son buenos son fantásticos. El periodismo deportivo no exige menos rigor o peor capacidad de escritura”.

A continuación, José Félix Díaz, redactor jefe de El Confidencial, menciona el tema que se iba a convertir en el objeto casi exclusivo de toda la reunión: José Mourinho. Cree que cuando se vaya del fútbol español se le echará de menos, pero que “ahora que está, se le echa de más”; y no comparte la afirmación que defienden aquellos que dicen que la prensa debería pagar por tener a Mou: “Nunca se debe pagar por una información. Mou es un terremoto y es un número uno porque, aunque no nos guste, genera un continuo interés”.

Continuó Roberto Palomar, redactor jefe de Marca, para explicar la relación que tiene con el omnipresente técnico portugués (con el que mantiene un conflicto en los juzgados a causa de una columna publicada hace unos meses) para responder dónde están los límites a la hora de escribir una columna: “Los límites están donde diga el juez. Mou tiene todo el derecho a defenderse; no sé si yo me he pasado o no. En este columnismo corremos el riesgo de creer que tenemos derecho a todo”.

Orfeo Suárez, redactor jefe de Deportes de El Mundo, explica los motivos que le han llevado a publicar el libro Yo soy español, dedicado a la selección española de fútbol: “Los libros son todo aquello que no te cabe en las columnas o cosas que no publicas porque el periódico requiere otra cosa. Es una reflexión un poco más tranquila, distanciada y personal”.

El subdirector del diario As, Juanma Trueba, que habitualmente hace uso de la metáfora a la hora de elaborar sus crónicas, no cree que estas sean lo más adecuado para las columnas aunque “si le das a la metáfora encuentras buenos sitios para aplicarlas en cualquier lugar”.

Luis Villarejo, actual director de comunicación del Consejo Superior de Deportes, cree que la salud del columnista en España es muy buena y advierte que “solo son eficaces si aportan sorpresa, si te aportan algo nuevo”.

Una de las preguntas que resultó más interesante fue la relativa a la politización en el mundo del fútbol. Para Carlin, “está futbolizada la política porque el fútbol no deja de ser un espacio lúdico, y es donde me doy más permiso para exagerar. Creo que está más politizado en España que en cualquier otro país, sobre todo por la rivalidad Madrid-Barcelona, que tiene algo tan especial que lo distingue de todo lo que yo conozco en el mundo”.

De vuelta al entrenador del Real Madrid, José Félix Díaz dibuja un perfil del técnico portugués que, a su juicio, comparten muchos compañeros de prensa: “No le aguantamos porque ha roto todo trato con la prensa, con la que no existe ninguna relación”. Aconseja a los estudiantes de Periodismo que “no caigan en el periodismo de bufanda. Es el momento de exigir al periodismo una vuelta a los valores. Tu militancia o no en un equipo no te debe condicionar, aunque sea difícil aislarse”.

Trueba pone en contraposición el ejemplo de Vicente del Bosque: “Estoy harto de los tipos malos, porque ser antipático, borde o maleducado no tiene un valor especial. Vicente estuvo mal visto por ser educado”.

Salieron a relucir nombres de otros entrenadores que han sido polémicos, como Javier Clemente o Luis Aragonés, y aparecieron opiniones encontradas sobre la importancia del entrenador en un equipo. Villarejo cree que “el entrenador vertebra la unión del equipo con el club”, y en cambio Juanma Trueba sostuvo que “es una figura que goza de demasiada trascendencia”.

No faltó la ocasión para las apuestas de cara al próximo derbi entre el Real Madrid y el Atleti, para abrir un hueco a los deportes minoritarios como el alpinismo, el ciclismo o el rugby, donde Carlin aprovechó para reflejar cómo siguen manteniendo valores como el honor y la caballerosidad que el fútbol, por su dimensión social y económica, ha perdido.

Ofrecen una serie de consejos para realizar un buen trabajo que Carlin resumió en una máxima: “La clave de todo es ser un buen profesional”. Confiesan que, en general, les cuesta mucho ponerse un tiempo para terminar sus columnas. Roberto Palomar reconoció: “Yo no podría trabajar en una revista porque no hay nada más fascinante que cuando quedan quince minutos para el cierre y tienes que cambiar la crónica”. Carlin fue aún más gráfico al afirmar que “solo alcanzo mi máximo nivel a última hora y con una pistola en la cabeza”.

José Félix Díaz termina explicando cómo el fútbol lo llena todo y en ocasiones ensombrece las gestas de otros deportistas más minoritarios y pone como ejemplo al triatleta Javier Gómez Noya, que tras terminar su participación en los pasados JJOO de Londres, se acercó a los periodistas españoles para darles las gracias por ir a verle competir: “A mí eso me dio mucho que pensar y me ganó para toda la vida”.

En el turno de preguntas volvió a salir el tema de Mourinho, la profesionalidad de los periodistas, la importancia de un periodismo deportivo (seis mil periodistas acreditados el pasado verano en Londres), la objetividad (Carlin asegura que no cree en ella, pero sí en la honestidad y pone como ejemplo, que ya recoge en su libro El factor humano, cómo gestionó a la prensa el líder sudafricano Nelson Mandela), el patriotismo en los medios, y el papel de la mujer en el periodismo deportivo (ninguna periodista estaba entre las invitadas pero Luis Villarejo hizo una defensa del papel, cada vez más llamativo, en los medios y en los acontecimientos deportivos diciendo que “son nuestras deportistas las que han hecho buenos los pasados Juegos”, aunque Orfeo Suárez reconoce que: “hace falta tiempo para que la mujer alcance puestos directivos”).

Si bien resultó un encuentro interesante y entretenido, se echaron en falta más anécdotas sobre la profesión, las experiencias y sistemas de trabajo, el funcionamiento de las redacciones o los consejos para los futuros periodistas deportivos, ya que el fútbol y la figura de Mourinho restaron tiempo a todo lo demás.

Dejar respuesta