Modric en lo más alto

1
86
Luka Modric (28) se zafa de la vigilancia de un contrario. Foto: captura de vídeo.
Luka Modric (28) se zafa de la vigilancia de un contrario. Foto: captura de vídeo.

Luka Modric se ha convertido en uno de los pilares fundamentales del Real Madrid esta temporada. El jugador croata ha pasado, durante el año y medio que lleva en la capital, de comodín a ser el quinto más utilizado por Carlo Ancelotti con 2.233 minutos acumulados -antes del partido de Liga frente al Athletic de Bilbao-, sólo por detrás de Pepe, Cristiano, Benzema y Sergio Ramos. Se ha convertido en una pieza indiscutible.

El croata llegó al Madrid de José Mourinho en agosto de 2012, marcado por los 30 millones de euros de su fichaje, que además propició dudas sobre si su incorporación era realmente necesaria para el equipo. Su adaptación fue bastante larga, pese a que poco a poco fue haciéndose un hueco entre los jugadores blancos. No destacó demasiado hasta marzo del año siguiente, durante la vuelta de octavos de Champions en Old Trafford frente al Manchester. Fue autor de un gran gol desde fuera del área, revolucionando el partido nada más salir del banquillo. No obstante, ni el jugador, ni el Real Madrid tuvieron un buen final de temporada.

Con la llegada de Carlo Ancelotti y el cambio de sistema, Modric ha terminado de encontrar su sitio en el campo, como medio centro y formando parte del once inicial. Su gran dinamismo le ha llevado a ser uno de los jugadores con más presencia en el juego y una garantía para su entrenador, sobre todo en este último mes de altibajos en el Real Madrid. Ancelotti confió en el desde el principio. “Es normal que un jugador que llega a un equipo nuevo, en un país nuevo, pueda tener problemas para adaptarse”, dijo el técnico sobre su futbolista. El tiempo y el jugador croata le han dado la razón: el míster, los madridistas y los medios nacionales sólo tienen elogios para el balcánico y su excelente calidad de juego.

Su intensidad, confianza y continuidad de juego han mejorado notablemente durante los últimos meses. Lidera la clasificación de acciones en el equipo con 1988 y una media de 73 por partido. Rápido y eficaz, con recursos, anticipación y gran capacidad para recuperar balones, se ha convertido en el rey de las asistencias. Aunque no destaca por la cantidad de goles, si lo hace por su calidad, como en la ya mencionada remontada en Champions ante el Manchester del pasado año, o en con un tanto en la victoria frente al Copenhage en diciembre de esta misma temporada. El jugador ha adquirido un enorme nivel de implicación en el juego del equipo madrileño, pasando a ser un jugador prácticamente imprescindible y, según Ancelotti, con margen de mejora.

Lleva tres pases convertidos en gol en varios de los últimos encuentros. La primera de las asistencias llegó en Cornellá, jugando contra el Espanyol, pase rematado por Pepe, donde Modric dejó claro que volvía a ser el jugador que deslumbró en el Tottenham. En la siguiente jornada, deslumbró con una impresionante jugada, recortando a la defensa del Betis y cediendo el balón a Benzema, que hizo el tercer gol en el Benito Villamarín. El croata volvió a mostrar todo su repertorio en el partido ante el Granada, con constantes ataques, que terminaron en un triunfo (2-0) para los de Ancelotti, de la mano de Cristiano y Benzema.

En definitiva, el ex del Tottenham ha tenido una ascendiente presencia en el Real Madrid, y pese al indiscutible liderato de Ronaldo, Modric se ha convertido en la otra pieza imprescindible del equipo.

1 Comentario

Dejar respuesta