Mo Yan, “el Kafka chino”, recoge un merecido Nobel de Literatura

0
172

La expectación suscitada por la entrega del Nobel de Literatura de este 2012 llegó a su fin este lunes cuando Mo Yan, seudónimo que significa “No hables”, se presenció en El Konserthuset de Estocolmo para recoger su merecido premio pese a que el autor no esperaba en absoluto ser el elegido.

Mo Yan y el presidente del Comité, Per Wästberg

De entrada el seudónimo “No hables” tomado por el autor refleja de inmediato la ironía de la que Guan Moye, verdadero nombre del ganador del premio, hace gala en una República China donde la censura supone el pan de cada día entre la opinión pública. El autor ha declarado que no esperaba recibir este premio ya que no se considera tan experimentado como otros autores excelentes de su país. Esto choca con las declaraciones del presidente del Comité Nobel de Literatura Per Wästberg, quien recalcó que “en la obra de Mo Yan, la literatura mundial habla con una voz que ahoga a la mayoría de los contemporáneos”.

Mo Yan, en palabras de Per Wästberg, describe a través del humor un pasado de China que “es una revisión convincente y mordaz de cincuenta años de propaganda”. Wästberg no escatimó en elogiar la obra del escritor y su modo de retratar la sociedad china que, según explicó, conoce “prácticamente todo lo que hay que conocer sobre el hambre y, probablemente, la brutalidad del siglo XX en China nunca ha sido descrita de una manera tan desnuda”. Una literatura que tiene como objetivo desmontar, o al menos satirizar, la hipocresía política reinante en el país asiático y atacar su historia, a veces incluso falsificada.

El siguiente en la lista tras Tomas Tranströmer –poeta sueco galardonado en 2011- nació en la provincia de Shandong en una humilde familia de granjeros. Ávido lector de Gabriel García Márquez y comparado en más de una ocasión a Franz Kafka, sus obras han sido traducidas a numerosos idiomas. En España, la mayoría de sus obras pertenecen a la editorial Kailas, exceptuando Sorgo Rojo (El Aleph Editores), que fundó la lista de obras del escritor publicadas en nuestro país y que, además, fue llevada a la gran pantalla por Zhang Yimou, Una adaptación cinematográfica que le valió el Oso de Oro en el Festival de Berlin de 1988.

La primera obra publicada en España por Kailas, Grandes pechos, amplias caderas, fue contratada por la editorial escasos meses después de su creación pese a que tardó más de dos años en salir a la luz y sufrió la censura de Pekín. Después se sucedieron otras cinco traducciones al español llevadas a cabo por Kailas, Las baladas del ajo en 2008, La vida y la muerte me están desgastando, La república del vino, Shifu y por último Rana. Además de estas seis obras, la editorial Seix Barral se adjudicaba horas después de conocer el veredicto sueco la más reciente creación de Mo Yan, un libro de unas 130 páginas titulado ¿Qué fue del comunismo? 

Fotografía: European Pressphoto

Dejar respuesta