Misterios y fantasmas en Sevilla

1
368

cubierta

Como decía la zarzuela, en los últimos años la ciencia ha avanzado “lo que es una barbaridad”… Pero aún estamos muy lejos de tener todas las respuestas: en ocasiones suceden hechos que van más allá de lo racional, de lo comprensible, y que no podamos explicarlos aún científicamente no significa que no existan.

Los casos sobre sucesos inexplicables o, cuando menos, intrigantes, ocurren en multitud de lugares, y una ciudad como Sevilla, con una tradición y folclore popular tan ricos, abunda en leyendas e historias sobrenaturales.

Para dar a conocer muchas de estas historias, el periodista José Manuel García Bautista ha recopilado el volumen Sevilla paranormal, dentro de la serie “Las rutas del misterio” que publica la editorial Almuzara (entre los que también se encuentran otros títulos como Enigmas y misterios de Córdoba, Sevilla misteriosa, Granada misteriosa, Málaga misteriosa, Extremadura misteriosa…); en este libro encontramos casos ocurridos tanto en el centro histórico de la ciudad como en sus barrios periféricos y, en una última parte, sucesos de otros puntos de la provincia.

Recoger un número tan alto de casos —más de sesenta— en estas más de doscientas páginas es producto de varios años de investigación (aquí aparecen ocurridos desde 2009 hasta 2015, aunque la mayor parte no están fechados): anteriormente el autor fue jefe de corresponsales del programa de radio “Milenio 3” de Iker Jiménez en la Cadena Ser y ha colaborado también en otros programas de Canal Sur y en revistas como Año Cero o Enigmas.

Los sucesos de apariciones o fantasmas suelen estar vinculados a lugares donde han ocurrido desgracias, epidemias u otros sufrimientos, y por esto muchas de las historias aquí narradas están ambientadas “entre las viejas paredes” de edificios históricos, hospitales o recintos religiosos; por ejemplo, la del cirujano que murió operando por un fallo cardíaco y ahora se aparece en un quirófano del hospital Virgen del Rocío, la sombra de un monje que se vislumbra en el antiguo callejón de la inquisición, fenómenos de poltergeist o los extraños pasos que se oyen —y se miden— en la planta superior del restaurante “Viandas”. Al ser tantos, el autor pone énfasis particular en determinados, como los de la calle Laraña, con la facultad de Bellas Artes (la “milla de oro de lo paranormal” en Sevilla), el Banco Hispano Americano (antigua cárcel Real de Sevilla), el edificio de la Diputación o Torreblanca, entre otros. También se incluyen casos investigados explicables científicamente, como las caras de la casa Surga, en Utrera.

Quien haya visto alguno de los programas televisivos de misterio en boga podrá hacerse una idea de muchos de estos casos. Como allí, el periodista informa de ellos, tras acudir con un equipo, entrevista a testigos, pero raramente los sucesos son explicables o están cerrados, de aquí que muchas veces el lector pueda tener la sensación de falta de conclusión.

La ordenación además parte, como se ha dicho, de los lugares geográficos en donde se han producido (habría sido interesante que se añadiera un mapa de la ciudad marcando los lugares mencionados), no cronológicamente, por lo que al narrar ciertas historias ocurridas en diferentes lugares se repiten hechos semejantes.

Asimismo, en el libro se incluyen algunos aspectos más teóricos, como el “decálogo de una investigación” —qué equipo llevar, qué métodos— (pp. 100-101) o cuáles son los métodos más frecuentes para comunicarse con los muertos (como la ouija, mesas parlantes, etc., pp. 139-142), que quedan algo desligados de las historias y desorientan estructuralmente un tanto al lector. Para evitar esto se emplea un estilo coloquial con el que dar cercanía.

Como profesor de lengua, llama poderosamente la atención la ausencia constante de tildes en el “sí” afirmativo y el “cómo” interrogativo (que deberían acentuarse, como en “pocas veces he escrito de automóviles fantasmas, [pero] *si de vehículos”…, p. 149); del mismo modo, la redacción de muchas oraciones sería muy mejorable sintácticamente.

A pesar de ello, los aficionados al misterio encontrarán en este libro una documentación abundante de sucesos que raramente aparecen en los periódicos, pero forman parte de la historia de la ciudad. Además, al existir otros títulos sobre más ciudades andaluzas —Sevilla, Córdoba, Granada, Málaga—, podrán conformar un mapa con la geografía del misterio.

1 Comentario

Dejar respuesta