Mireia domina en las distancias cortas

0
980

La nadadora Mireia Belmonte ha cerrado su participación en los Europeos de piscina corta celebrados en Szczecin (Polonia) con cuatro oros, el mejor resultado de su carrera deportiva. Belmonte se impuso en las disciplinas de 200 metros estilos, 200 libres, 400 estilos y 400 libres, superando con 21 años el botín cosechado en los Mundiales de piscina corta del año pasado en Dubái, donde se proclamó bicampeona mundial. La natación española, además, consiguió un meritorio tercer puesto en el medallero gracias a las victorias de Aschwin Wildeboer (oro en 50 espalda y plata en 100 y 200 estilos), Melanie Costa (oro en 200 libres y plata en 400 y 800 libres), Duane da Rocha (plata en 200 estilos) y Erika Villaécija (plata en 800 libres).

Belmonte y Wildeboer, estrellas del CN Sabadell

El azul piscina de los ojos de Mireia Belmonte ha vuelto a brillar de alegría en la marítima ciudad de Szczecin, bálsamo perfecto para olvidar las frustraciones vividas en Shanghái. Con los focos mediáticos más alejados que en los Mundiales del pasado verano y disfrutando de la distancia que mejor se adapta a sus condiciones físicas, Belmonte consiguió cuatro oros que la redimen de las críticas que llegaron a calificarla como el último juguete roto de la natación española.

Tres cuartos de lo mismo ha sucedido con Aschwin Wildeboer, que vive en una constante guerra consigo mismo. Ni ganando tres medallas (una de ellas de oro) se ve satisfecho con su rendimiento, y así lo hizo notar en su regreso a España. Por su parte, Mireia era todo felicidad y aseguró que no se esperaba semejante triunfo en Polonia. Ambos tienen el mismo talón de Aquiles: las grandes competiciones, esto es, la piscina olímpica, donde nunca terminan de explotar. 

Londres está a la vuelta de la esquina y la opinión pública vuelve a apuntar a Mireia como favorita para medalla tras haberla sacado de todo pronóstico hace tan solo cinco meses. Son las ventajas de batir a una reina de la natación mundial como Federica Pellegrini, privilegiada que se encuentra entre las pocas capaces de hacer sombra a Laure Manaudou, quien ahora ha tenido que admitir la superioridad de Belmonte en los 25 metros de la piscina corta. Pellegrini y Manaudou son las referencias de la pasada década junto a la ya retirada Inge de Bruijn, y las comparaciones de Belmonte con ellas no son nuevas. La más autorizada ha venido a cargo de su propio entrenador, Frédéric Vergnoux.

Nadie como Vergnoux conoce la importancia de esa sonrisa que Mireia, aún agotada por el esfuerzo realizado en tan pocos días, mostró al lograr su póquer de oros. Su técnico ya ha comentado en más de una entrevista la tendencia de su pupila a pasar “del superbien al supermal” en cortos intervalos de tiempo. En Szczecin se vio la versión superbien de Mireia, la que le debe servir como espaldarazo definitivo de cara a los Juegos Olímpicos, el premio más goloso para cualquier deportista. 

En Londres, y según palabras de Vergnoux, la apuesta más factible para conseguir una presea son los 800 metros libres. La facilidad de Belmonte para destacar en la piscina corta se debe a su aceleración en los virajes y a la explosividad de su inicio. En la piscina larga hay menos virajes, por lo que la catalana debe mejorar su capacidad para mantener una velocidad constante en lugar de la progresividad de la que hizo gala en Polonia, arma suficiente para dejar atrás a todas sus competidoras. 

Vergnoux considera a Belmonte como uno de los grandes talentos de la natación mundial

Otro factor a tener en cuenta es el psicológico. Cuatro oros mantienen en una nube a cualquiera, pero lo que Vergnoux y todo el entorno de Mireia quieren evitar es que la nadadora vuelva a verse inferior a cualquiera de sus rivales, hecho que sucedió en Shanghái, donde los problemas para conciliar el sueño, la presión que envuelve a un Mundial y el palmarés del resto de nadadoras la intimidaron hasta el punto de sentirse agradecida por poder competir junto a ellas.

Convencerla de que son las demás las que tienen que temerla será el principal caballo de batalla para el psicólogo que complementa los trabajos técnicos de Vergnoux. El entrenador francés es el primer convencido de ello; viendo su trayectoria profesional, en la que destaca su trabajo al frente del equipo femenino de natación del Reino Unido, no parecen palabras gratuitas.

Fotografías: CN Sabadell // EC Szczecin 2011

Dejar respuesta