Miguel Sebastián o la Era de los Gestores

0
192

“Quiero dirigirme a los jóvenes, a los que trabajan, a los que tardan muchas horas en trasladarse por la ciudad, a los que buscan una vivienda, a los que viven solos”, estas fueron las primeras palabras del nuevo candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián. Doctor en económicas por la universidad de Minnesotta, el ex asesor para asuntos financieros y hombre de confianza de Zapatero, se enfrenta a la arriesgada aventura de desbancar de su trono al todopoderoso Gallardón. Una empresa que se presenta complicada, dada la inexperiencia en la agitada y combativa vida política del novedoso candidato socialista.

Sin haber contado con el apoyo unánime de la vieja guardia del socialismo, como la del ex presidente de la Comunidad, Joaquín Leguina, o la del ex alcalde Juan Barranco; los actuales miembros del Gobierno alaban al experto economista por su gran capacidad de gestión y, en palabras de Zapatero, por ser “el mejor candidato para traer lo que la ciudad necesita: orden, calidad de vida y cercanía con los ciudadanos”.

Es sin duda una decisión valiente del presidente del Gobierno, criticado por enésima vez por los de siempre, alegando que se trata de una elección a dedo y por eliminación.

Pues bien, si realmente ha llegado la hora en Madrid de llevar a cabo una gestión que no hipoteque a los ciudadanos por los siglos de los siglos, creo que es la elección correcta. La deuda de la capital, de todos es sabido, es superior a la de las otras cinco grandes ciudades de España juntas. No solo eso, el gasto en obras públicas aumentará el año próximo en 791 millones de euros, siendo una de las reformas el nuevo despacho del alcalde. Cuando en un municipio hay un descontento continuo y palpable, cuando se aplican constantemente medidas impopulares; léase el dichoso SER, la subida abusiva de los vados, del impuesto de circulación o del IBI, cuando la EMT y el Metro sufren un caos diario y no cumplen con las expectativas de ser un rápido y eficaz medio de transporte público, cuando gran parte de Madrid se encuentra levantado por las obras –por no hablar de una nueva atracción llamada M-30-, cuando la televisión pública y sus profesionales, se encuentran maniatados por las cuerdas de un partido político que manipula, entonces se debe apostar por un cambio, y para el caso de la capital hoy en día, un cambio de gestor.

El gran problema de Miguel Sebastián lo tiene en los votantes de izquierda. Ya hemos oído a Gaspar Llamazares decir que se trata de una alternativa que “está como mucho en el centro o en la derecha”. No le falta razón; posiblemente Sebastián no sea el estandarte del socialismo y habrá significado una gran desilusión para todos aquellos que esperaban una apuesta mucho mas clara y evidente, por llevar a Madrid a la cúspide del progresismo. Sin embargo, la situación que vive actualmente Madrid no permite un cambio drástico y radical que pueda conllevar un desastre mayor; hay que deshacer el entuerto y aplicar una política municipal que aproveche al máximo sus recursos financieros en el bien de sus ciudadanos. Uno de los principales objetivos del candidato socialista durante la campaña electoral, consistirá en explicar a los ciudadanos cómo puede llevar a cabo una gestión mucho mejor de la que hace el PP.

Fuentes de texto:
www.elpaís.es
El Economista 16/11/2006
Fuente fotografía:
www.ABC.es

Dejar respuesta