Miguel Gutiérrez: “Algunas frases son autorretratos”

0
636

Redactor jefe de Sportyou y creador del blog “La libreta de Van Gaal”, Miguel Gutiérrez es el autor de Frases de Fútbol (editorial Córner), en el que hace un repaso de las declaraciones que han pasado a la historia del balompié por su carácter filosófico, su genialidad o simplemente su torpeza.

Miguel Gutiérrez, autor de "Frases de Fútbol"

Pregunta: El libro está teniendo una gran acogida y ya se ha lanzado la segunda edición. ¿Ha cumplido sus expectativas?
Respuesta:
Mis expectativas eran las de intentar hacer un libro interesante. La gente no es consciente del poco dinero que se gana con el libro en relación con el esfuerzo que uno invierte en ello. Que haya una segunda edición me alegra mucho por la acogida que ha tenido en cuanto a cantidad y calidad. En cantidad porque la segunda edición se ha conseguido en un mes y medio, y en calidad porque la única crítica que me han hecho quienes han leído el libro es que se les ha hecho corto. 

P.: ¿Cómo se le ocurrió escribir Frases de fútbol?
R.: Fue hace unos años, leyendo un recopilatorio de frases de cine que servían para contar la historia. Como siempre estoy pensando en el fútbol, pensé que podía hacer algo parecido. Cuando la editorial Córner me propuso hacer algo con ellos, presenté tres propuestas y ésta fue una de ellas. No es una recopilación, sino que las frases son el hilo conductor para contar historias del deporte. 

P.: ¿Ha habido alguna frase que le haya sorprendido más que el resto?
R.: El libro me ha servido para conocer más a personajes como Tommy Docherty. Se ha oído hablar de él en los medios pero no se está tan atento a su vida y milagros. También he profundizado en personajes como Carlos Bilardo o César Menotti. Todos saben que están enfrentados, pero pocos conocen la raíz de ese enfrentamiento. Yo tampoco la conocía y, al indagar y ver cómo se tiraban los trastos a la cabeza, he podido profundizar. El Javier Clemente de los inicios, Johan Cruyff… El libro me ha servido mucho para aprender. No se hace por dinero, se hace por cosas como ésta.

P.: ¿Sirve una frase para poder conocer a una persona?
R.: Algunas frases son autorretratos, dejan mucho al descubierto. Evidentemente, no todas, no te puedes fiar de lo que diga una persona. Hay muchas contradicciones, se dice una cosa en un contexto y la contraria en otro. Cuando uno baja la guardia y se muestra a sí mismo a través de lo que dice, sí es posible. 

P.: ¿Por ejemplo?
R.: Jesús Gil. Su hijo dice que tenía una conexión directa entre su cerebro y su lengua. Contaba todo lo que se le venía a la cabeza. No tenía ninguna cortapisa. Luego, hay otras personas que miden al milímetro cada palabra que dicen. Pienso en Manuel Pellegrini en su etapa en el Real Madrid. No daba un solo titular a los periodistas, era desesperante porque no sabías lo que estaba pensando.

P.: ¿Ha habido alguien que le haya decepcionado por lo que dijo?
R.: Decepcionado no. Cuando empecé a recopilar material pensaba dedicarle un capítulo a Luis Aragonés. Se podría haber hecho, pero ha tenido una trayectoria demasiado dilatada para resumirla en una frase. Tiene muchas que habría que contextualizar demasiado, porque eran más llamativas que representativas. Algún día haremos algún texto con las frases de Luis.

Un regalo ideal de Navidad

P.: En 1990 había frases como “El deporte es un juego de once contra once en el que siempre gana Alemania”, mientras que en la actualidad destaca el “Que la chupen” de Diego Maradona. ¿Se ha perdido profundidad?
R.: Puede ser. Quizá lo miramos con la perspectiva histórica. Quizá en 1990, cuando Gary Lineker dijo esa frase, nadie dijo ninguna frase brillante. Hoy, cada día tenemos cincuenta frases y ninguna dice nada, pero la semana que viene puede haber alguna que merezca la pena. Tiene más que ver con el ciclo: antes había escasez de información y ahora estamos saturados. La crispación que hay ahora tampoco la teníamos antes. Eso puede hacer percibir que no hay brillantez.

P.: ¿Qué opina sobre esta crispación predominante?
R.: Se habla más de las ruedas de prensa que de los partidos. Antes se veía algún total en la televisión, mientras que ahora se tuitean, se retransmiten en directo, se hacen chats… Se explotan, en definitiva, como antes no se hacía. Queremos analizarlo absolutamente todo: si José Mourinho sale con las manos cruzadas, si está tenso… En parte es porque los clubes han cerrado el grifo a los medios y no les proporcionan apenas información. Tienen que llenar páginas y minutos con una información de la que no disponen y se ven obligados a darle vueltas a lo que hay. A veces son dobles mortales con tirabuzón que no tienen sentido. 

P.: Volviendo al libro, ¿habrá una segunda parte?
R.: Me lo preguntan mucho, incluso en la presentación lo hicieron. Me sorprende. Es un tema que me gusta. A raíz del libro he abierto un blog y una cuenta de Twitter donde sigo recopilando información. Seguramente, si tengo la oportunidad de volver a hacer un proyecto de este tipo, vuelva a hacer algo con el mundo de las frases. Sería algo distinto, porque los grandes personajes y aportadores ya están en este libro. Debería buscar otro enfoque, siempre con las frases como hilo conductor. Pero tengo otras ideas antes y creo que quedan unos añitos para un segundo libro.

P.: Usted es un usuario activo de las redes sociales. ¿Cómo considera una herramienta como Twitter?
R.: Es una fuente de información brutal. Eso sí, yo cito siempre, no me apropio de ideas de otros. Si veo una idea que me gusta y la quiero retransmitir, retuiteo. Sirve para enterarte de muchas cosas: unas las retuiteas, otras las guardas en favoritos para abordarlas unos días después, otras las guardas en otra carpeta… No concibo que haya periodistas que no utilicen Twitter, no ya para comunicar, sino para estar informados. Es un caudal de información que no se puede obviar.

P.: ¿Hay diferencia entre el aficionado que usa Twitter y el del bar?
R.: Hay mucha gente que está en el bar y me los imagino leyendo y actualizando sus cuentas de Twitter. No quiero generalizar, pero hay perfiles. Hay gente que me lee y me conoce y hay otros que no me conocerán en la vida porque no saben encender un ordenador. No es cuestión de separar entre Twitter y el bar, es más la brecha digital. Mi inquietud era el otro lado de la brecha. Sabía que el libro iba a tener una buena aceptación entre los que me leían: había interés, preguntaban cuándo salía… Luego está la gente del otro lado, que va al centro comercial y ve un libro de Miguel Gutiérrez que se llama Frases de Fútbol.

P.: Ahora que termina el año y es tiempo de hacer balance, ¿cuál ha sido la frase del año?
R.: Por lo que se ha repetido, por lo que ha dado que hablar y por el cachondeo que ha originado, los ‘por qués’ de Mourinho. Y ligándola a esta, la frase de Guardiola sobre ‘el puto amo’.

Fotografías cedidas por Editorial Córner

Dejar respuesta