Miedo

0
187

Miedo. Vuelve a ser Madrid y vuelve a ser un medio de transporte. Hoy de nuevo todos hemos sentido miedo y hoy de nuevo todos nos hemos sentido madrileños. Por desgracia, ha vuelto esa sensación de unión que llega tras las catástrofes. No digo que lo de hoy sea como lo de aquel día, pero el miedo ha regresado en forma de humo, gritos, heridos, desesperación… Se ha roto el diálogo. No se puede hablar si la respuesta obtenida es siempre la violencia. No se puede pensar en paz cuando el miedo nos vuelve a sorprender. Estábamos intentando olvidar, pero el recuerdo ha vuelto. No va a haber más conversaciones. Ahora, ¿qué? ¿Por dónde seguimos? No se puede mantener más este monólogo, pero, ¿qué solución tiene?

Todos nos hemos levantado esta mañana y hemos sentido ese escalofrío al oír la noticia. No quiero hablar con ellos, no si esa va a ser su respuesta. ¿Se han reído de nosotros? Puede que sí, pero el diálogo y la palabra son las únicas armas de la democracia. No vale todo. Insisto, no vale todo. Al final ganará la paz, porque ellos son pocos y el resto estamos unidos. Zapatero y Rajoy han dicho hoy lo mismo. Tenemos una sola voz y se nos va a oír. Pero en silencio, y con calma. Como se nos oirá mañana en las manifestaciones convocadas frente a los ayuntamientos. Porque al final la voz que se oye más fuerte es la del silencio y la de la paz del pueblo unido. Porque todos estamos en el mismo barco y todos queremos que vaya hacia la misma dirección. Porque como ya se dijo hace mucho tiempo, “no hay camino para la paz, la paz es el camino”.

Dejar respuesta