Michael Phelps contra toda su leyenda

0
82

El gran icono de los pasados Juegos Olímpicos de Pekín, el ganador de ocho medallas de oro en una misma edición, luchará en el Centro Acuático de Londres por reeditar, aunque no opte al mismo número de triunfos, el éxito obtenido en el Cubo de Agua de la capital china. Michael Phelps competirá contra el recuerdo de su gloriosa actuación, contra la posibilidad de ser el deportista olímpico más condecorado de toda la historia, y contra su compatriota y gran rival Ryan Lochte.

Michael Phelps podría ser el deportista con más medallas en unos JJOO

Michael Phelps, el nadador que se hizo eterno en los Juegos de 2008 superando la barrera de las medallas doradas obtenidas por Mark Spitz en los de Múnich 72, vuelve a una piscina olímpica. Los últimos Juegos del poderoso deportista de Maryland, quedaron esculpidos para siempre en el firmamento de las grandes hazañas olímpicas. En Londres, cuarta edición olímpica en la que participará Phelps, el nadador americano tomará la salida en siete pruebas, no pudiendo optar así a reeditar la proeza lograda en el Cubo de Agua de Pekín.

Hasta ocho veces emergió la figura imperial del ganador en la majestuosa piscina china. Todas, con la excepción de aquella que tuvo un suspense que ni siquiera una ‘foto-finish’ pudo solucionar, mostraban una postal deportiva inmortal, la del hombre que superaba un reto tras otro y se encaminaba al paraíso de los mitos. Entre los Juegos de Atenas, en 2004, y los últimos de Pekín, Michael Phelps suma un total de 16 medallas. Jalonan su palmarés olímpico 14 preseas de oro y 2 de bronce, siendo el deportista que más medallas de la más alta distinción acumula. Sin embargo, la gimnasta rusa Larisa Latynina, con 18, es quien cuenta con mayor número de condecoraciones. Solo tres podios separan al nadador de convertirse en el deportista olímpico más premiado.

Los Mundiales de Shanghai del pasado verano vieron el ‘sorpasso’ de Ryan Lochte. El nadador que siempre ha estado a la sombra de la leyenda olímpica ganó al coleccionista de medallas las carreras de 200 metros libres y 200 metros estilos, arrebatando en la última el récord mundial al propio Phelps. En los campeonatos nacionales, los ‘trials’, de este año, Phelps se desquitó venciendo en los 200 estilos a Lochte, pero sucumbió en la distancia de 400. En Londres, Lochte tiene la posibilidad de aguar la fiesta de su compatriota. El apuesto nadador, solo un año más joven que la gran leyenda olímpica, ha sido mejor desde que su antagonista certificara la proeza de Pekín.

El gran emblema de la pasada edición, junto al velocista jamaicano Usain Bolt y a la selección olímpica china, busca reencontrarse con su gloria. Nadará contra las expectativas, contra el recuerdo y contra el peso de la púrpura. Además ha encontrado en la piscina un rival capaz de discutirle. Habrá duelo grande, similar al que sobre la pista de atletismo tendrán Usain Bolt y Yohan Blake, o en el medallero los equipos de Estados Unidos y China. Phelps y Lochte, la batalla entre quien ya descansa en el olimpo frente al eterno aspirante, la lucha entre la permanencia de la tiranía o la irrupción de quien desea dominar. Carreras que podrían generar una recua infinita de antítesis para uno de los duelos que hace grande a los Juegos.

Fotografía: JD Lasica

Dejar respuesta