Mi dueño se cansó de mí

1
139

El anteproyecto de la ley de comercio y tenencia responsable de perros y gatos podría presentarse en las próximas semanas.

Perro abandonado frente parada de autobús

Desde que comenzó la crisis económica el abandono animal ha aumentado notablemente en nuestro país, donde cada 3 minutos alguien prescinde de su mascota. Tenemos el verano a la vuelta de la esquina, fecha crítica para las protectoras que se ven desbordadas debido a la gran cantidad de familias que se van de vacaciones y el perro o el gato no es más que un estorbo, por lo que recurren a la opción más fácil: el abandono.

Debemos aprender a respetar al resto de seres vivos que cohabitan en el planeta tierra y al fin el Gobierno ha dado el primer paso. La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha anunciado hoy en el Congreso que ante las escandalosas cifras, que no hacen más que aumentar y con el objetivo de minimizar los abandonos de mascotas se está ultimando una ley de comercio y tenencia responsable de perros y gatos.

Cuando un ser humano se hace responsable de cualquier otro ser vivo lo mínimo que se le puede exigir es responsabilidad. Nuestras acciones repercuten en el medio que nos envuelve y no podemos afirmar que desconocemos las consecuencias de nuestros actos, es por esto que a día de hoy no se puede entender como todavía existen personas que abandonan animales. Seres vivos que sienten y padecen y que sin ningún motivo – hay que hacer un pequeño inciso para decir que tu dueño se canse de los cuidados que necesitas y que ya conocía cuando decidió adquirir una mascota no es un motivo – se ven obligados a malvivir en la calle. Del mismo modo, debemos tener en cuenta que un alto porcentaje de los animales que son abandonados mueren atropellados intentando buscar su casa.

Las cifras son desgarradoras, España es uno de los países europeos con mayor índice no solo de abandono sino también de maltrato; nuestro reto debe ser disminuir esta tasa y que la sociedad vea la crueldad que supone dejar a un ser vivo, que necesita unos cuidados y tiene unos sentimientos, en la calle y desprotegido ¿Qué clase de desalmado es capaz de actuar así?

Con esta ley se prevén nuevas sanciones para intentar erradicar esta práctica tan sumamente egoísta. No se puede conseguir todo en un día y esta ley no será lo que nuestro país necesita, que no es ni más ni menos que un simple cambio de mentalidad y capacidad para abrir los ojos y darnos cuenta de lo increíble que es nuestro planeta y todos los seres que habitan en él, no obstante, puede ser un paso adelante. El mero hecho de que los políticos españoles consideren necesario legislar sobre este tema es un avance que no puede pasar inadvertido.

Es muy triste que el ser humano solo funcione con el clásico acción – reacción pero si para que se dejen de llevar a cabo estas prácticas salvajes se necesitan penas duras, nuestra única opción es elevar las penas y cruzar los dedos por si esto consigue cambiar la situación. Ahora solo podemos esperar y ver si esta ley es la chispa que España necesita para ver el mundo y no solo a él mismo.

Fotografía: Mar Morales

1 Comentario

Dejar respuesta