Metta World Peace, o la bondad no reflejada en la pista

0
80

Metta World Peace ha reincidido, cometiendo su enésima locura. Esta vez, el alero de Los Angeles Lakers agredió con un codazo al escolta de los Oklahoma City Thunder James Harden. Es el último de innumerables actos intolerables de un jugador que no pasa desapercibido allá por donde pasa.

Metta World Peace, una causa perdido en la NBA

En junio del año pasado, Ron Artest acudió al registro para cambiar su nombre por el de Metta World Peace (Bondadosa Paz Mundial). El díscolo alero de Los Angeles Lakers lo hizo para buscar la paz interior, pero parece que todo lo demostrado fuera de las canchas no lo aplica cuando se encuentra sobre el parqué, ya que ha cometido varios sucesos polémicos, con peleas barriobajeras y grandes sanciones disciplinarias.

El último caso ocurrió en el partido que enfrentaba a los Lakers frente a los Thunder en la fase regular. Tras machacar el aro, al polémico jugador no se le ocurrió otra cosa que celebrarlo propinándole un codazo al escolta James Harden. Consecuencia: conmoción cerebral para Harden y siete partidos de sanción para World Peace, que tendrán que completarse a medida que los angelinos disputen sus encuentros de ‘playoffs’. Si cayesen eliminados, los partidos restantes se acumularían para la siguiente temporada.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Cf8pgbA-ad4[/youtube]

De esta forma, Pau Gasol, Kobe Bryant y compañía se quedan sin el alero titular para su estreno en los ‘playoffs’ frente a los Denver Nuggets. “Es una jugada en la que machaco sobre Durant e Ibaka y me emociono. Es una pena que le haya dado un codazo sin intención a Harden. Espero que esté bien y pido disculpas. Ha sido un gran partido y es desafortunado que toda la emoción me saliera en ese momento”, dijo al respecto World Peace, aunque las imágenes televisivas muestran que había intención y así lo han interpretado los altos mandos de la NBA.

Se esperaba un castigo mayor para el alero, ya no sólo por el codazo, sino por los precedentes. El más grave de ellos sucedió en 2004, cuando, jugando con los Indiana Pacers, se enfrentó con un aficionado de los Detroit Pistons presente en el Palace de Auburn Hills. Fue un acto bochornoso para la NBA y el jugador fue suspendido para toda la temporada, lo que supuso 73 partidos de liga regular, trece de ‘playoffs’ y una pérdida económica de cinco millones de dólares.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6fXRl-j4Usk[/youtube]

No quedó ahí la cosa, ya que en 2008 llegó a los Houston Rockets y protagonizó diversas polémicas con su actual compañero, Kobe Bryant. Fue expulsado tras enzarzarse con él en una pelea y, a la temporada siguiente, se repitió la misma historia, aunque esta vez sin expulsión de por medio.

Dos años después aterrizó en Los Angeles para compartir vestuario con Bryant. Aunque comenzó un tratamiento psiquiátrico, el controvertido jugador siguió a lo suyo, protagonizando roces con LeBron James, JJ Barea -al que propinó un manotazo-, Paul Pierce y, finalmente, el mencionado Harden. Sin duda, un baloncestista de talla mundial, pero también un penoso ejemplo para todos los amantes del deporte de la canasta.

Fotografía: Keith Allison
Vídeo: Donnacha fk/ uab10

Dejar respuesta