Métodos suecos para acabar con el frío

0
76

The Sounds

Llegaban a Madrid The Sounds, una de las bandas suecas más queridas por el público español, prueba de ello son sus múltiples actuaciones en nuestro país en los últimos años, tanto en festivales como el Sonorama o el Dcode, o ya sea en conciertos propios como el de la noche del viernes en la sala La Riviera. Esta vez el motivo de su visita era la presentación de su último trabajo discográfico Something to die for.

Para este concierto venían acompañados por los californianos The Limousins, un dúo encargado de empezar a calentar el ambiente en La Riviera, donde Giovanni Giusti se encarga de  todo el tema instrumental con sus teclados, sintetizadores y demás cacharritos, mientras que Eric Victorino se encargaba de cantar. Mucha pose, mucho ‘fuck’ y mucho ‘fucking’ cada vez que hablaban con el público, mucho salto y movimiento de cuello y cabeza, mucho ruido, muchos juguetitos como altavoces con luz, globos gigantes rellenos de confeti para explotarlos durante la actuación, y también una vez acabada, ya que ellos fueron los encargados de limpiarlo con cepillo y recogedor.

En definitiva, más interesados en aparentar e intentar ser ‘cool’ que por lo que importa de verdad en una actuación: la música. Su actuación se hizo larga, cansina y aburrida. Lo peor que puede pasar con un telonero en un concierto. A resaltar del directo sus dos temas más conocidos: “Internet killed the video-star” y “Very busy people”

Menos mal que estaba allí The Sounds para solucionar el entuerto y dejar un buen sabor de boca a los asistentes, aunque tuvieron que luchar contra un terrible enemigo, como fue el sonido en la sala. Maja Ivarsson y los suyos saben lo que su público quiere y no se andan por las ramas, se lo dan desde el primer minuto hasta el final de su actuación sin guardarse ningún as en la manga. Ella tiene claramente definido su papel como ‘frontwoman’ y cómo debe representarlo.

Es decir, si la banda son ella y el resto, que son altos y fornidos escandinavos, ella va a ser la más dura y macarra del grupo, y dejó muestras de esta actitud durante todo el show. Lo mismo escupe, que se fuma un cigarro, que se sube la falda y va enseñando piernas, o ya cuando está en faena también llega a enseñar las bragas negras que llevaba ayer, o se pone a flirtear con el personal de seguridad. Todo esto sin parar de cantar y bailar. En definitiva, un huracán en el escenario.

The Sounds

Aunque el reclamo para acudir a este concierto era la presentación de su último álbum, del que tocaron algunas canciones, fueron a lo seguro y dieron un repaso por los éxitos de sus anteriores discos. Canciones como: “Song with a mission”, “Queen of apologies” o “Something to die for” hicieron que el público se viniese arriba. El momento emocionante y el único tranquilo llegó con “Night after night”, tocada en su versión calmada y pausada, aunque, y es una pena, no la continuaron con su versión mas rockera como han hecho en otras conciertos de años anteriores.

El apogeo del concierto llego cuando tocaron “Painted by numbers” y “Living in America”. La canción que más pedía la gente y con la que más caos se formó entre el público fue “Tony the beat”, que la dejaron para el bis final y así acabar en el punto más álgido de su actuación.

Tras esta actuación queda claro que si se llevará a cabo esa competición inventada en la mente de Christina Rosenvinge de lucha de perras entre cantantes femeninas, Maja Ivarsson tendría que estar entre los puestos de honor de dicho certamen, después de haber pateado algunos culos de otras competidoras sin despeinarse.

Fotografías: Tony Delong.

Dejar respuesta