Metales pesados dañan a especies animales

0
102

Pintarroja, pez espada, mejillones y berberechos son las especies más contaminadas por metales pesados según un estudio español.

Autores de la investigación
Autores de la investigación

A pesar de esto, de acuerdo con esta investigación publicada por la revista Environtment International los productos de mar que consumimos son seguros para la salud. Los responsables de este veredicto (capitaneados por el catedrático Fernando Gil Hernández) son investigadores pertenecientes al departamento de medicina legal, toxicología y antropología física de la Universidad de Granada, que han llevado a cabo el estudio más amplio realizado en España sobre el tema.

Las conclusiones del experimento esclarecen que la concentración media de mercurio, plomo, cadmio, estaño y arsénico que se halló en los ejemplares analizados está por debajo de los límites permitidos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Para la realización del estudio se analizaron 485 muestras de 43 especies diferentes, de las cuales 25 se estudiaron frescas, 12 en conserva y 6 congeladas.

Sólo seis del total de estas muestras, es decir, un 1,24%, superaron el máximo permitido, mientas que 174 (un 36% del total) presentaban incluso niveles de contaminación inferiores a la cantidad que es posible detectar.

Para que el muestreo fuera realmente representativo las especies del experimento fueron extraídas de varias de las zonas de pesca habituales en el consumo español. Así un 18% del total provenían de caladeros andaluces, un 42% del resto de España, el 10% de mares Europeos y el restante 30% de otros lugares del mundo.

A pesar de la ínfima cuota media de metales pesados en estos peces, la mayor acumulación de elementos nocivos está registrada en la pintarroja, el pez espada, los mejillones y los berberechos. No sorprende este resultado ya que es sabido que las especies de bivalvos tienen más facilidad para contener estos metales al filtrar el agua. Otros, como los túnidos, también tienen tendencia a acumular sobre todo mercurio debido a las transformaciones bióticas de su ecosistema. Sí sorprende el dato de que la panga, uno de los pescados considerados más manchados por estos metales, sea de los que menos los contienen junto con el bacalao congelado.

Teniendo en cuenta los resultados del experimento, Gil Hernández aconseja no suprimir el consumo de los géneros más contaminados, si no diversificarlo. Del mismo modo el experto también añade la importancia de “tener en cuenta la presencia de selenio, un potente antioxidante que previene dolencias cardiovasculares, y que está presente en la sardina y el salmón, lo que hace que estas especies sean muy recomendables para el consumo”. Además estas últimas presentan una concentración muy notable de ácidos grasos de la serie Omega 3.

Para concluir el catedrático apunta que los resultados vertidos por el estudio son comparables a los de otros realizados con anterioridad. “Esto apunta a que nos movemos en límites muy similares y de ello se deduce que el mar no necesariamente está más contaminado, al menos, los datos obtenidos por nosotros se sitúan en este sentido”.

Fuente de las imágenes: OpenPhoto y Universidad de Granada

Dejar respuesta