Messi es un escándalo

1
209

Coge la pelota. La esconde, la muestra y la vuelve a esconder. Mete quinta y se frena en seco. Él sabe que te pasarás de frenada, entonces vuelve a meter quinta. Pero no le parece suficiente. Él quiere más. Para qué marcar dos si puede marcar tres. Por eso te busca, te regatea, te humilla (aunque no sé si la superioridad resulta humillante). Provoca un penalti, pero mejor regalárselo a Ibra, así crece la aureola del buen compañero.
La gente le idolatra. Maradona dicen algunos. Me parece un insulto compararlos. Éste hace de Maradona cincuenta partidos al año. Maradona depende de éste en Sudáfrica. Es imposible que Diego no piense igual. Seguro que sí. Estoy seguro. El Pelusa sabe que éste es mejor. Lo sabe.

El partido termina. Él le mantiene el pulso al Madrid y a sus 200 millones. ¿Cuánto cuesta? Quizás no tenga precio. O quizás sí, pero nadie lo pueda pagar. Todos le piden la camiseta, pero yo si fuese él la guardaría. Ya ha regalado un penalti, sería pasarse de bondadoso. Me imagino el vestuario:

– Oye, ¿te ha molestado mucho el flemón?

– ¿Qué flemón?

Pues eso.

Brugal: M-E-S-S-I.

Garrafón: Dárselo al Atlético me da la risa, así que para Nadal, que no es el mismo desde hace mucho tiempo.

Fuentes de la imagen:
DAYLIFE (
http://www.daylife.com)

1 Comentario

Dejar respuesta