Messi desatasca a Argentina

0
252

Argentina debutó en Sudáfrica y, como apuntaban todos los pronósticos, lo hizo con victoria ante Nigeria. Aunque por la mínima. Todavía tienen un largo camino por andar, mucha pólvora en ataque (Messi, Higuaín, Diego Milito, Tévez,…), pero poco juego en equipo y, sobre todo, poca puntería. Tuvo que ser el ex madridista Heinze el que, de un certero cabezazo a saque de córner, dio a la albiceleste sus tres primeros puntos en este Mundial de Sudáfrica.
El Ellis Park de Johannesburgo acogía el debut de una Argentina de la que se esperaban más respuestas de las que ayer ofreció. ¿Es la albiceleste una seria candidata a levantar el próximo 11 de julio el trofeo de campeón? ¿Será Messi el desequilibrante e imparable jugador del Barcelona? ¿Conseguirán Higuaín o Diego Milito continuar su racha goleadora en el combinado nacional? ¿Vale Ángel Di María los 40 millones que el Benfica pide por él?
La albiceleste tardó apenas 8 minutos en ponerse por delante en el marcador. Pero el encargado de dar a Argentina el que, a posteriori, sería el gol de la victoria no fue ninguna de sus grandes estrellas, sino el defensa Gabriel Heinze, que de un testarazo completamente solo y desde fuera del área pequeña batió al portero nigeriano Enyeama, espléndido durante los 90 minutos. Aún así, gran parte de la culpa de que los de Maradona no sentenciaran el partido la tuvieron los propios futbolistas. Leo Messi, el mejor del partido, y Gonzalo Higuaín, a la postre sustituido por el tricampeón Diego Milito, fallaron lo que no están acostumbrados en sus respectivos equipos.

Argentina = Messi. Al comienzo de la segunda parte parecía que Argentina había cambiado el chip conformista y de juego lento de los primeros 45 minutos para ir finalmente a por el partido y demostrar por qué está entre las favoritas para ganar el Mundial. Pero no. Messi, que cuando enfila hacía portería parece un toro bravo al que nadie puede parar, estuvo a punto de hacer el segundo en el minuto 49. La Pulga quiere callar la boca a todos los que lo critican diciendo que en la Selección no juega igual que en el Barcelona. Ayer, con un sistema de juego que le dio más libertad, el blaugrana fue el auténtico baluarte del equipo, un peligro constante y puro espectáculo para todo aficionado al fútbol, aunque sin suerte en los metros finales. La lucha con Cristiano Ronaldo por demostrar quién es el mejor jugador del mundo será dura, y el argentino empieza fuerte.

Nigeria da el susto. Nigeria no dio verdadera sensación de poderle liar el partido a Argentina hasta los últimos compases del choque, cuando el lateral Taiwo se sacó un zapatazo que rozó la portería de Romero. A partir de aquí, los africanos parecieron pensar “de perdidos al río” y, al no tener nada que perder, se lanzaron al ataque, pero ya no había nada que hacer. Maradona se agenció sus tres primeros puntos como seleccionador en un Mundial con un juego que depende de la genialidad de Messi y de la pólvora de los arietes, pero donde la colectividad (y la defensa) brilla por su ausencia.

Di María. Y respecto a la pregunta anteriormente planteaba sobre si Di María vale tanto como el Benfica pide por él, basándonos sólo en el partido de ayer, la respuesta sería “¡¿en qué están pensando estos portugueses?!”. Quizá en la zona noble del Bernabéu se estén frotando las manos con este jugo tan mediocre del argentino pensando en la tajada que pueden sacar con estas inesperadas rebajas veraniegas.

Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de las imágenes:
www.terra.com

Dejar respuesta