Merkel y Sarkozy, la puñalada a Europa

0
354

Ingenuos. La mayoría de los medios de comunicación de este país pecan de ser ingenuos, si no cómplices de un mensaje equivocado. Un mensaje que se ha lanzado, cómo no, desde el Poder. Esta vez hablamos de Europa y la reunión entre Angela Merkel y Nicolas Sarkozy.

La idea principal que ocupaba las portadas de los diarios era el impulso para crear un gobierno europeo capaz de hacer frente a la crisis y de dar seguridad/confianza de cara a los mercados.

Nada más lejos de la realidad. Lo que han decidido los dos políticos es otorgarle más poder al Presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy. Hay que recordar que esta institución no es un órgano comunitario, sino intergubernamental. ¿Qué quiere decir esto? Que tanto su fin como su composición no están orientados a sacar adelante proyectos en el nombre de la comunidad europea, sino que representa la más alta voz de los Estados dentro de la Unión y la defensa de sus intereses propios sobre los comunitarios.

Es un órgano que ha ido ganando peso con el paso del tiempo. Así se explica que en estos últimos años se cuestione la creciente barrida para casa que realizan los Estados (los más poderosos, se entiende): Los Miembros de más poder se ven con más poder aún y lo aprovechan para satisfacer sus necesidades, dejando de lado la idea de lo común.

Por ello esta última decisión de Merkel y Sarkozy no es otra cosa que una puñalada a Europa, al concepto de Comunidad Europea, y lo peor es que se dibuja como un gesto para fortalecer el poder de Europa. Al mismo tiempo, y aunque parezca paradójico, se vende como una renacionalización, es decir, una devolución de competencias a los Estados, pero esto queda algo cojo si después no se explica que es una devolución de competencias a los Estados capaces de decidir dentro de la Unión, es decir, a esa dupla franco alemana, quizás con alguno más acompañando a esa vanguardia. No hay renacionalización válida si no existe una distribución del poder justa entre los miembros de la Unión. Tal como se está haciendo, darle poder a los Estados no es un mensaje europeísta, aunque editoriales y noticias de muchos diarios así lo quieran ver.

¿No queríais una Europa a varias velocidades? La habrá, y más con estos ejemplos, pues la velocidad la marcarán aquellos que son capaces de tomar decisiones. Que sean dos líderes concretos los que se reúnan y propongan acuerdos para todo el continente, al más puro estilo bilateral, ya deja ver cómo van a desarrollarse las cosas de aquí en adelante. Los demás, como observadores, miraremos cómo no sólo hemos cedido competencias a la Unión, sino también a sus países dominantes. Ellos exigen, el resto acatan.

Si de verdad se quería crear un Gobierno Económico Europeo es la Comisión la que tendría que recoger ese poder cedido. Ésta es una institución comunitaria en la que supuestamente se defienden los intereses de la Unión en su totalidad y no de los Estados miembros a título individual. Cada vez, y más desde el Tratado de Lisboa, la Comisión tiene menos poder y competencias, en favor de ese Eje de los Estados liderado por el Consejo de Van Rompuy.

Estas líneas no son un alegato europeísta. Pero tampoco es justo vender un mensaje que no es cierto, que no está ocurriendo, ni por parte de los medios ni por parte de los políticos (unos políticos que, por cierto, están pensando en rédito electoral con elecciones cercanas). No se está otorgando poder a la Unión Europea como tal, ni se están renacionalizando las competencias económicas. Se está agravando la situación que venía siendo así desde 2007: los países más poderosos de Europa, hoy lo son  aún más sobre el resto.

Fuente del texto:
El País, 17-08-2011
El Mundo, 17-08-2011
ABC, 17-08-2011
Fuente de las imágenes:
http://imagenes.lapatilla.s3.amazonaws.com/site/wp-content/uploads/2011/06/2011-06-17T112837Z_38898629_BM2E76H112A01_RTRMADP_3_EUROZONE-GERMANY-MERKEL-VIENNA.jpg
http://www.finanzzas.com/wp-content/uploads/Cumbre_Union_Europa.jpg

Dejar respuesta