Mercedes Cebrián: ‘En medio del empobrecimiento cultural actual, podemos decir que la obra de Wallace es necesaria en nuestros días’

0
181

La semana pasada tuvo lugar la presentación en La Central de La escoba del sistema, del autor de culto David Foster Wallace. Tras haberse traducido al español el resto de sus obras, por fin podemos disfrutar de su primera obra, que sentó las bases del estilo del americano.

“Si hay algo de podamos decir de David Foster Wallace es que es un autor de culto, lo que significa que, una de dos, o lo amas o lo odias”. Así empezó la presentación José Luis Amores, editor de Pálido Fuego, y traductor de La escoba del sistema, primera obra del americano y última en llegar en español a nuestras librerías.

Dicha obra fue una de las primeras obras traducidas por Amores y la única no publicada por Mondadori, editorial habitual en España de las obras de Foster Wallace. Según Amores, el hecho de adjudicarse dicha traducción fue “un golpe de suerte”, tras conseguir contactar con Bonnie Nadell, representante de Foster Wallace, y convencerla a pesar de no tener nada publicado.

Nada más comenzar, el editor se mostró insatisfecho con las presentaciones de los libros, ya que, según él, a éstas acude un público que muchas veces no ha leído las obras, de manera que el ponente ha de conseguir llamar la atención de los oyentes e inculcarles las ganas de leerlas. Para ello, procedió a hablarnos acerca de la psicología del propio autor trasladada a los personajes.

Si hay algo que caracteriza la temática de las obras de Foster Wallace es la ácida crítica a la sociedad americana y la complejidad ideológica de sus personajes, retratando de forma precisa la infelicidad del americano medio a través de un lenguaje farragoso y oscuro que no pretende serlo. Amores comparó a los personajes de Foster Wallace con los del director de cine Todd Solondz (Bienvenido a la casa de muñecas, Happiness), que realiza un retrato de caracteres sumidos en la desesperación y miserables pero a los que trata compasivamente a través de la ironía.

Además, hay un aspecto clave en el estilo Foster Wallace: las enumeraciones con sumo detalle, que consigue crear la sensación de infinito y de querer abarcar lo inabarcable, queriendo además mostrarnos la textura del mundo en que vivimos. De esta forma, abriendo una página al azar, podemos disfrutar de sus textos sin tener ni idea de lo que van, lo que convierte al autor en “un escritor necesario”.

escoba

Amores y Cebrián, durante la presentación del libro.

Posteriormente, la escritora Mercedes Cebrián destacó la complejidad de los textos del americano a la hora de trasladarlos a la pantalla. “La literatura no es literatura si podemos pasarla fácilmente al cine. Las obras de Foster Wallace son metaliteratura, como Las mil y una noches”, afirmó, comparando la estructura de dicha obra con la de La escoba del sistema, que encierra también diversas historias diferentes dentro de la novela, creando diferentes niveles.

También destacó la importancia de las obras del americano, en defensa del papel de la cultura y la importancia de la literatura, ya que, según Cebrián, “la literatura ha sido relegada actualmente en detrimento de formas de entretenimiento fáciles y banales, causando un empobrecimiento cultural total”. Por último, Cebrián procedió a la lectura de varios fragmentos de La escoba del sistema y se ofreció un concierto gratuito del grupo Tiger and Milk tras la presentación del libro. 

Foto: Beatriz Gil

Dejar respuesta