Mens sana in corpore sano

0
446

El lunes 19 de octubre comenzó el XIII Congreso Internacional de Psiquiatría en Madrid bajo el lema No hay salud sin salud mental, organizado por el Comité de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), que preside el Dr. Jerónimo Sáez. Congreso que presenta como novedad en la capital, la reunión conjunta de la SEP y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB). Los objetivos del mismo -donde se estima participarán 2.000 psiquiatras- son establecer un punto de encuentro anual de la Psiquiatría española, en el cual, se puedan intercambiar experiencias y conocimientos, se den a conocer las nuevas investigaciones, los avances en prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades mentales, además de la formación de profesionales. Todo ello a través de simposios, cursos, conferencias, mesas redondas y talleres. Destaca también como innovación, los foros de debate, que abarcarán temas como la formación en psiquiatría, la identidad de la psiquiatría y la organización de la asistencia psiquiátrica, los cuales, finalizarán con la redacción de un documento de consenso final.

La salud mental en España no presenta cifras alentadoras pues los expertos señalan que uno de cada seis españoles ha padecido, padece o padecerá un trastorno mental durante su vida, de ahí el reto de la Convención de mejorar el nivel de salud mental en la población ya que el lema de la misma manifiesta la interrelación entre salud mental y física.

Julio Bobes, presidente de la SEPB y del comité científico, subraya la relevancia de revisar la Declaración de Helsinki, fruto de la Conferencia Ministerial de la OMS para Salud Mental, celebrada entre el 12 y el 15 de enero del año 2005 por la importancia de adquirir un compromiso económico en el marco europeo que evite la inequidad e inasistencia por falta de medios e infraestructuras. Asimismo habla de la necesidad de mejorar la salud mental asistencial.

En los últimos años se han duplicado las enfermedades mentales como la depresión, ansiedad, estrés y las adicciones. La Psiquiatría de Adicción, unidad creada hace 20 años, no sólo abarca la problemática de los pacientes que padecen adicciones y trastornos mentales, sino que incluye las adicciones sin sustancia y de comportamiento que en la actualidad emergen en la sociedad. Dentro de esta especialidad se estudia el uso complicado de las tecnologías de la Información, Comunicación y el Juego entre adolescentes que implica un enfoque multimodal ya que estos pacientes debido a su contacto excesivo con las tecnologías de Información y Comunicación se aíslan, pierden las habilidades sociales, bajan el rendimiento escolar, etc. La ludopatía ha aumentado considerablemente en la población adolescente. Un abordaje psicológico y farmacológico para controlar los impulsos es importante, debido al déficit de los mismos, que caracteriza el perfil de estos jóvenes. En el simposio dirigido por el Dr. Gabriel Rubio se señala la psicopatología de la impulsividad que explica los puntos comunes de las adicciones; algo que caracteriza también a las patologías de los Trastornos por Conducta Alimentaria, que se pensaban diferentes.

Tanto en unas adicciones como en otras es muy importante la prevención para acotar una enfermedad que se puede frenar a partir de los conocimientos que facilitan la comunidad, gracias también a la divulgación de los medios de comunicación o en el seno de la familia. Las técnicas más eficaces empleadas una vez desarrollado el problema son la cognitivo-conductual que se centran en corregir pensamientos irracionales y el control de estímulos. Y según nos comentaba el Dr. Ruiz Lázaro – Comunidad de Aragón- en los Trastornos por Conducta Alimentaria a día de hoy se trabaja con la terapia motivacional y de aceptación y compromiso: trabajar la motivación al cambio, es decir, cambiar la conducta y la actitud respecto al cuerpo. Uno debe aceptarse tal y como es y adquirir un compromiso vital, ya sea lograr estudios, la relaciones de pareja, familia, etc.

Parte de la explicación de estos fenómenos es la vulnerabilidad de la genética, el medio ambiente y factores culturales. Son problemas complejos que requieren soluciones que no son sencillas a su vez. Las terapias familiares y de grupo en personas homogéneas y bien conducidas son un apoyo fundamental para la mejora del paciente.

Los Trastornos por Conducta Alimentaria no han variado en los últimos años- quizá haya despuntado algo la bulimia- y afectan a un 30% de la población femenina si bien crece el número de adolescentes varones que padecen este trastorno. La obesidad sobresale de manera preocupante en relación con el fomento del culto al cuerpo, el creciente sedentarismo, el abandono de la dieta mediterránea, la abundancia de la comida basura, la venta de productos baratos hipercalóricos y la pérdida de la tradición de comer en familia.

El Dr. Ruiz Lázaro ha hablado en su conferencia de la Generación Mileurista o X y la Generación Y o Generación 2001, grupos de jóvenes donde el culto al cuerpo y a la estética es más destacable que en otras generaciones por la edad que representan. El término mileurista nace a raíz de una carta dirigida al diario EL PAÍS, redactada por una joven de alrededor de los treinta años. Esta generación se caracteriza por estar muy preparada y formada, por ser jóvenes que no han accedido a los puestos de poder. Jóvenes escépticos y muy críticos con los valores de sus padres; criados con la MTV y comida basura y con una revalorización de la adolescencia que les fuerza a ser adolescentes eternos. La escritora Espido Freire, ausente en el simposio, presenta en su bibliografía un libro que ilustra este grupo de jóvenes: Mileuristas. Retrato de la Generación de los mil euros.

Por otro lado, La Generación Y es la posterior y hace referencia a los nacidos entre 1978 y 1989: nativos digitales que dominan las tecnologías desde el principio, adolescentes y jóvenes multitarea, sobreprotegidos por sus padres, a la par que niños muy deseados y con excesivas atenciones. Jóvenes que toleran muy mal la frustración a nivel emocional a pesar de su preparación. Los estudios de estas generaciones tan interesantes por parte de psicólogos, psiquiatras y sociólogos han permitido conseguir avances en la materia.

Y para cerrar este primer capítulo del Congreso, invitando a una profunda reflexión sobre los problemas que engloban la salud mental, parafrasearé a O’Brien, autor que citó en su ponencia el Dr. Ferre Navarrete: Adicción es una conducta mal adaptativa y compleja que se forja por la exposición repetida a estímulos gratificantes. Ahí queda esto…

Fuente de texto:
Personal, entrevista y programas
www.psiquimadrid2009.com
www.munimadrid.es/Salud
Fuente de imágenes:
Google: Jerónimo Sáez, Julio Bobes, obesidad, delgadez extrema y nuevos ludópatas

Dejar respuesta