Melendi quiere que “volvamos a empezar”

1
1047

Aquel joven asturiano apodado Melendi, que se dio a conocer en el panorama musical allá por el año 2003, regresa después de un considerable parón para presentar su quinto álbum de estudio que lleva por título Volvamos a empezar.

Parece ser que su vuelta ha llegado envuelta en una pequeña polémica, desatada a raíz de la portada de su disco, que no ha conseguido dejar a nadie indiferente. En la caratula se muestra desnudo casi en su totalidad -unicamente acompañado con una hoja que le tapa sus partes púdicas- rodeado de la civilización (Times Square de Nueva York), de todas las novedades que ha traído este mundo cambiante. Quiere hacer una recreación moderna de Adán, y lo ha conseguido a la perfección con una desorientación propia de cualquier habitante del año 0 que pusiera un pie en la tierra. Y además ha tenido la ocasión de lucir sus numerosos tatuajes y como las horas de gimnasio han tenido su merecida recompensa.

Barbie de extrarradio es el primer single del disco que ha logrado sonar en todas las radios nacionales. Se ha convertido en poco tiempo en un gran éxito que logra envolvernos tanto como hicieron otras canciones pasadas del asturiano como pueden ser “Caminando por la vida”, “Hablando en plata”, “Con la luna llena” o “Piratas del bar Caribe”.

El quinto álbum -después de Sin noticias de Holanda, Que el cielo espere sentao, Mientras no cueste trabajo y Curiosa la cara de tu padre– combina a la perfección los ritmos rápidos con baladas de excepcional calidad, letras profundas y muy sugerentes. Aunque desgraciadamente Melendi no es un maestro en esta dinámica, y aunque intenta con mucho ahincó desarrollarlos, su voz rasgada deja poca opción para las baladas. “Llueve”, “Melancolemia”, “Cierra los ojos”, “Perdóname ángel” se tornan como puntos de inflexión hacía el amor, el desamor o la ausencia de la persona amada.

Donde mejor se mueve el asturiano es en otro tipo de canciones más marchosas y rítmicas a las que nos tiene acostumbrados; y en las cuales puede sacar todo su partido como cantante. Un ejemplo claro lo encontramos en “Somos”, “La ley”, “Canción de amor caducada”, “Entre la ropa sucia de Cupido” y por supuesto en el single “Barbie de extrarradio”. Algunas de las cuales nos recuerdan mucho a los inicios de Melendi en el mundo de la canción, como puede ser “Somos”, que nos hace ver como todas las cosas que hacemos en la vida terminan teniendo sus consecuencias tarde o temprano.

Pero si tenemos que hacer una selección de los mejores temas del álbum, dos de ellos sobresalen por encima de los demás. “El Patito” es un cante ante la inspiración, las ideas o las musas que han surgido de la cabeza del cantante para componer las letras y que ha tenido desde Sin noticias de Holanda, todo ello comparándolo como si se tratara de un parto. Y el segundo sería “Corazón de peón” que con una espectacular metáfora del juego de ajedrez clásico nos quiere explicar cómo, a pesar de haber muchos obstáculos en el camino, al final todo depende de la reina, de lo que esa persona diga.

Volvamos a empezar se compone de doce temas que intentan regresar a sus comienzos, a sus inicios más sabios donde todo parecía tan sencillo, pero con una vena más rockera que Melendi interpreta más que correctamente. Sin embargo, la industria musical sigue sufriendo una grave crisis y autores tan destacados como Melendi siguen aguantando el tirón gracias a buenas dosis de música, con temas que hablan del día a día y de historia que nos pueden pasar a cualquiera de nosotros.

1 Comentario

Dejar respuesta