Renzi forma el primer Gobierno paritario de la historia de Italia

0
143

La mayoría que representa la coalición formada por el Partido Demócrata, el Nuevo Centroderecha y los pequeños grupos de centro convirtió la votación del Paramento en un mero trámite, especialmente tras la ratificación del Senado. Comienza así una legislatura marcada por la promesa de reformas radicales.

Matteo Renzi. Wikimedia. Creative CommonsYa es oficial. La confirmación del nuevo gobierno por parte del Parlamento el pasado martes 25, era el último paso a superar. Matteo Renzi comienza su primera legislatura con la promesa de reformas “radicales y rápidas”. Entre ellas, el cambio del mercado laboral, la restructuración de la administración y la bajada de impuestos. Tres reformas que tienen en su fecha de realización una promesa en sí misma. Todas se realizarán en los próximos tres meses. Sin embargo, algunas fuerzas de la oposición mantienen una postura escéptica ante tanto cambio. Especialmente ante la duda que plantea el fondo presupuestario que se empleará para llevar a cabo este plan reformista.

El nuevo gobierno fue anunciado el sábado, tras una reunión de dos horas con el Presidente de la República, Giorgio Napolitano. El resultado es el primer equipo ejecutivo paritario de la historia de Italia. Ocho hombres y ocho mujeres, aunque hay que destacar un factor. Tres de ellas están al frente de los ministerios sin cartera. Esto es, Reformas y Relaciones con el Parlamento, Administración Pública y Asuntos Regionales. A cargo de este último se encuentra María Carmela Lanzetta. La exalcaldesa anti’ndrangheta fue una de los pocos que no apoyaron a Renzi en la reunión del PD en la que se retiró la confianza al socialdemócrata Enrico Letta.

Por su parte, el exdelfín de Berlusconi y actual líder del Nuevo Centroderecha (NCD), Angelino Alfano, deja la vicepresidencia, que queda desierta. A partir de ahora, Alfano será el ministro de Interior, cartera que ya ocupaba con Letta. El único puesto “impuesto” por Napolitano corresponde al Ministerio de Economía. Se trata del antiguo jefe de los economistas de la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos  (OCDE): Pier Carlo Padoan. Un tecnócrata más.

Pero el nuevo gobierno destaca también por las ausencias. Especialmente en el lado femenino. La primera es la de la hasta ahora ministra de Exteriores Emma Bonino. La segunda, Cécile Kyenge. La ministra de Integración, muy valorada por los italianos, puso al Gobierno en el punto de mira de la Liga Norte. La razón: su color de piel. Esta decisión es visto por los analistas como una muestra más de la “sangre fría” de Renzi. Según estos, el Primer Ministro italiano ha sabido dividir su partido en su beneficio. Sin Kyenge el voto del partido de corte xenófobo no estaba perdido.

Tampoco habrá un juez o fiscal al frente de la cartera de Justicia. Una propuesta inicial del propio Renzi, cuyo objetivo era mostrar una clara oposición a la mafia y la corrupción política. Para algunas voces, el cambio es un guiño a Berlusconi, quien no ha hecho sino elogiar al líder del PD. Para Il Cavaliere, el ex alcalde de Florencia está preparado para triunfar en la política italiana por su astucia y porque “no es comunista”. No importa que no tenga experiencia previa en la política nacional. Tampoco que sea el líder más joven de Italia y de la UE.

La presencia en el equipo de gobierno del mismo número de hombres que de mujeres. La reforma de la ley electoral. La intención de cambiar “la fácil tendencia a considerar a Europa como la madre de todos los problemas”. Las reformas en el plano laboral y del fisco… En definitiva, muchos cambios en medio de una situación complicada. Pero en palabras del nuevo Primer Ministro, “llegó la hora de ser valientes”.

Dejar respuesta