Más de seis millones de primaveras

0
79

Los escalofriantes datos de la Encuesta de población activa dan más de un veintisiete por ciento de tasa de desempleo con un arrollador cincuenta y siete por ciento entre los jóvenes. Se calcula que cada día pierde su empleo alrededor de tres mil personas.

Margaritas
Margaritas

Ayer se conocieron unos datos que dejan al descubierto cómo a pesar de la austeridad y recortes, el problema social no hace más que enredarse. Paseando por una céntrica calle,  observé a una pareja algo despistada peleándose con un indescifrable  mapa y más perdidos que el rumbo de nuestro país. Me acerqué y les pregunté si podía ayudarles y me regalaron una gran sonrisa compartiendo con una desconocida mucho de su viaje por toda España. Inevitablemente salió el tema de si trabajaba o estudiaba. Les expliqué -todo esto entre un baile de inglés con señales- que era recién licenciada y estaba buscando desde hacía meses algo parecido a un puesto de trabajo. Ellos no se sorprendieron porque a pesar de ser del otro punto del globo -eran californianos- conocían la situación que se vivía aquí. Pero no dieron crédito cuando conocieron la ingente cantidad de personas que veían cómo sus sueños habían sido frustrados, ¿seis millones, estás segura? me preguntaron frunciendo el ceño. Asentí entre resoplidos y desesperanza e incluso se me escapó una risilla impregnada incluso de rubor. La perplejidad se adueñó de la encantadora pareja que siguió su camino no terminándose de creer lo que acaban de escuchar.

Esto es una historia más de cómo cada día, se va hundiendo el espíritu y el ánimo mientras otros sectores van incrementando sus ganancias. A diario se puede ver más gente pidiendo, más miseria y una fusión de miedo e indignación. Porque las cifras son números pero todos vamos poniendo rostros a personas que sufren desalojos, despidos y haciendo malabares para pagar gastos y gastos. Además de que todos conocemos a personas que ya cogieron sus maletas en busca de un futuro. Y es que si el primer trimestre se han destruido alrededor de trescientos treinta mil puestos de trabajo, no tiene pinta de que vaya a mejorar este año, ciertamente.

En una primavera llena de alergias, de conversaciones alrededor de lo que es más barato yo cómo las familias empiezan a ahogarse con soluciones como la vuelta al nido, ya ni el intenso bermellón de los elegantes pétalos primaverales consigue captar nuestra atención a pesar de su embriagador hechizo con el que nos envuelve su aroma. Es una época, diría yo, de arrancar las piezas de las margaritas intentando buscar una solución a todo lo que puede estar por llegar. La diferencia es que antes se preguntaba a la delicada flor si esa persona te quería o no. Ahora más bien se le pregunta si se podrá salir de esto o no.

Fotografía: Mar Morales

Dejar respuesta