Más allá del puente: (500) días junto al señor y la señora Smith

0
513

Para quienes no la conozcan Más allá del puente es una obra representada en el Teatro Lara hasta el 2 de mayo, escrita por David Botello y dirigida por Roger Gual. Sus interpretes son Marta Torné y Santi Millán (quien también ejerce de productor ejecutivo), cuyos personajes carecen de nombre propio por una simple razón: son la representación misma de cualquier pareja heterosexual. Su relación comienza de una manera poco habitual, en un puente. Ambos llegan allí con la intención de suicidarse, cada uno por un motivo diferente. La sinceridad de él a la hora de opinar sobre la belleza de ella y un sobeteo de tetas harán que ambos desechen su primera intención y se vayan con el otro a cenar y a empezar una relación de la que el espectador es testigo durante una hora y veinte minutos.

Como ocurría en (500) días juntos del director Marc Webb, el paso de los días va apareciendo, en el caso de la obra a través de un proyector. A diferencia de la película protagonizada por Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel lo hace de forma cronológica y ordenada, algo lógico al tratarse de una obra de teatro, pues así el público no se pierde, ni tiene que ir atando cabos durante y al final de la misma. Durante los casi cuatrocientos días de relación se irán sucediendo diferentes situaciones de las que a buen seguro alguna pareja ha sido protagonista, no todas obviamente, pero sí muchas de ellas. El paso del tiempo se refleja también en el proyector a través de imágenes en primer plano de ambos personajes mostrando sus diferentes sentimientos, en ocasiones de forma acertado, y en ocasiones sin ningún tipo de mensaje claro, sobre todo por parte del personaje de Santi Millán. Si bien Marta Torné está inmensa en su papel y es creíble en cada una de las situaciones emocionales en las que se encuentra en la obra: cuando se enfada, llora, se divierte, o coquetea; no sucede así con Santi Millán, al menos desde mi punto de vista. Lo vi forzado y algo sobreactuando para conseguir la imagen de un hombre al que las dos cosas más importantes de su vida: el amor y el trabajo le han salido siempre mal. Quizás es que yo lo he encasillado en papeles humorísticos como el que hacía en 7 vidas, o quizás en el papel que, o se encasilló él mismo o le encasilló la televisión, de ligón seductor. Sólo puedo opinar que cumple pero no convence. Previamente su papel recayó en Àlex Brendemühl, pero al no ver su actuación no puedo decir si la suya era mejor. Lo que es innegable es que Santi Millán goza de mucha química con Marta Torné. Se nota que ambos se conocen desde hace tiempo, por lo que sí convence como pareja de ella, sobre todo en los momentos de coqueteo. Aunque ello no evita que la interpretación de ella le eclipse casi por completo. La pareja resulta convincente sobre todo por los diálogos de los personajes y su forma de reaccionar ante según qué situaciones, como la manía que tenemos muchos hombre de decir un comentario fuera de lugar en el peor momento, o la necesidad de muchas mujeres de que algo por encima de la realidad, como las cartas del tarot, den respuesta al por qué de que su relación vaya en declive, o que no consiga el trabajo que quiere, por poner un par de ejemplos. El último parecido con el film de Webb es que la forma de pensar de cada personaje al principio de la obra es contraria a la del otro: ella considera que su encuentro fue cosa del destino, él que fue mero azar; pero al final ese pensamiento se intercambia, tal y como les ocurre a Tom y Summer en dicho film. Por último tengo que hablar de los intermedios entre situación y situación, en los que ambos hablan sentados mirando al público, como si le hablaran a un psicólogo o alguien desconocido porque, si bien hablan con total sinceridad, no lo hacen de la forma como lo harían con un amigo. Este recurso recuerda, sin duda, a Sr. y Sra. Smith de Doug Liman, la película donde nació el amor entre Brad Pitt y Angelina Jolie. Debo admitir que es un muy buen recurso para descubrir las opiniones de ambos personajes al respecto de su relación y de las situaciones que vamos siendo testigos, de todos aquellos detalles que muchas veces las parejas no se cuentan entre sí, quizás por miedo, quizás por orgullo. Quiero dejar claro que aunque es clara la influencia de esas dos películas la obra goza de personalidad propia, por lo que no es una mera mezcla de ideas mal llevadas.

Se trata, pues, de una obra muy divertida, muy bien escrita, con unos diálogos acertados, por lo que no aburre en ningún momento. Además cuenta con el aliciente para quienes les guste Marta Torné, entre los que yo me encuentro, o Santi Millán, de que en un momento de la obra cada uno se relaciona con una persona del público del otro sexo. Lamentablemente yo no fui el agraciado aquel día por no estar entre las primeras filas, sí es una pista de dónde deberías colocaros para tener más posibilidades. Es una obra muy entretenida, que a pesar de lo limitado del espacio del escenario saca muy buen provecho de él. Lo mejor, por supuesto, es verla en compañía; lo peor es su corta duración, ya que te dan ganas de seguir acompañando a los personajes durante más tiempo, y quizás también su precio: 25€, algo alto para un teatro de las características del Lara y para su duración. No obstante merece la pena verla, sino aquí en Madrid, ya que el 2 de mayo fue su última función, sí en su próxima provincia, si es que deciden representarla en otros lugares de España. Bajo mi punto sí deberían hacerlo.

Fuentes del texto:
Teatro Lara de Madrid: http://www.teatrolara.com/2011/03/01/teatro-mas-alla-del-puente/
Internet Movie Database: http://www.imdb.es/
Fuentes de las imágenes:
Armas de mujer: http://armas-de-mujer.blogspot.com/2010/07/esto-es-lo-que-ocurrio-mas-alla-del.html
Ángel Galán Comunicación:
http://www.angelgalan.es/comunicacion/Espectaculo/titulo/MAS+ALLA+DEL+PUENTE/

Dejar respuesta