Márquez triunfa y Elías decepciona

0
231

La entradilla de esta crónica no va a ser un balance sobre el Gran Premio De la Comunidad Valenciana que ha revelado el tercer nombre del triplete mundialista español; esta vez lanzo una crítica contra el vigente campeón de la categoría de Moto2, un Toni Elías que, por intentar ayudar a su amigo Julián Simón, se ha llevado por delante el subcampeonato de Andrea Iannone.

Cuando Toni se alzó con el título en Sepang, su padre le regaló unas palabras de afecto en las que alababa su valía como piloto, indiscutible, y su enorme calidad humana, que yo ahora cuestiono. No digo que sea falsa, pero que Elías es humano y se equivoca, sí.

Estas posiciones se mantuvieron hasta la entrada en meta. Nico no falló y ha realizado una temporada impecable, pero Marc Márquez es un fuera de serie contra el que apenas tuvo opción. Su frase tras acabar la carrera lo dice todo: “Llevaba toda la vida esperando este momento”. A sus diecisiete años, Márquez se ha convertido en la última revelación del motociclismo español, al que, sin duda, regalará muchos más éxitos.

La prensa española tiene a Elías como estandarte de buena educación y alegría, características que, en cambio, reprochan respectivamente a Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa. La mayoría de nuestros medios se han convertido en  el máximo enemigo de los pilotos italianos, a los que de forma automática se les acusa de un pilotaje demasiado agresivo. Se me ocurren muchos nombres que han sido blanco se sus críticas, desde el altivo Marco Simoncelli hasta el campeonísimo Valentino Rossi, desde el ingenuo Andrea Iannone , hasta el consagrado Loris Capirossi. Siempre se repiten los mismos argumentos, explicaciones que tienen como base la procedencia de estos pilotos. En el altercado de este fin de semana, sólo he podido escuchar a Ángel Nieto admitiendo que la trazada  buena era la del italiano y no la del catalán, quien ha tirado por la borda el carrerón de Iannone y le ha regalado un buen rasguño en su mono.

Karel Abraham se despide a lo grande de Moto2.

Lo cierto es que la carrera ha sido una de las más emocionantes de la categoría, sin olvidarnos de la de Portugal. Tras una intensa lucha entre Julián Simón (Mapre Aspar), que ha protagonizado una espectacular remontada, Andrea Iannone (Fimmco Speed Up), Toni Elías (Gresini Racing Moto2) y Karel Abraham, finalmente fue el checo quien aprovechó el revuelo de la última vuelta para subirse a lo más alto del cajón mientras que Elías, tras “chocarse” contra Iannone, probó el asfalto del Circuito Ricardo Tormo.

A pesar de esta apretadísima segunda mitad de la carrera, en los primeros compases del combate tuvo a otros protagonistas como compañeros del italiano de Vasto. Entre ellos estaban el renacido Kenan Sofuoglu (Technomag), Scott Redding (Marc VDS Racing Team) y Stefan Bradl (Viessmann Kiefer Racing).  El turco tuco que abandonar la carrera y el campeón en Estoril acabó por los suelos. Redding, por su parte, logró cruzar la meta en la quinta posición por detrás de Thomas Luthi (Interwetten Moriwaki).

Lorenzo bate el récord de victorias.

Con el subcampeonato de Julián Simón, sólo faltaba asegurarse el de MotoGP de la mano de Dani Pedrosa (Repsol Honda). El de Repsol realizó una salida impecable colocándose en las primeras posiciones pese a salir desde la tercera línea. Caso contrario fue el de los hombres de Yamaha, que se quedaron retrasados en las primeras vueltas y les tocó recuperar las posiciones que les separaban de Dani y de un Casey Stoner (Ducati Marlboro Team) que se había colocado en cabeza.

A la misma velocidad con la que Pedrosa iba perdiendo ritmo, lo iban cogiendo los compañeros de box, quienes iban adelantando pilotos, entre los que se encontraba un Marco Simoncelli (San Carlo Honda Gresini) que se llevó un buen susto por el toque que le dio Lorenzo por detrás, choque que estuvo a punto de hacer que el mallorquín se fuera al suelo. Mientras tanto, el estadounidense Nicky Hayden (Ducati Marlboro Team) rodaba por el suelo de Cheste con una caída limpia por la que se enfadó de forma excesiva.

Lorenzo y Rossi tiraron juntos, primero el italiano y más tarde el español, hasta dar caza al australiano, que no acababa de escaparse. Atrás se producía una nueva batalla protagonizada por Dani Pedrosa, Ben Spies (Yamaha YZR M1), Andrea Dovizioso (Repsol Honda Team) y Marco Simoncelli.

Cuando quedaban ocho vueltas para el final, Stoner tuvo un fallo que aprovechó a la perfección un Lorenzo afanado por ganar el récord de puntos en una temporada que Valentino Rossi fijó en 373 en 2008. Lo consiguió entrando por delante de Stoner, Valentino y un Ben Spies que ganó la batalla por el cuarto puesto. Por su parte, Dani Pedrosa consiguió su subcampeonato entrando en la séptima posición.

Márquez se convierte en el tercer hombre.

Y después de la carrera de la categoría reina se produjo la imagen más esperada, la de los tres campeones españoles haciéndose la foto oficial. Al lado derecho de Lorenzo se encontraba Toni Elías; a su izquierda, el recién estrenado campeón de 125, Marc Márquez.

La carrera del octavo de litro estaba abocada a ser emocionante y reñida, y no decepcionó pese a ser más tranquila de lo que nos acostumbran estos chavales. La pelea arrancaba con Nico Terol (Bancaja Aspar Team), único piloto que podía arrebatarle el mundial a Márquez, y su compañero Bradley Smith luchando por la primera posición. Márquez les seguía con cautela, ya que sabía que su tercer puesto le garantizaba el campeonato. Tanto es así, que tampoco puso demasiada resistencia cuando otro de los españoles contra los que se tuvo que enfrentar por la lucha por el mundial, Pol Espargaró (Tuenti Racing), le adelantaba, colocándose tercero.

Fuentes del texto:
Elaboración propia.

Fuentes de las imágenes:
www.marca.com

www.as.com

www.motogp.com

Dejar respuesta