Mario Vargas Llosa recibe el honoris causa de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

0
89

El escritor y ganador de un premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa fue condecorado este viernes con el reconocimiento de doctor honoris causa por la Universidad de Las Palmas, un galardón que viene a sumarse a la amplia lista de reconocimientos del autor de obras como Pantaleón y las visitadoras, La fiesta del Chivo o Travesuras de la niña mala.

En esta ocasión, el famoso literato ha sido investido como doctor honoris causa por la Universidad de las Palmas de Gran Canaria. Los motivos no son escasos y entre ellos se encuentran su ingente aportación al conocimiento y a la ciencia, sin olvidar sus constantes relaciones profesionales y personales con el ámbito universitario.

Su candidatura fue propuesta por el Departamento de Filología Española, Clásica y Árabe, donde Vargas Llosa es especialmente reconocido debido a su contribución a la universalización de las letras hispanas. Asimismo, el escritor es hijo adoptivo de la ciudad de Las Palmas y en sus Razones históricas de lengua y acento estableció un lazo de unión entre Canarias e Hispanoamérica.

El acto de investidura estuvo precedido de varias jornadas en las que, entre otras cosas, el escritor peruano mantuvo un encuentro con estudiantes de Humanidades y Bachillerato. También acudió a la representación teatral de su propia obra Odiseo y Penélope, así como a la plantación de una palmera en el Palmeral de los Nobeles.

Gregorio Rodríguez, director del citado Departamento de Filología, fue el padrino de una ceremonia que contó con la presencia de varias autoridades, entre las que se encontraba el consejero de Educación del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez, o el rector de la ULPGC, José Regidor, que fue el encargado de entregar el título a Vargas Llosa.

Emocionado y muy agradecido ante este reconocimiento, el autor mencionó en su discurso sus años como universitario en San Marcos, aludiendo además a su profesor el doctor Raúl Porras Barrenechea, de quien aprendió que la universidad es indispensable para toda sociedad. “En ella se forman ciudadanos cultos, razonables y responsables”, afirmó.

Para concluir hizo alusión a su querida Literatura, “un instrumento que nos une y que elimina diferencias entre los hombres. Si no se lee, la lengua se vuelve primitiva y el pensamiento pobre”.

Imagen cedida por la Universidad de las Palmas de Gran Canaria

Dejar respuesta