Marc Coma y Laia Sanz, dos nombres para la historia

0
194

Después de trece días de trabajo impoluto, sin apenas fallos propios ni mecánicos, Marc Coma se hace con su quinto Dakar, título que gana gracias a su experiencia, su pericia y su excelente pilotaje.  Además, Laia Sanz se convierte en la mujer mejor clasificada en motos con su novena posición en la general.

Marc Coma celebró junto a su equipo la conquista de su quinto Dakar. (Fotografía: Facebook Marc Coma)
Marc Coma celebró junto a su equipo la conquista de su quinto Dakar. (Fotografía: Facebook Marc Coma)

No sé si estoy soñando, mucho sacrificio, toda una vida trabajando para llegar aquí” decía Marc Coma tras su llegada a meta. Una vez terminada la última etapa en la que el barro fue protagonista, el campeón se hacía con su quinto título del Dakar, el segundo consecutivo. Coma ha desarrollado un rally perfecto, teniendo en cuenta los problemas que tuvo con el mousse de su KTM en las primeras etapas de la competición. Fue un Dakar dirigido con inteligencia en la que sólo se hizo con la victoria de una de las etapas, la quinta.

Coma hace hazaña en el deporte español después de superar dos semanas muy duras y llenas de obstáculos. Hay que tener en cuenta que de los ocho títulos del Dakar conseguidos por España en la categoría de motos, cinco son del barcelonés. Empezó de mochilero y hace nueve años conseguía su primer Dakar. Este año, gracias a su regularidad, velocidad y experiencia en la navegación, derrotó a sus principales competidores: Paulo Gonçalves y el también español Joan Barreda, ambos pilotos jóvenes en los que predominan las ganas de correr.

Esta victoria pone a Coma al nivel de los franceses Cyril Neveu y Cyril Despres, su anterior competidor; quedándose además a un solo título de los seis conseguidos por Stéphane Peterhansel. “Tengo 38 años, estoy en la etapa final de mi carrera deportiva sobre las dos ruedas y no sé hasta cuándo. Es una cosa que hay que pensar muy bien, aunque en este Dakar me he encontrado físicamente perfecto, no es una cosa fácil de repetir” decía el campeón; por lo que deja la duda sobre si intentará igualar o mejorar el récord de Peterhansel en los años siguientes o se le verá sobre las cuatro ruedas. Una cosa queda clara, se podrá seguir disfrutando de su pilotaje durante unos cuantos años más.

Otro nombre a destacar, y con un mérito tan grande como el del ganador, es el de la española Laia Sanz, que también entra en los libros de historia de motociclismo a partir de este año. Sanz se coloca como la mujer mejor clasificada en un rally de tan duras condiciones, superando la décima plaza de la francesa Christine Martin en 1981. La piloto de Corbera, con 29 años, completa su primer Dakar con una moto (Honda) oficial, en la novena posición.

Es algo que no hubiera imaginado ni en sueños. Una lástima que se me haya escapado el octavo pero estoy muy muy contenta. Es muy difícil repetir esto”, declaró tras la última etapa, que le hizo perder un puesto en la general debido a una caída. No obstante, ya había demostrado su valía con el quinto puesto conseguido en la octava etapa y con el resto de carrera que tiene a sus espaldas -trece mundiales de trial y tres de enduro- y que la sitúa como toda una heroína que demuestra año a año los frutos del esfuerzo y la constancia.

Dejar respuesta