Manuel Castells: “Redes de indignación y esperanza es un libro diferente para mí”

1
947

El sociólogo Manuel Castells presentó ayer su último libro Redes de indignación y esperanza junto al periodista Manuel Campo Vidal, en La Central de Callao.

No se puede decir que los libros de Castells dejen indiferente, pero sin duda este ha traspasado las expectativas que muchos de nosotros teníamos del autor después de su libro Comunicación y poder. Como él mismo dice, ha conseguido escribir un libro diferente que se centra en la realidad social y que (por primera vez) se aleja del ámbito académico al que nos tenía acostumbrados.

El tema central del relato son los movimientos actuales de ciudadanos que tienen su origen en la indignación. En relación a esto, Campo Vidal comenzó el debate diciendo que los movimientos sociales son movimientos emocionales que surgen por la falta de canalización de la indignación”.Castells, por su parte, comparó la indignación entre diferentes países arrojando un ligero rayo de luz sobre las cosas que se han conseguido en otros lugares. Después destacó que los movimientos sociales siempre mueren” y que, por tanto, “lo importante de ellos es el proceso y no el producto”.

lacentral
Manuel Castells, de negro, junto a Campo Vidal, ayer en La Central de Callao

Más tarde, el escritor declaraba que “la población necesita expresarse y hacer uso de los espacios urbanos (asambleas populares), los espacios públicos (centros institucionales) o las redes de comunicación (Internet y medios tradicionales). Si tú como ciudadano, no puedes hacer esto, primero sientes indignación y luego te revelas con esperanza de cambiar las cosas”.

La educación e Internet han tenido también un papel importante en la presentación. Ambos han coincidido en que “sin Internet la capacidad de movilización y de transparencia de las nuevas organizaciones ciudadanas no hubiera sido posible”. Y respecto a la educación, dijeron que “es imposible que no haya fracaso escolar si es enorme la disonancia entre las instituciones educativas y la realidad social de los jóvenes”.

Durante la intervención, sin embargo, no aparecieron las funciones de los medios en la realidad actual. Por ello, les preguntamos a los protagonistas: ¿qué papel tienen los medios de comunicación tradicionales, a su juicio, en los movimientos sociales? Castells nos respondió que mientras los espacios urbanos generan contenidos innovadores y resolutivos a la indignación, los medios de comunicación se limitan a reproducir lo que el poder les dice que tienen que reproducir”. A eso añadió que “los medios deben funcionar como cajas de resonancia de la opinión popular y transmitir esos movimientos e iniciativas sociales, en lugar de hacer lo que hacen ahora.

Campo Vidal, sin embargo, discrepa en lo dicho por el escritor. En todos sus años trabajando en TVE ha visto “cómo muchos periodistas han sido despedidos por querer informar de otras realidades” y que “la culpa no es tanto de los periodistas sino como del poder”. Redes de indignación y esperanza (Alianza Editorial) es de esos libros que invita a pensar y reflexionar, y sólo por eso ya es merecedor de una buena lectura.

Fotografía: Alicia Ibarra

1 Comentario

Dejar respuesta