Manifiesto de los rectores: “Si pierde la universidad, perdemos todos”

1
66

 Los rectores de las universidades públicas españolas reaccionan. Ante los recortes programados para el próximo año 2013, se colocan en pie de guerra mediante un comunicado, publicado conjuntamente en todas las comunidades autónomas. Las rebajas de inversión y en Investigación y Desarrollo colocan en situación de riesgo a las instituciones, que declaran estar al borde del ‘asfixia económica’.

“No perderán únicamente las universidades, perdemos todos” asegura el texto conjunto, firmado y difundido por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, “nos quedaremos sin una de las armas necesarias para avanzar y salir de la crisis económica: el conocimiento”. El mensaje trasmitido por los rectores alerta de una situación “complicada” y “preocupante”, y pone sobre aviso a los estudiantes y docentes sobre los recortes estipulados en los Presupuestos Generales para el próximo año. Una rebaja del 18% de la inversión para Educación Superior, además de una mengua en un 80% de los gastos no financieros en Investigación y Desarrollo (I+D), son solo algunas de las amenazas con las que se aproxima el 2013. El documento, advierte que “si las universidades españolas pierden calidad, también lo hará la investigación científica, la innovación tecnológica y la formación”, y que esta circunstancia actuará en detrimento de todos ya que “supone el deterioro irreparable del sistema que, junto con la congelación de las plantillas de recursos humanos, llevará a nuestro país a la pérdida del tren del desarrollo tecnológico, hipotecando la investigación”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=B27bWscZFik[/youtube]

El endeudamiento de las Comunidades Autónomas y el deterioro de las partidas destinadas a las universidades están empujando al vacío a los centros de educación superior, que afirman encontrarse al borde del ‘asfixia económica’. Este ahogamiento pone en peligro el futuro de la educación, ya que “sin conocimiento, no habrá progreso” y “sin inversión en I+D+i será inviable el funcionamiento de las universidades públicas.” Los 75 centros representados por la CRUE, a través de este comunicado, hacen un llamamiento al gobierno donde se le insta a considerar a la educación superior, la investigación, el desarrollo y la innovación, “como una inversión y no como un gasto” así como a analizar un método de financiación pública suficiente y sostenible.

La gravedad de esta situación viene dada por los sucesivos recortes a los que se ha enfrentado la educación en los últimos años. Según el Ministro de Educación Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, existe un “desajuste entre resultados e inversión” en estas instituciones, argumento con el que pretende justificar el ‘tijeretazo’ presupuestario, el despido masivo de docentes y el aumento de las tasas de matriculación. Sin embargo los rectores no están dispuestos a sobrellevar estas medidas. Matricularse actualmente es un 66% más caro, hasta 540 euros para un estudiante recién llegado. Para un repetidor la situación es aún peor, con penalizaciones que en muchos casos suponen el total del coste de una plaza, entre 5.000 y 7.000 euros. Las aulas también sufren los efectos de las decisiones de Wert, con el despido de 4.000 docentes, cortes de luz y calefacción y clases que se han masificado un 20% más.

“La economía pagará un precio muy alto por estos recortes”, afirmó en declaraciones para la cadena Ser el rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, “no existe un sistema financiero potente sin una estructura educativa fuerte”. Con esta idea coinciden este medio centenar de rectores, que colocan a la universidad como “garantía de futuro” y la docencia, la investigación y la innovación, como motor de desarrollo de la sociedad.

Imagen de Laura Bautista

 

1 Comentario

  1. Algunas universidades y centros de investigación todavía no han hecho un examen serio sobre su gestión de los fondos públicos dedicados a la investigación. Cuando yo ejercía está profesión, veía cómo se repartía fondos en plan ‘café para todos’, es decir, sin hacer la más mínima selección de los investigadores beneficiados. También fui testigo, de cómo se financiaban proyectos a pesar de que la previa evaluación técnica era negativa. Así que antes de pedir más subvenciones hay que mejorar la gestión.

Dejar respuesta