Manifestaciones masivas dan final a una intensa jornada de huelga

0
62

Las protestas fueron secundadas en otros países europeos. Sindicatos y oposición hablan de éxito rotundo. El ejecutivo considera su política de recortes el único camino a seguir. Incidentes y cargas policiales al final de la manifestación en Madrid.

La segunda huelga general de 2012 y primera huelga general europea (fue secundada por Italia, Portugal, Grecia, Chipre y Malta y apoyada en Francia y Bélgica) cerró la jornada del miércoles pasado, con protestas masivas en todas las grandes ciudades españolas. En Madrid cientos de miles de personas abarrotaron el Paseo del Prado desde Atocha hasta Colón, 35.000 según la Delegación de Gobierno. En Barcelona la asistencia fue de 110.000 manifestantes según la guardia urbana, la mitad según la Delegación de Gobierno. En Valencia la policía local cifra la asistencia a la protesta en 35.000 personas.

De los disturbios que tuvieron lugar a lo largo del día y a última hora de la noche, como las cargas policiales que tuvieron lugar en la madrileña Plaza de Neptuno, las detenciones ascienden a 142,según Ministerio del Interior. Los heridos alcanzó la cifra de casi setenta y cinco por ciento. Son cifras ligeramente inferiores a la pasada huelga del 29 de marzo.

En cuanto a seguimiento de los trabajadores, sindicatos lo cifran en un 76,7% mientras la patronal lo hace en un 12%. El paro fue  masivo durante las primeras horas del día sobre todo en el sector industrial y construcción, menor durante el resto de la jornada por la incorporación de la administración y los medios de comunicación, con menor participación. Por regiones, se registró mayor participación en Cataluña, Asturias y Galicia, con 85%, sólo bajando del 68% en Ceuta con 30%, Melilla 48% y País Vasco con la mitad de población trabajadora. La caída de la demanda eléctrica ha sido inferior a la huelga anterior, alrededor del diez por ciento.

Esta huelga del 14N estuvo marcada por diferentes actos de protesta ajenos a los sindicatos, haciéndola más parecida a movilizaciones convocadas por plataformas como el 25S que a anteriores huelgas. Esta diversidad propició una mayor asistencia a las manifestaciones convocadas. Un ejemplo de ello es el encierro de varios actores que tuvo lugar en el Teatro Español de Madrid en defensa de la cultura. También el parón general de rodajes películas y series de televisión, o la huelga de hambre de empleados de Telefónica en solidaridad con un compañero despedido.

Según del ejecutivo, las políticas seguidas hasta el día de hoy son el único camino a seguir y la huelga de ayer, para el gobierno, de carácter minoritario, no cambia nada. Los sindicatos se mostraron satisfechos con la participación. El PSOE consideró la huelga un éxito y pide “un giro rápido y contundente de las políticas de derechas del Ejecutivo” en palabras de Óscar López, número tres de su partido que asistió a la manifestación de Madrid.

Fotografía: María Gener Pérez

Dejar respuesta