Madurez alternativa

0
268

Cuando un grupo de música comienza a defender con seriedad y aplomo su creatividad sin complejos, tal y como lo hizo The Sunday Drivers el pasado domingo día 21 de junio en el festival Día de la Música de Heineken, estamos entonces ante un fenómeno de madurez, de un grupo que puede, debe y necesita dar un nuevo salto cuantitativo a su carrera.
Requiere pasar entonces de ser un conjunto alternativo que arrastra una gran masa de público leal y constante, a convertirse en un grupo musical con entidad propia y reconocimiento social más amplio. Es su momento, de no ser así
The Sunday Drivers corre el peligro de estancarse en tierra de nadie, entre la madurez alternativa y el éxito generalizado de un gran grupo pop-rock alternativo.

Tras estrenar el pasado día 15 de junio su último disco The End of Maiden Trip, los toledanos se presentaron en el Día de la Música con la vitola de gran grupo, de cierre de festival y de cabeza de cartel. Todos los honores para un conjunto que se exhibió en un escenario grande ante un numeroso público ya entregado de antemano, bien por su condición de fan incondicional o bien por el precalentamiento anterior con grandes grupos de la escena indie nacional como Vetusta Morla, Cat People, Mendetz o Russian Red, que actuaron a lo largo de más de doce horas ininterrumpidas de música a cargo de Heineken en el espacio multiartístico del Matadero de Madrid.

El Escenario Verde comenzó a calentar motores con el folk sincero e intimista de Russian Red, rebosante de un ritmo que relajó a los espectadores para conducirles a una explosión de los sentidos en la fusión de la voz melódica de Lourdes junto a la setentera de Jero con el tema Divine de Sébastien Tellier. Todo un contraste de calor y frío de diversos colores que dio forma musical al ocaso del día.

Pasadas las once de la noche The Sunday Drivers saltó al escenario grande con ganas, triunfando frente a un llenazo clamoroso desde la primera canción. Paranoid fue la elegida para abrir boca ante un público entregado ya desde las primeras melodías. Con un sonido directo muy cuidado y maduro el grupo fue mezclando con artesanía y buen hacer sus clásicos, que se han convertido ya en verdaderos himnos nacionales, con las nuevas canciones de su último disco como My Plan o la psicodélica I, que aportaron un novedoso potencial rock a su repertorio.

Cuando interpretó Rainbows of Colours, The Sunday Drivers consiguió elevar la temperatura de su actuación, exaltando al público hasta las cotas merecidas. Demostró entonces que ellos pueden llevar con orgullo la etiqueta de mejor directo de España, con un ritmo rock trepidante que no vendrá a revolucionar por completo el panorama musical, pero que está cargado de valores añadidos y de melodías penetrantes como On My Mind, Do It o Better If I. Todos ellos éxitos de nuestra memoria colectiva más próxima.

A las doce en punto de la noche su directo llegaba a la cúspide de entrega total a un público que coreaba y bailaba sus canciones de manera definitiva. Comenzaron así sus bises de fin de fiesta que incluían Day In Day Out y Little Heart Attacks. Todo un broche de oro a una fiesta sonora cargada de pop-rock de calidad, decisiva.

The Sunday Drivers se despidió del público madrileño con un directo que demuestra su momento actual de madurez musical, con temas arrolladores que proporcionan al grupo toledano un caché que roza la perfección y que demuestra una trayectoria poderosa, construida sobre unas bases muy sólidas que les permitirán tiempo mediante triunfar en nuestro país. Es la hora del rock alternativo. Es su momento.

Compartir
Artículo anteriorMakana, una propuesta variada con mucha identidad
Artículo siguienteEl color de la Fe… (5)

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta