Madrid, último destino de la Feria Internacional del Disco

0
144

Ayer se clausuraba la Feria Internacional del Disco de Madrid: un fin de semana pensado para melómanos incurables, curiosos y nostálgicos del vinilo. Aparte de los stands españoles, otros países como Estados Unidos, Venezuela, Alemania o Francia también tuvieron presencia en esta muestra.

Hay pocas ocasiones a lo largo del año para pasear entre artistas tan variopintos como Blondie, Michael Jackson, Kiss o Elvis (sin olvidarnos de Frank Sinatra, A-ha, Pink Floyd, Rammstein, The Cure o Queen, por citar algunos entre centenares de nombres) y perderse entre cascadas de rock y jazz, soul, ska y blues, observando cómo conviven dentro de una pacífica armonía. Por 3 € resulta imposible negarse el capricho de entrar a una feria como la que ha organizado este fin de semana Kltr Events –lo difícil era superar la tentación de no arramplar con varias cajas-, donde sin duda alguna cualquier aficionado a la música puede conseguir lo que buscaba desde hacía tiempo o, en cualquier caso, seguramente se sorprenderá con joyas que no pensaba encontrar. 

FDM

Desde el sábado por la mañana hasta ayer por la tarde, la Feria –instalada en Rafael Hoteles, a unos pocos minutos de la estación de Atocha- abrió sus puertas para exhibir un precioso tesoro cultural: montañas de discos en todos los formatos –vinilos, CD’s, siete pulgadas– y también todo tipo de merchandising, como camisetas, chapas o posters. El coordinador de esta cuarta edición, Joan Carles Vilella, admitía estar satisfecho con la afluencia de visitantes, que calificaba como muy buena, y remarcaba que el día de su arranque había hasta cola para acceder al salón del hotel. A media tarde del domingo la aglomeración era notoria, si bien la feria destacaba por su cuidada organización y el buen ambiente general. Nada más cruzar la puerta los visitantes podían sentirse atrapados por el característico olor de los viejos discos de vinilo y transportarse a otras décadas gracias a los artículos de coleccionista y las rarezas, y era fácil divisar a los compradores indecisos que no concluían sus búsquedas y pululaban de un stand a otro, encaprichados de nuevos hallazgos.

Tuktuk, Bajo el volcán, Déjà vu, Vinilokura, Pronto Records… son algunos de los expositores de todas las latitudes mundiales que han pasado por Madrid. Como no podía ser de otra manera, esta Feria contó con momentos de improvisación musical que otorgaron al visitante la oportunidad de disfrutar de la música en directo; además, se realizaron otras actividades como sorteos. Madrid despide, así, una iniciativa anticrisis para un público muy amplio, que ha gozado de una muy buena acogida y ya se ha repetido en otras ciudades como Barcelona o Bilbao.

Fotografía: Rocío Martínez

Dejar respuesta