Madrid toma contacto con la primera edición del Festival Castañas y Buñuelos

0
237

Los festivales con un sólo escenario son complicados. El de Castañas y Buñuelos, en su primer intento por hacerse hueco en el mundo de los festivales del panorama español, no lo ha tenido fácil. El cartel, bastante variopinto, intentaba abarcar varios gustos musicales en auge: el pop rock, el pop más crudo y un poco de folk, algo bastante complicado cuando compras una entrada sólo por ver uno de los cuatro artistas que ayer tocaron en la madrileña sala de La Riviera.

Puntuales sobre el escenario salieron los principiantes You Don´t Know Me, que tuvieron que enfrentarse a una sala grande como es La Riviera con no más de diez asistentes. Los ganadores del concurso de bandas Puro Cuatro se enfrentaron a ello con bastante buena cara y muy animados. Con una actitud bastante rockera, aunque a ratos cercanos a la esencia del “sueño americano”, el grupo tocó varios de sus temas como “You can only win” o “Youth”, incluyendo su éxito “Hit back harder”.

También en hora aparecieron sobre el escenario La Estrella de David. Lo llamativo de este grupo son sus componentes, entre los que se encuentran La Bien Querida y Joe Crepúsculo. Con David al frente, y un poco más de público, el público pudo ser testigo del directo de Maracaibo, uno de los discos más llamativos y sorprendentes de este año. Igual que en el disco, se abrió su mini concierto con “Escalofrío”, seguido de “En la carretea”, curiosa versión de una de las canciones más emblemáticas de Julio Iglesias, y así hasta tocar casi todos los temas del único material discográfico de la agrupación. Con mucha complicidad y diversión destacaron las canciones de “Enrique VIII”, “Un último esfuerzo” y “Anita”. Se pudo ver que su propuesta de pop desnudo y directo puede llegar bastante lejos y conquistar a muchos seguidores.

Con la llegada de Manel al escenario, éste cambió por completo. Se nota que al grupo catalán le gusta tener a todos sus componentes a la misma altura, así que la batería se movió unos metros para dejar un hueco a lo que luego sería una auténtica sección de viento. El concierto de una hora se convirtió en una auténtica fiesta donde la gente coreaba las canciones, lo que lleva a pensar que, a pesar de ser un grupo que canta en catalán, eso no quita que pueda llegar a la gente. Con un sonido limpio y bastante bueno supieron conectar con el público bajo la esencia de los cuentos y las historias que Guillem, su vocalista, contaba entre canciones. Sonó “Boomerang”, “Ai dolors”, “Aniversari” con su momento de grandeza , “En la que el Bernat se’t troba” y así hasta doce canciones que dejaron al público encantados.

El último en subirse al escenario fue Nacho Vegas. Recreando su Zona sucia, que le está haciendo girar por toda España y América Latina, llegó al escenario acompañado de sus fieles compañeros musicales como Abraham Boba y Xel Pereda. Nacho no defrauda, lo único malo en esta ocasión fue la corta duración de su show. Con La Riviera ya llena por completo Nacho cantó sus ya coreados “Cuando te canses de mi”, “Perplejidad” y “Reloj sin manecillas”, dejando a los nostálgicos con buen sabor de boca con “Hablando de Marlene”, “Canción de palacio #7”, “Días extraños” y “Ocho y medio”. Incluso se pudo disfrutar de su nuevo material discográfico que se publicará el día 21 de este mismo mes bajo el nombre de Cómo hacer crac. El concierto, y el festival en su parte de música en directo, acabó con “La gran broma”, final y sin un bis que la gente esperaba con muchas ganas.

Tras los conciertos llegó el momento de las sesiones de los dj’s, lo que atrajo a muchísima gente que tomaba el relevo de los que se marchaban. Los Planetas en su versión dj., los archiconocidos The Zombie Kids y Eme Dj lo dieron todo haciendo que la gente no dejase de bailar hasta bien entrada la madrugada, muchos de ellos con sus bolsas de castañas y un buen día festivo por delante para descansar.

Fotografías: Miskitiara.

Dejar respuesta