Madrid promoverá el uso de chalecos para periodistas en manifestaciones

0
304

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha llegado a un acuerdo con la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANGPI-TV) y la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) para promover el uso de chalecos identificativos para periodistas en manifestaciones y otras concentraciones en las que los comunicadores pudieran correr el riesgo de ser agredidos. La polémica nace porque no hay una ley que permita identificar quién es periodista y quién no, por lo que tampoco queda claro a quién se le puede conceder o denegar la entrega de este chaleco.

Presentación del nuevo chaleco para periodistas

El pasado 23 de febrero, Cifuentes se reunió en la delegación del Gobierno en Madrid con varios miembros de ANIGP-TV y FAPE, llegando todos a un acuerdo para generalizar el uso de un chaleco identificativos para periodistas que cubran manifestaciones u otro tipo de concentraciones en las que los informadores puedan correr el riesgo de ser agredidos. Mediante el uso de esta prenda, los reporteros podrán acreditar su condición profesional y garantizar su seguridad personal.

La medida nació en 2011 tras las agresiones a periodistas como Gorka Ramos y Daniel Nuevo, que crearon una fuerte controversia social. Los mismos órganos que han llegado a un acuerdo con Cifuentes hicieron lo propio el año pasado con los anteriores ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y Antonio Camacho. En este acuerdo se estableció que los periodistas se identificarían con un chaleco blanco en el que figurarían las palabras “PRENSA-PRESS” en la parte trasera, así como un numero identificativos en la delantera. Se trata del mismo diseño que ahora se propone para la Comunidad de Madrid.

El chaleco seria regularizado por el Ministerio del Interior y repartido por la FAPE a todos sus miembros. Y aquí nace la polémica, pues la federación es un órgano privado que no representa a todos los periodistas, sino a sus afiliados, que serán los únicos que puedan conseguir el chaleco. Así, vuelve a ponerse de manifiestao el profundo problema del periodismo en España, donde no existe un estatuto oficial e igual para todos los profesionales de la información.

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) dice estar en contra de la medida, ya que “mientras la profesión periodística no esté regulada por ley en España, como lo está en el resto de Europa y en otros muchos países, ningún organismo oficial tiene competencias para decir quién es periodista y quién no. Mientras el Parlamento no apruebe esa ley, estas acreditaciones identificativas carecen de respaldo legal”.

Pese a todo, parece que la medida será aprobada con éxito y seguirá el ejemplo de comunidades como Cataluña, donde la norma ya se encuentra vigente. El coste del chaleco ascenderá a diez euros y su uso será de carácter exclusivo, personal e intransferible; el arrendamiento tendrá un periodo de validez de dos años, tras los que el periodista deberá renovar el préstamo.

Fotografía: 20 Minutos

Dejar respuesta