Luces y sombras del Arenal Sound Festival (II)

2
1136

El Arenal Sound Festival 2011 abrió sus puertas a cuatro días de música sin tregua, con más de noventa artistas nacionales e internacionales que hicieron disfrutar a más de 160.000 asistentes, con picos de 42.000 en conciertos como Scissor Sisters, Vetusta Morla o Love of Lesbian, verdaderos triunfadores en el macro evento de Burriana y en cualquier festival español que se precie en estos dos últimos años.

Los Últimos Bañistas fueron los elegidos para iniciar los cuatro días de conciertos, sol y playa, seguidos por los siempre efectivos Supersubmarina, que congregaron un gran número de seguidoras en su corta actuación de no más de media hora, aquellas que corearon cada canción de la manera más entregada a su pop independiente más prometedor. Dorian fueron los encargados de inaugurar el escenario DAS el primer día con su potente directo, más propio de horarios noctámbulos que de atardeceres idílicos, y la gente se reservó para ver a los ya clásicos The Charlatans, una de las bandas que enarbolan la denominada corriente ‘Madchester’ junto a los Stone Roses y los Happy Mondays.

El talento innato de Polock emprendió un viaje musical muy breve de treinta minutos justitos que no terminó de cuajar entre el respetable. Ese quizá es uno de los puntos débiles en los conciertos, la brevedad de los mismos: media hora para los grupos en el escenario Legendario y no más de una hora en el escenario DAS para los grandes cabezas de cartel.

A los valencianos les siguió la suave propuesta de calidad que atesora Russian Red, una artista extraordinaria que en un futuro inmediato despuntará en numerosos escenarios internacionales, con un segundo disco sosegado y templado que cala desde el primer instante. Su directo congregó al gentío más ferviente y a aquellos que quisieron descubrir por primera vez su música en vivo. Pero los grandes triunfadores de la noche del pasado jueves fue el dúo británico Hurts, que con su mezcla de electropop, synthpop y new wave encandilaron a un recinto casi abarrotado. Theo Hutchcraft y Adam Anderson montaron un monumental espectáculo que hizo bailar sin parar a todo el mundo.

Y dando continuidad a ese baile sin freno llegó The Leadings, un grupo nacional que está despuntando en cada festival al que acude. No obstante, los componentes de la banda murciana han revolucionado la escena electrónica más indie en poco tiempo, y van camino de asentarse en el panorama musical patrio. A partir de ese momento todo se disparó en la macro pista en que se convirtió el recinto del Arenal Sound Festival, sobre todo a partir de la aparición en el escenario de Tiga.

La jornada del viernes amaneció bochornosa y con un calor sofocante, en la que abrieron fuego Dinero y definitivamente Triángulo de Amor Bizarro. La banda gallega sigue disfrutando de su Año santo, publicado en mayo del pasado año y que les ha reportado las mejores críticas y premios nacionales que se podían esperar. Su directo no defraudó y encandiló sin dilación, preparando el terreno para uno de los platos fuertes del festival, los omnipresentes Vetusta Morla. Con Mapas, su segundo disco en circulación, la cosa ha cuajado en mayor medida entre sus fieles, que cada vez son más y más numerosos. Pucho y los suyos ejercieron sin fisuras como auténticos cabezas de cartel, sin defraudar a un público extasiado con su directo.

Dignos continuadores de aquella apoteosis comunal fueron Scissors Sisters, que con su glam pop rock subido de tono, provocativo y muy ochentero entablaron una relación provocativa con el público de Burriana, al que arrancaron su entrega y beneplácito con una puesta en escena musculosa. Toda una fiesta delirante y discotequera en muchos momentos que se quedó en un cortus interruptus cuando al grupo le dijeron que aquello finalizaba. Para seguir amenizando aquel festejo subió a las tablas Guillermo Galguera, el protagonista de Bravo Fisher!, vencedor del concurso de bandas organizado por Arenal Sound con una propuesta sorprendente e inusual en España que en solitario conforma un concierto electrónico, pop y adicto al club más dance en un formato básico en el que no falta la guitarra acústica y el ukelele.

Defraudaron y mucho los belgas Vive la Fête, una formación a la que se le supone poseedora de un tremendo espectáculo electrónico que se debieron dejar en casa, porque aquello se quedó descafeinado, soso y sin fundamento. Mero trámite para ellos pero que no cumplieron ni por asomo su papel. De nuevo una noche más de fiesta que terminó a altas horas de la madrugada a ritmo de Calvin Harris.

El cansancio era ya palpable en los ‘sounders’ el sábado, pero el cartel para este día era de los que quitan el hipo. Comenzando por la actuación de We Are Standard, banda que arrastró un gran número de fans incondicionales disfrutando de un concierto que conquistó al más pintado. El Guincho desplegó su sonido experimental que está triunfando en nuestro país y en numerosas partes del mundo, pero quienes se llevaron las mejores críticas de largo fueron los vascos Delorean, la propuesta más bailable y energética de todas las que se vivieron hasta ese momento con un pop electrónico y vitalista, que evocaron ritmos estivales y alegres, aquellos mismos que están teniendo una proyección internacional sin par.

Después de aquella descarga de adrenalina pura llegó el momento de Miss Caffeina, un grupo pop muy prometedor en nuestra escena musical que día a día está demostrando el por qué de sus conciertos llenos hasta la bandera con una música sencilla repleta de letras muy cuidadas. Los franceses Rinôçérôse demostraron que su ambiciosa mezcla de rock con música electrónica y dance tiene alta efectividad en cualquier lugar donde aterrice sus siempre geniales espectáculos sonoros y visuales.

Pero el público estaba a la espera del gran momento de la tercera jornada, y llegó a las dos y media de la madrugada con los catalanes Love Of Lesbian, que congregaron a más de 40.000 espectadores, reventando el recinto principal de conciertos y dejando su inconfundible huella constante en forma de letras sentimentales y afligidas que hacen las delicias de todos sus miles y miles de fieles desde que la gallina de los huevos de oro explotó hace cinco años. El toque electrónico del escenario Das Audio comenzó de la mano de The Suicide of Western Culture y continuó con Orbital Dj Set. No defraudaron a sus seguidores y la noche se cerró a base de electrónica de calidad.

Para el final de fiesta se reservó un domingo lleno de música fusión en la que estuvieron presentes estilos tan variados como la rumba catalana, el flamenco, el reggae, el ska o las rancheras. Y todo ello envuelto de buen rollo, protagonista del último día del festival con la presencia de La Rana Mariana, Canteca de Macao, La Pegatina o La Pulquería. The Third Twin pusieron la guinda y Ley Deejay tuvo que sustituir a The Zombie Kids, que anuló su actuación a última hora por motivos ajenos a la organización.

Cabe destacar que las novedades de esta edición han hecho disfrutar a los asistentes del fantástico emplazamiento en el que se celebra el festival: la zona Beach Club con una piscina de 300 metros cuadrados, conciertos de calidad, electrónica, Barco Arenal Sound, zona de Snowpark y Paintball, Voley playa y un largo etcétera.

Crónica: Óliver Yuste.
Fotografías: Arenal Sound.

2 Comentarios

  1. los mejores “The Third Twin”. por que para ser de los ultimos en acturar ,”4.30 de la mañana del lunes” y con todo el publico que se marcho ,el sabado por falta de infrastuctura., llenaron de nuevo el arenal sound.
    superrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr! superrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!

Dejar respuesta