Luces y sombras de Juan Gyenes en la Biblioteca Nacional

0
177
Retrato de la Duquesa de Alba, 1959
Retrato de la Duquesa de Alba, 1959

La Biblioteca Nacional de España ha acogido durante nueve semanas y media la exposición “Gyenes, maestro fotógrafo”, que hace un recorrido por la obra del famoso autor durante su larga estancia en España. Fotografías de ilustres personajes de la sociedad y aristocracia, artistas y algunos anónimos son parte de esta pequeña muestra de su importante trabajo.

Esta exposición recoge gran parte de las fotografías de Juan Gyenes, famoso en España, donde fue desde los años 40 testigo privilegiado de nuestra historia. Sus fotografías abarcan personalidades tan importantes como Francisco Franco, cuyo retrato quedó eternamente plasmado en los sellos de correos; la familia Borbón o artistas como Sara Montiel, Sofía Loren y Antonio Ruiz Soler, uno de sus favoritos.

Nacido en Hungría como János Gyenes en 1912 y con un inicio temprano en el mundo de la fotografía, llegó a España en 1940, tras haber trabajado como reportero informativo en Színházi Élet y la Agencia Keystone. En 1938 se mudó a Egipto donde trabajó para el New York Times. En El Cairo creó la Anglo-American Press and Publicity Agency y empezó a desarrollar su faceta más puramente artística. Es entonces cuando decide ir a España, para empezar trabajando en algunos filmes como “El Crucero Baleares”, cuyo cartel podemos ver en la exposición. Se convertiría rápidamente en fotógrafo de referencia y no sólo por sus retratos; sus fotos de danza, teatro, música o pintura contribuyeron enormemente a la difusión del patrimonio cultural y artístico español.

La sala de la BNE donde se encuentran las imágenes es oscura, alumbrada únicamente por una luz tenue y acompañada de un disimulado hilo musical. El ambiente creado encaja a la perfección con el estilo y las fotografías del autor, todas ellas con una gran combinación de luces y sombras que destacan la sobriedad de su trabajo. La mayoría son en blanco y negro, a veces en sepia y muy pocas en color; pero es precisamente ese juego de luz y oscuridad atípico lo que lleva al público a maravillarse ante los personajes retratados. Es muy difícil conseguir ese equilibrio pero Gyenes lo hacía a la perfección.

Imagen de la exposición en la BNE
Imagen de la exposición en la BNE

Así, destacan fotografías del bailarín Antonio Ruíz Soler y la flamenca Manuela Vargas; también algunos actores internacionales como Charlton Heston o Sofía Loren y, por supuesto, el artista Salvador Dalí. Pero su faceta más conocida fue la de retratista de sociedad, reflejada en las imágenes de una joven Duquesa de Alba, Julio Iglesias e Isabel Preysler, Pepa Flores de niña y una sonriente Carmen Sevilla, entre muchos otros. Todos estos retratos siempre firmados por Gyenes e incluso dedicados para asegurarse en el futuro los derechos de propiedad intelectual.

Otra facera en la que el húngaro destacó fue como fotógrafo de la escena general española, asistiendo a multitud de funciones y representaciones teatrales o incluso cubriendo eventos, llegó a ser el fotógrafo oficial del Teatro Real. Algunas de las obras presentes en la exposición son Yerma, Don Juan Tenorio y El Tragaluz. Se convirtió, casi sin querer, en fotógrafo oficioso de la segunda mitad del siglo XX español, capturaba la sociedad con su cámara, los gestos y situaciones pero sobre todo la atmósfera.

Todas estas imágenes son testigos del lugar privilegiado que ocupó Gyenes en aquel momento de la historia de nuestro  país, querido por todos y defensor de la fotografía como arte.

Imágenes cedidas por la Biblioteca Nacional de España

Dejar respuesta