Los ‘visitantes’ bendicen y sorprenden

0
360

El remake de la mítica serie ‘V’ ha tenido un progreso bastante irregular en lo que lleva de vida. El final de la primera temporada fue bueno, resolviéndolo más tarde con una artimaña fácil y banal, como un sueño y una ‘lluvia roja’ que afectaría a las hembras humanas para ser capaces de concebir bebes alienígenas. De esta forma han continuado al comienzo de la segunda temporada con dos grandes mujeres como protagonistas: del bando de los buenos, Erica, y del bando de los malos, Anna.

Se notó un gran cambio en la mitad de la temporada, cuando se plasmó el intento fallido por matar a Anna gracias al ‘secuestro express’ de su hija. Lisa tenía que rematar la jugada pero su madre apelo a sus sentimientos y descubrió que había estado conspirando contra su propia raza. Ese es el momento donde el ex marido de Erica cae muerto en sus brazos debido a un error de cálculos, lo que le da las fuerzas necesarias para que la policía tomara el control internacional de La Quinta Columna, sabiendo todo lo que puede hacer por ellos.

Pero si hay algo de lo que hablar es del último episodio que dejo muchísimos interrogantes que esperemos que se resuelvan en una tercera temporada. Primero Diana (con la interpretación flamante de Jane Badler) la madre de Anna, sale de las mazmorras en las que estaba encerrada para proclamarse reina de los V e intentar hacerles entrar en razón que el alma y la vida humana son algo bueno. Sin embargo Anna sabe cómo dar un buen final a su madre, asesinándola delante de todos los suyos y encarcelando a su hija Lisa por conspiración en el mismo lugar que ocupo durante años.

El único huevo que se salvo de la explosión es acelerado genéticamente para su maduración, observando por fin el aspecto real que tienen los visitantes. Se trata de un lagarto gigante, de aspecto viscoso y verde que tiene una gran cola. Ésta, que sucederá a su madre en el trono, es vestida como ‘Lisa’ y se aparea con Tyler para asegurar la reproducción. Mientras la verdadera Lisa ve desde su lugar de cautiverio como su alter ego malvado acaba sin piedad con la persona que más quiere.

Chad es descubierto como miembro de La Quinta Columna y es retenido en la nave antes de que pueda abandonarlo, y Anna se entera que ha estado conspirando contra ella durante mucho tiempo. El futuro incierto también se torna sobre Ryan ya que antes de abandonar la nave quiere recuperar a su hija biológica, Amy. Ella ha estado influenciada toda su vida por Anna y ahoga a Ryan con su cola de lagarto antes de que podamos saber si vive o muere.

Anna intenta manipular el alma de los humanos a través de su éxtasis y finalmente con la ayuda de Amy (un hibrido) su plan encuentra un buen camino, afectando a tantas personas como han podido oírlo, entre las que se encuentra Jack. La última escena en la que todos los humanos miran al cielo como zombis sin sentimientos pone los pelos de punta. Mientras Erica se encuentra con Lars Tremont, líder del proyecto Ares en un plan secreto para acabar con los visitantes de una vez por todas.

Las cartas están servidas y solo queda esperar para ver cuál será la jugada ganadora. Directivos, guionistas y productores han montado un gran capítulo que no resuelve ninguna duda y pone de manifiesto la necesidad de una tercera temporada que acabe con todas las tramas sin final.

Dejar respuesta