Los terroríficos retratos de Guillem Medina

0
224

portada-fotografiando-a-los-monstruos

Esta noche se celebra la popular fiesta americana de Halloween, y como viene siendo habitual, la gente se prepara para salir de fiesta con sus amistades, o bien montar la celebración en casa haciendo una maratón de películas de terror, ya sea en solitario o en compañía. Como es costumbre, los diferentes medios preparamos nuestra correspondiente lista de recomendaciones cinéfilas para pasar una buena noche de miedo. Pero este año vengo a ofreceros algo distinto. En lugar de aconsejaros un determinado número de películas para ver, os recomiendo un libro con el que podréis deleitaros con todos los monstruos más populares del género de terror de manera simultánea, y conocer mejor los orígenes de cada uno de ellos.

En Fotografiando a los monstruos su autor, Guillem Medina, nos invita a adentrarnos en una completísima guía sobre los personajes más célebres del cine de terror, ya sea agrupándolos en diferentes secciones (vampiros, zombis, demonios…) como dedicándoles a cada uno una sección propia (Jack el Destripador, Freddy Krueger, Michael Myers…). Desde el clásico monstruo de Frankenstein hasta la perturbadora marioneta que emplea el asesino en serie Jigsaw en la saga de películas Saw, iremos viendo sus respectivas historias y curiosidades, así como una completa filmografía de las películas en las que han sido partícipes. Todo ello muy bien ilustrado mediante una galería de fotografías realizadas por el propio Medina, pues, además de escritor, es fotógrafo profesional, utilizando a diferentes modelos para encarnar a cada uno de los monstruos, incluyendo al mismo Medina vestido de vampiro, así como al director de cine Joaquim Bundó (el cual colabora además realizando el prólogo del libro) caracterizado del mismísimo Drácula.

Como viene siendo costumbre en las publicaciones de Diábolo Ediciones, nos encontramos con una edición de una calidad magistral, con su correspondiente tapa dura y su papel limpio y grueso que nos ofrece una lectura muy cómoda. Su portada nos muestra una mezcla de las fotografías de Medina con los fotogramas reales de las películas, llamando mucho la atención al lector, incitándole a abrir el libro y echar una ojeada. Mención especial merece su trabajo fotográfico, pues se puede apreciar con detalle la excelente caracterización de cada uno de los diferentes monstruos, llegando algunos de ellos incluso a provocar cierta angustia.

Si tuviera que clasificar este libro lo consideraría una mezcla de literatura y arte, pues se disfruta a partes iguales de la documentación recopilada y de su galería fotográfica. Sin duda una publicación más que recomendable para todos los amantes del género de terror.

Dejar respuesta