Los robos del ‘draft’

0
78

Todos los años en la NBA aparece algún novato que, aun siendo elegido en una posición baja del ‘draft’, acaba dando la campanada y convirtiéndose en una de las sensaciones de la liga. Esta temporada, todo apunta a que Jared Sullinger y Perry Jones III tendrán tal honor.

Jared Sullinger aspira a ser uno de los ‘booms’ de la NBA 2012/13

Casos como el de DeJuan Blair, elegido en segunda ronda por unos problemas en sus rodillas que presagiaban una corta carrera y que ahora es uno de los jugadores importantes de los San Antonio Spurs; o incluso más famosos, como el de Dennis Rodman, uno de los mejores defensores de la historia elegido con el número 27 de su ‘draft’, son buenas muestras de esta teoría. Este año, todos los analistas apuntan a dos jugadores como potenciales sorpresas: Jared Sullinger, de los Boston Celtics; y Perry Jones III, de Oklahoma City Thunder.

El caso de Sullinger es parecido al de Blair, pero a mayor escala. El ala-pívot procedente de la universidad de Ohio State llevaba sonando fuerte unos años, siendo uno de los jugadores más destacados en el torneo universitario, y estaba proyectado como un posible ‘top 5’ del ‘draft’. Su corta estatura, una cierta tendencia a engordar y, sobre todo, unos problemas detectados en su espalda y que hacen peligrar su incolumidad física en un futuro lo precipitaron a la 21ª elección. Ahora, los Celtics se frotan las manos, ya que con una elección a priori intrascendente han conseguido hacerse con uno de los jugadores más interesantes y han potenciado su rotación interior, uno de sus puntos flojos, así que no será de extrañar ver al ‘0’ durante muchos minutos en cancha.

Más curioso es el caso de Perry Jones III. Jugador con un físico prodigioso, alto y atlético, también apuntaba a ser elegido entre los primeros del ‘draft’, pero un año ‘sophomore’ por debajo de las expectativas, un carácter un poco particular (entre otras cosas, destaca su fobia a volar) y un problema en la rodilla detectado en los tests ‘predraft’ precipitaron su elección, que recayó en los Oklahoma City Thunder con el número 28. Ahora los Thunder, el equipo más prometedor de la liga, han logrado hacerse con un jugador que, si cumple con lo que apuntaba al principio, cumple con su única laguna: el juego interior ofensivo. Serge Ibaka y Kendrick Perkins pueden cubrir la papeleta en defensa, pero en ataque solo cumplen su discreto papel (y Perkins ni eso). Así, Jones tiene la posibiliad de contar con minutos en un equipo competitivo, pero sin la presión de destacar desde el principio, pues los líderes van a ser otros, lo cual podría ayudar en gran medida al proceso de maduración del jugador.

No obstante, aún es pronto para hacer pronósticos. Puede que estos jugadores se queden en nada, o que las lesiones impidan su explosión. Incluso puede ser que la gran sorpresa sea un jugador totalmente desconocido ahora mismo, como fue el caso de Isaiah Thomas el año pasado.

Fotografía: Aaron Doster

Dejar respuesta